Restos de Bolívar son auténticos, las causas de su muerte siguen sin cerrarse

Caracas, 25 jul (EFE).- Los restos humanos que guarda el Panteón Nacional de Venezuela son los de El Libertador Simón Bolívar, pero las causas de su muerte siguen sin determinarse, informó hoy el vicepresidente venezolano, Elías Jaua, al leer los resultados de un equipo multidisciplinario sobre el asunto.

"Al fin podemos decir con certeza plena: Ahí está Bolívar", dijo el presidente venezolano, Hugo Chávez, en una comunicación telefónica en el acto en que fueron presentados los resultados de los estudios promovidos por la Comisión Presidencial para determinar la autenticidad y motivos de la muerte y garantizar la preservación de los restos de Bolívar.

Chávez, que recordó pasajes de la historia de El Libertador, destacó la importancia de tener la certeza de que en el panteón caraqueño "están los restos inmortales de nuestro padre", y manifestó su "satisfacción" como "venezolano y como hijo de Bolívar".

Antes, Jaua al dar lectura de una síntesis del informe había indicado que los expertos habían concluido que "los restos estudiados y que reposan en el Panteón Nacional pertenecen a Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar Palacios y Blanco, el libertador de Suramérica, padre de la patria grande".

Jaua destacó que en enero de 2008 comenzaron los trabajos a fin de crear las condiciones para la apertura del sarcófago y la urna de plomo en el que están sus restos, cosa que se produjo en julio del año pasado.

A partir de ahí se le practicaron estudios antropológicos, anatomopatológicos, radiológicos, odontológicos, médico-forenses y genéticos "con las técnicas y procedimientos mas avanzados para nuestra época", señaló Jaua, en alusión a un equipo en el que tomaron parte especialistas de la Universidad española de Granada.

Se comprobó que los restos corresponden a un varón de 47 años, de 1,65, de tipología racial mestiza con "prioridad caucasoide"; una persona delgada y fuerte; con pelo ondulado y fino, de acuerdo a uno de los capilares tomados de la urna y con restos en la zona del hueso sacro que determinan que era un jinete.

"Los estudios odontológicos confirman lo indicado por contemporáneos en cuanto a la belleza y blancura de la dentadura de El Libertador", dijo Jaua, al agregar, no obstante que había sarro en ambos maxilares y que en la parte superior sufrió periodontitis.

Además, desveló que los exámenes de ADN son coincidentes con los restos de su hermana María Antonia Bolívar enterrada en la catedral de Caracas, donde también se encuentran unos restos atribuidos a la también hermana Juana Bolívar que, tras ser examinados, se demostró que no correspondían a la pariente del prócer venezolano.

Sin embargo, la certeza sobre la identidad de los restos se ha topado con la incertidumbre sobre los motivos de su muerte, tradicionalmente atribuida a una tuberculosis aunque no faltan quienes aseguran que fue asesinado, entre ellos, el propio Chávez.

"Continuaremos trabajando con las muestras que tenemos para identificar las causas de la muerte porque en lo personal y hablo por mi, más que certezas quedaron más dudas acerca de las causas de la muerte de El Libertador", dijo Jaua.

El vicepresidente indicó que documentalmente en la investigación histórica no se pudo establecer que la muerte haya sido por causas no naturales o por envenenamiento intencionalmente provocado.

"No obstante queda abierta en la interpretación de la documentación la posibilidad de envenenamiento o intoxicación no intencional producto de la aplicación de tratamientos contaminados de arsénico o medicamentos arsenicales como la cantaridina", señaló.

Sobre esta última sustancia, indicó que Bolívar tomó te de cantaridina, sustancia corrosiva e irritante que en la época era considerada un afrodisíaco.

Indicó que en los huesos no se encontraron rastros de tuberculosis crónica, aunque no descarta una "tuberculosis sistémica mucho más virulenta" que no llegara a penetrar en las partes óseas.

Bolívar nació en Caracas el 24 de julio de 1783 y murió el 17 de diciembre de 1830 en la ciudad de Santa Marta en Colombia.

"Yo creo que lo mataron a Simón Bolívar. Lo digo y asumo mi humilde responsabilidad", indicó Chávez en su comunicación alegando una correspondencia de El Libertador tres meses antes de fallecer en la que manifestaba su disposición a seguir contribuyendo al proceso emancipador.

0
comentarios
Ver comentarios