Nacional

Advierten sobre abrir Pemex a la IP; pasaría lo que a la banca

Especialistas de la UNAM analizan las declaraciones de Enrique Peña Nieto, quien dijo que Petróleos Mexicanos (Pemex) “puede lograr más, crecer más y hacer más a través de alianzas con el sector

México.- Para especialistas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) aunque es necesaria una reforma en el sector petrolero, que incluyera cierto grado de participación de la Iniciativa privada, es fundamental que esos cambios no pongan en riesgo el control del Estado sobre el hidrocarburo.

 

Y es que si eso ocurriera, México perdería una de sus principales fuentes de recursos que es su soberanía energética.

 

Este análisis se da a propósito de las declaraciones del aspirante a la candidatura presidencia por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), Enrique Peña Nieto, quien dijo que Petróleos Mexicanos (Pemex) “puede lograr más, crecer más y hacer más a través de alianzas con el sector privado”.

 

En entrevista con el diario La Jornada, Rafael Loyola Díaz, miembro del Instituto de Investigaciones Sociales, dijo que de manera criminal, México descuidó sus conocimientos sobre petróleo por más de dos décadas, y así perdimos capacidad y talento.

 

“Ahora parece que no nos queda más opción que dar entrada al capital extranjero para modernizar el sector”, lamentó.

 

Ante este panorama consideró vital impedir que los recursos petroleros caigan totalmente en manos extranjeras.

 

“Ahí está la referencia de los bancos, que hoy están bajo control de empresas de otros países en 90%. ¿Quién nos asegura que con el petróleo no ocurrirá lo mismo?, ¿de qué nos sirve abrirnos si los beneficiarios van a ser las grandes compañías?”, cuestionó.

 

“En un mundo que empieza a girar hacia la era pospetróleo, México debe usar de forma inteligente lo que queda del hidrocarburo y no me queda claro que la propuesta de Peña Nieto se dirija hacia el fomento de las capacidades nacionales. No la veo como una estrategia de futuro para entrar con mejores condiciones a la transición energética", dijo.

 

Advirtió que las autoridades deben ser muy cuidadosas para hacer que la administración pública deje de depender de los recursos de Pemex.

 

También no deben permitir que el capital privado termine controlando la paraestatal, ello en medio de un ambiente complicado por la proximidad de las elecciones presidenciales de 2012.

 

Por su parte, Manuel Barquín, especialista en derecho administrativo y constitucional del Instituto de Investigaciones Jurídicas, señaló que hoy ya no hay petroleras públicas que puedan funcionar de manera eficaz excluyendo totalmente a la iniciativa privada, como lo demuestran los casos de Brasil, Noruega, China, India y Rusia.

 

Dijo que más allá de discutir si es viable la entrada de socios capitalistas, lo más importante ahora es diseñar esquemas para que el Estado mexicano no pierda el control sobre los recursos petroleros que, por otra parte, ya no son tan abundantes como hace unas décadas.

 

Y consideró que el problema más grave de las finanzas públicas del país es que siguen dependiendo de las reservas petroleras, que hoy representan apenas una cuarta parte de las que tiene Libia, por ejemplo.

 

El coordinador del centro de análisis multidisciplinario de la Facultad de Economía de la UNAM, David Lozano, recordó que la inversión extranjera en ciertas áreas de Pemex –como exploración y petroquímica– no es algo nuevo, lo cual podría vulnerar el control del gobierno en materia energética si se profundiza.

 

"Es irresponsable o ingenuo pensar que la inversión extranjera no tendrá consecuencias para la soberanía energética del país, porque es cierto que meten recursos, pero también ponen muchas condiciones para hacerlo. Se dice que Pemex es igual a Petrobras, pero en el caso de Brasil ellos sí necesitaban inversión extranjera. Las comparaciones no son válidas", aseguró.

 

Lozano señaló que “en vez de proponer la entrada de capitales privados, debe haber reglas claras en términos fiscales y de ingresos para permitir que Pemex se recupere económicamente y comience a invertir en su infraestructura”.

 

Con información de La Jornada