lunes 22 de julio de 2019 | 06:35
Columnas

Percepciones. Tontos

@ftijerin mar 25 jun 2019 08:17
 Además de los “paracaidistas”, fraccionamientos que nunca se terminan de entregar a los municipios, los eternos “gestores” que inducen a la gente a robarse el líquido y sí, también los millonetas que se llenan albercas y cisternas sin pagar un centavo.
Además de los “paracaidistas”, fraccionamientos que nunca se terminan de entregar a los municipios, los eternos “gestores” que inducen a la gente a robarse el líquido y sí, también los millonetas que se llenan albercas y cisternas sin pagar un centavo.
Foto propiedad de: Internet

 

“A veces más vale callar y pasar por tonto, que abrir la boca y demostrarlo”Noel Clarasó

¿Son o se hacen?

Sencillo, sumamente sencillo resulta montarse en la ola y con ello buscar reflectores y aplausos, pero ni se resuelven las cosas ni se construye con ello.

Instalado en la comodidad de la coyuntura y visto que Agua y Drenaje ha iniciado una campaña para reducir el número de tomas clandestinas y el desperdicio del agua en la zona metropolitana de Monterrey, el coordinador de los diputados de Morena en el Congreso, Ramiro González, de pronto y “coincidentemente” tuvo la genial idea de presentar una iniciativa para luchar contra el "huachicoleo del agua".

González anda descubriendo -a estas alturas del partido- el hilo negro y el agua tibia. Ataca el efecto, pero no la causa.

Si de verdad el legislador quisiera conocer del tema, no tendría siquiera que salir del Pleno del Congreso para tener de primera mano información precisa y fidedigna de un sitio en donde hay, desde hace décadas, tomas clandestinas: el Topo Chico y nadie le ha entrado al asunto. Cuestión de que les pregunte a sus compañeros Lupita o Asael, ellos le pueden dar amplia información del tema y explicar los “por qué’s” de que la gente se robe el agua.

No se trata de un simple gusto y el tema hay que verlo desde una perspectiva multifactorial. Además de los “paracaidistas”, fraccionamientos que nunca se terminan de entregar a los municipios, los eternos “gestores” que inducen a la gente a robarse el líquido y sí, también los millonetas que se llenan albercas y cisternas sin pagar un centavo.

Pero es igual robar un peso que un millón, siempre será robo.

La propuesta del diputado González suena a mala broma, porque no sucederá nada, no van a acabar con el fenómeno, no podrán siquiera entrar a esas colonias conflictivas a revisar si existen o no los medidores porque no los dejarán entrar; pero opinar desde la comodidad del clima y sin tener remota idea de las cosas, resulta bastante sencillo.

Hay muchísimas cosas más importantes qué tratar y conste que no estoy diciendo que el cuidado del agua es un tema relevante, pero en estos momentos a la población le urgen otras acciones que el coordinador morenista prefiere ignorar.

[email protected]