Culturas de México y Perú están arraigadas a la tierra: Calderón

Por José Luis Castillejos. Corresponsal

Lima, 28 Abr (Notimex).- El presidente de México, Felipe Calderón, aspiró profundo y deslizó una lluvia de palabras con las que graficó la forma como su país y Perú están hermanados: "nuestra raíz, bien profunda, está arraigada en nuestra tierra".

Desde el corazón de la Municipalidad de Lima, un edificio de estilo neocolonial ubicado en la calle Portal de Escribanos, frente a la Plaza Mayor de Lima, el mandatario vinculó los orígenes culturales de ambos pueblos y "la identidad geográfica de nuestros mestizajes".

Explicó, en ese sentido, que "de la nuestra, de la Olmeca, derivarían toltecas y teotihuacanos y, finalmente, purépechas y aztecas, mayas. Quizá de la quechua y de la aymara derivarían en el tiempo hasta el poderoso Imperio Inca".

"Pero lo que sí sabemos es que nuestra raíz, bien profunda, está arraigada en nuestra propia tierra", aseveró el presidente Calderón, quien arribó el miércoles a Lima para cumplir una visita de Estado.

Calderón alzó levemente la mirada y la dirigió a la alcaldesa de Lima, Susana Villarán, frente a quien subrayó que "quizás, sí, vale la reflexión acerca de la identidad geográfica de nuestros mestizajes".

Con el semblante serio, el presidente de México se refería a un mestizaje potencial acumulado en las diferencias tan comunes en la Cordillera de Los Andes, entre las comunidades indígenas, preñando las colinas y los asentamientos criollos en las costas.

El presidente mexicano dejó que el potente eco de su voz inundara el Palacio Municipal, que guarda algunos cuadros de Ignacio Merino, un juego de reloj y candelabros en bronce dorado de estilo rococó, y pinturas como la del conquistador "(Francisco) Pizarro a Caballo".

Las palabras del gobernante quedarían grabadas en la mente de los asistentes a una ceremonia oficial donde fue declarado "Huésped Ilustre" y se le entregaron las "Llaves de la Ciudad", porque quizás hay demasiada similitud entre uno y otro país.

A sólo un kilómetro de distancia, a espaldas del palacio de gobierno, se ubica el Cerro San Cristóbal preñado de casas, de gente nostálgica de los Andes, de mestizos que un día se vinieron a la capital peruana para hallar la ruta del desarrollo.

"Y qué interesante que efectivamente en México el desplante de la civilización española se asentara para bien y para mal, exactamente en lo que era el corazón y la médula de la entonces civilización dominante, hegemónica: los aztecas", recalcó Calderón.

Apuntó que "quizá nuestro mestizaje, por ello, fue muy intenso desde el principio. Y ello, no obstante, en nuestro México hoy, aún en este país de 112 millones de mexicanos, 16 millones se afirman con orgullo profundo, indígenas".

Con una leve sonrisa en los labios, Calderón afirmó: "hoy nuestro México, y nuestro Perú, lo digo porque también lo sentimos nuestro, vemos con orgullo nuestro pasado, pienso que vemos con alegría nuestro presente, pero particularmente vemos con una gran esperanza nuestro futuro".

Y a eso vino el gobernante mexicano a Lima, donde le parece que la mejor manera de honrar el pasado es construyendo todavía un mejor futuro.

La alcaldesa Villarán tenía entrelazadas las manos como recordando, quizás, que pocas naciones como Perú y México se unen por tantos lazos de afinidad e historia y se reflejan como un espejo, donde se reconocen orgullosamente.

NTX/JLC/JAH/SBE/

0
comentarios
Ver comentarios