La Corte de Apelaciones rechaza la inhibición de un magistrado en los casos contra Zelaya

Tegucigalpa, 26 abr (EFE).- La Corte de Apelaciones que debe fallar sobre los dos procesos por corrupción que se le siguen al expresidente hondureño Manuel Zelaya, rechazó hoy la inhibición de uno de sus miembros y le ordenó que continúe conociendo estos casos, informó una fuente judicial.

La resolución fue tomada por unanimidad por los otros dos miembros de dicha Corte de Apelaciones, Marco Vinicio Zúniga y Rosa de Lourdes Paz, y Jorge Reyes, quien por cuestiones de procedimiento se sumó temporalmente para ver la inhibición de Gustavo Bustillo Palma, todos magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

Según explicó una fuente de la CSJ, los tres magistrados determinaron que el argumento de Bustillo Palma, su amistad con Zelaya, no es suficiente para inhibirse, por lo que resolvieron que debe continuar como miembro de la Corte de Apelaciones.

Bustillo Palma se excusó ayer lunes con el argumento de que mantiene vínculos de amistad con Zelaya y ex funcionarios de su Gobierno, dijo a Acan-Efe una fuente de la CSJ.

El tribunal especial debe resolver sobre el recurso de apelación que la defensa de Zelaya interpuso el 29 de marzo pasado contra el fallo del juez natural Oscar Chinchilla, miembro también de la CSJ, quien el 25 de ese mes sólo anuló las órdenes de captura contra el exmandatario, pero mantuvo abiertos los dos procesos.

Según la defensa, al expresidente se le violentaron sus derechos fundamentales y garantías constitucionales, por lo que reiteró ante la Corte de Apelaciones que se anulen los dos procesos que la Fiscalía contra la Corrupción del Ministerio Público incoó a Zelaya.

Un abogado del exgobernante, Anahim Orellana, dijo hoy a los periodistas que la inhibición del magistrado Bustillo Palma dilataría más el proceso porque habría que esperar a que la CSJ nombrara al nuevo miembro de la Corte de Apelaciones.

Según la prensa local, el fallo de la Corte de Apelaciones podría darse esta semana.

La Fiscalía acusó a Zelaya, después de su derrocamiento el 28 de junio de 2009, de los delitos de falsificación de documentos públicos, abuso de autoridad y fraude en perjuicio de la fe pública y la administración pública.

Según la Fiscalía, Zelaya cometió esos delitos al contratar publicidad ilegalmente y desviar fondos públicos para la campaña de una consulta popular que iba a celebrar el mismo día en que fue derrocado y que tenía como fin instalar una Asamblea Constituyente.

El presidente hondureño, Porfirio Lobo, ha insistido en que se deben anular los procesos contra Zelaya para facilitar el regreso de Honduras a la Organización de Estados Americanos (OEA), que suspendió al país al no restituirse en el poder al ex gobernante después del golpe.

Zelaya, quien reside como "huésped distinguido" en la República Dominicana, dijo ayer en una carta que envió a sus seguidores que Estados Unidos ha sido "el verdadero obstáculo" que han tenido los hondureños "para encontrar salidas justas" a la crisis política derivada del golpe de Estado que lo derrocó en 2009.

También consideró adecuado el espacio de diálogo abierto por Colombia y Venezuela para superar la crisis hondureña.

0
comentarios
Ver comentarios