El Tribunal autoriza a Saab Automobile a continuar con la reestructuración

Copenhague, 31 oct (EFE).- Un tribunal de Vänersborg, al oeste de Suecia, autorizó hoy a continuar el proceso de reestructuración y suspensión de pagos del fabricante de coches Saab Automobile y sus filiales Saab Powertrain y Saab Tools.

La decisión fue tomada tras una reunión con los acreedores de la compañía, que se mostraron de acuerdo en seguir con el proceso, relanzado después de que el viernes la holandesa Swedish Atomobile (SWAN) llegó a un acuerdo con los inversores chinos Youngman y Pang Da para venderles Saab Automobile por 100 millones de euros.

La declaración de intención de compra, válida hasta el próximo día 15, deberá de ser aprobada por todas las partas implicadas, incluido el Gobierno chino, y estaba también supeditada a que continuase el proceso de reestructuración iniciado hace un mes.

Según el plan de reconstrucción preliminar, presentado hoy en el tribunal por el administrador judicial, Guy Lofalk, Youngman y Pang Da, cuyos directivos ejecutivos estuvieron presentes en la corte, invertirán 610 millones de euros a partir de 2012, además de 50 millones comprometidos en el acuerdo de financiación puente.

Saab Automobile pretende ahorrarse 1.000 millones de coronas suecas (111 millones de euros), para lo que despedirá a 500 empleados de los casi 4.000 con que cuenta en la actualidad, informó en un comunicado SWAN.

El fabricante sueco aspira a vender entre 35.000 y 50.000 coches en 2012, 78.000-86.000 en 2013 y cerca de 200.000 en 2016, la tercera parte de ellos en China, donde también se construirán vehículos, aunque se mantendrá la planta de Trollhättan (Suecia).

Saab Automobile renovará y ampliará la gama de modelos existente, incluyendo la fabricación de un nuevo coche de tamaño medio que sustituirá en 2013/14 al 9-3.

El plan establece la creación de una nueva sociedad denominada Saab Auto Group, de la que Youngman poseerá el 60 por ciento y Pang Da el 40; así como de dos filiales chinas.

El objetivo es obtener beneficios en 2014.

La firma sueca planea entregar el 22 de noviembre una propuesta de pago a los acreedores, con el objetivo de lograr un acuerdo a principios de 2012, explicó Lofalk, quien hace tres días retiró en el último momento su solicitud de interrumpir el proceso de reestructuración, al cerrarse un acuerdo de venta.

Swedish Automobile (SWAN) y los inversores chinos habían firmado hace meses un acuerdo por el que éstos se comprometían a invertir 245 millones y participar en el accionariado de Saab Automobile.

Pero las dificultades económicas de la firma sueca, cuya producción está paralizada desde hace seis meses, además de la solicitud de suspensión de pagos a los tribunales, provocaron el malestar de los inversores chinos, que dieron por roto el acuerdo.

Las partes implicadas volvieron a retomar las negociaciones en los últimos días, aunque la delicada situación de Saab Automobile obligó a sus dueños holandeses a ceder ante los inversores chinos, ya sólo interesados en la compra y no en un acuerdo de colaboración.

Saab Automobile suspendió pagos por primera vez en febrero de 2009 y permaneció bajo administración judicial seis meses, pero, a pesar de un préstamo de 400 millones de euros del Banco Europeo de Inversiones, avalado por el Gobierno sueco, y de otras inyecciones de capital, la situación fue empeorando progresivamente.

La aparición hace un año como compradora de la firma holandesa evitó que la estadounidense General Motors, propietaria de Saab, la desmantelara como tenía previsto.

0
comentarios
Ver comentarios