Denuncian a un juez de la Corte Suprema argentina porque en sus propiedades funcionan pros

Buenos Aires, 29 jul (EFE).- Una organización humanitaria argentina denunció penalmente a un juez de la Corte Suprema al argumentar que en al menos tres inmuebles de su propiedad funcionan prostíbulos en los que trabajan mujeres paraguayas y dominicanas en su mayoría.

La denuncia fue presentada ante la Procuración General de la Nación por la Fundación La Alameda, cuyo vicepresidente, Mario Ganora, dijo hoy a Efe que "no es creíble" la versión del juez Eugenio Zaffaroni, quien se desmarcó del escándalo y se declaró víctima "del amarillismo y del hostigamiento mediático".

Ganora explicó que la presentada este jueves es una ampliación de la denuncia hecha por su ONG en 2009 sobre la existencia de 163 prostíbulos en la capital del país.

"En aquel momento sólo teníamos las direcciones, pero en los últimos días aparecieron notas periodísticas que denuncian que tres de esas propiedades pertenecen a Zaffaroni", apuntó.

El abogado dijo que desde el punto de vista penal existe la posibilidad de que el juez del máximo tribunal del país "haya violado la ley que prohíbe la existencia de prostíbulos en Argentina o bien que haya cometido el delito de encubrimiento".

"Él alega ignorancia o error. Su versión no me parece creíble", destacó antes de indicar que hay "más propiedades" del ministro de la Corte bajo investigación y también la posible existencia de "otros delitos más graves".

En una entrevista que publica hoy el diario Página/12, Zaffaroni reconoció que posee 15 inmuebles en la ciudad de Buenos Aires, pero aclaró que no los administra de forma personal sino que tiene un apoderado y una inmobiliaria que los renta.

"Me limito a recibir lo que me pagan y ni siquiera reviso mucho las cuentas. Nunca firmé un contrato de locación personalmente y nunca conocí a ninguno de mis inquilinos. Tampoco recibí una carta documento de ningún consorcio notificándome algo raro o anormal", subrayó.

"Quizás haya pecado de ingenuo, pero nunca tuve un reclamo serio sobre el destino de alguno de los inmuebles", insistió.

Zaffaroni dijo no saber "a qué responde" el escándalo mediático que se ha generado sobre el asunto.

"Quieren desequilibrarme emocionalmente, aprovecharse de una situación desgraciada para provocar una reacción agresiva en mí o en los colaboradores más cercanos y explotarla al máximo", completó.

0
comentarios
Ver comentarios