El cardenal primado de Argentina deberá declarar por el crimen de un sacerdote francés

Buenos Aires, 27 abr (EFE).- El cardenal primado de Argentina y arzobispo de Buenos Aires, Jorge Bergoglio, deberá declarar como testigo en una causa que se instruye en París por el asesinato del sacerdote francés Gabriel Longueville durante la dictadura militar argentina (1976-1983), informaron hoy fuentes judiciales a Efe.

El testimonio de Bergoglio fue solicitado por un exhorto de la jueza Sylvie Caillard, que instruye actuaciones en el Tribunal de Gran Instancia de París, a su colega Daniel Herrera Piedrabuena, que investiga el mismo caso en Argentina y decidió aceptar la petición.

"Le daré curso al exhorto", dijo el juez argentino al indicar a Efe que "posiblemente la semana próxima" enviará una orden al Episcopado de Argentina para que Bergoglio "declare por escrito" en la causa que instruye la jueza parisina.

"Estos trámites demoran unos diez días, pero antes de ese plazo yo estaré mandando un oficio al Episcopado", comentó.

Al igual que su colega francesa, Herrera Piedrabuena investiga el asesinato del sacerdote Longueville, cometido por paramilitares en la localidad de El Chamical, en la provincia de La Rioja (noroeste).

El exhorto de la Justicia francesa pretende que la máxima autoridad religiosa de Argentina diga si existen en el país o en el Vaticano archivos sobre este caso.

Longueville y el sacerdote argentino Carlos de Dios Murias fueron secuestrados, torturados y fusilados el 18 de julio de 1976 en El Chamical, donde cumplían sus labores.

Días más tarde, Enrique Angelelli, obispo de La Rioja, murió en esa provincia en un extraño episodio que la dictadura argentina quiso hacer pasar por un accidente de tránsito pero que posteriormente la Justicia dijo que se trató de un homicidio.

Angelelli, de 53 años y que formó parte de un grupo de obispos que denunció las violaciones de derechos humanos cometidas durante la dictadura, llevaba consigo un informe con las pesquisas que había realizado sobre el asesinato de Longueville y Murias.

Por el asesinato de Angelelli la justicia de La Rioja procesó al exdictador Jorge Videla (1976-1981) y a quien fuera su ministro del Interior, Albano Harguindeguy.

Según las organizaciones humanitarias, durante el Gobierno de facto 19 sacerdotes desaparecieron o fueron asesinados, otros 11 fueron secuestrados, torturados y liberados, y 22 fueron detenidos a causa de persecución política.

Otras dos monjas francesas, Alice Domon y Leonie Duquet, también fueron asesinadas durante el régimen militar en Argentina, que se saldó con 30.000 desaparecidos.

0
comentarios
Ver comentarios