"Sólo busco ganarme la vida", fotógrafo arrestado en Libia

Por Carlos Meza. Enviado

Gijón, 28 Jul (Notimex).- El fotógrafo español Manuel Varela, arrestado en abril cuando cubría el conflicto en Libia, defendió el ejercicio de los reporteros gráficos en conflictos armados y afirmó que muchos de ellos no hacen más que ganarse la vida de manera digna.

"Somos fotógrafos y periodistas que lo que queremos es sacar imágenes y letras, traer la información y ganarnos la vida de manera digna. Yo, por lo menos, no aspiro al Premio Pulitzer sino a ganarme la vida", declaró en una conferencia sobre fotoperiodismo.

En el marco de la Semana Negra de Gijón, que se realiza del 22 al 31 de julio en esta ciudad del norte de España, el fotógrafo conocido profesionalmente como Manu Brabo aseguró que no sólo se trata de su caso, sino el de muchos fotógrafos a los que conoció en Libia.

El reportero gráfico explicó que, si bien se hizo conocido en todo el mundo luego de su arresto, su trabajo data de hace años en lugares como Medio Oriente, Haití y otros como "free lance".

"Antes del día que me pasó eso hay un trabajo detrás, de muchos años en que yo he vivido de mi sueldo, publicando en agencias y la gente que me conoce sabe que lo hacía sin mayores pretensiones", señaló.

Brabo habló en una conferencia sobre actividades de fotoperiodismo titulada "Libia en la memoria", en la que contó sus impresiones sobre lo vivido en ese conflicto que aún continúa.

El fotógrafo español permaneció detenido por las tropas libias entre el 5 de abril y el 18 de mayo pasado, tras entrar al país africano sin permisos, lo mismo que otros tres periodistas con los que fue capturado cuando cubrían un combate en la ciudad de Brega.

Sobre lo ocurrido en Libia, Brabo relató que desde febrero supo que iba a Libia una vez que comenzaba el conflicto, y que la primera dificultad era entrar por Túnez, pero allí en nueve días pudo ver un campo de refugiados en su mayoría de extranjeros.

Expuso que una de las sorpresas para él fue que una vez dentro de Libia el Ejército de rebeles estaba integrado en su mayoría por ingenieros, gente profesionista, con pocas armas pues sólo uno de 10 o más estaba armado.

Brabo dijo que nunca pensó que este conflicto se fuera a extender de esa manera, sino que siempre tuvo en mente los casos de Egipto y Túnez, y creyó que se repetiría su desenlace en Libia.

Todo cambió cuando las tropas de Gadafi asediaron la ciudad de Bengasi, bastión de los rebeldes, y muchos periodistas salieron del país.

Él, junto con otros más, decidieron quedarse para seguir la cobertura y fue ahí cuando los apresaron y más tarde fueron llevados a Trípoli, donde se les juzgó y después se les expulsó.

NTX/CMP/FUP/

0
comentarios
Ver comentarios