miércoles 17 de julio de 2019 | 06:39
Columnas

Mañanera de AMLO: el señor de Laredo que habla de más y el cafecito (o whiskito) con el dueño de El Financiero

@FedericoArreola jue 20 jun 2019 10:22
Andrés Manuel, como siempre, tenía otros datos, mismos que venían en el comunicado del IMSS que nutrió la información de los diarios citados sobre el empleo en mayo
Andrés Manuel, como siempre, tenía otros datos, mismos que venían en el comunicado del IMSS que nutrió la información de los diarios citados sobre el empleo en mayo
Foto propiedad de: Rolloi.net

Primero, el chiste del Laredo Daily News

Andrés Manuel es un hombre educado. Por esa razón, respondió con un “muy interesante” —o “muy importante” o "muy bien" o algo así— al larguísimo, decididamente absurdo, totalmente incoherente y absolutamente fuera de lugar comentario de Carlos Cabeza, enviado del Laredo Daily News a las conferencias de prensa mañaneras.

El señor Cabeza habló durante 12 minutos y 30 segundos —el tiempo lo cronometró Alberto Rodríguez, reportero de SDP Noticias—,  pero la verdad de las cosas no hizo ninguna pregunta. Por esa razón, Andrés Manuel después de decirle “muy interesante” o “muy importante” o "muy bien", le dio la palabra a otro periodista.

Supongo que mientras el corresponsal del Laredo Daily News hablaba y hablaba y hablaba Andrés Manuel se preguntaba a sí mismo: “¿Qué está diciendo este cabrón?”. 

El problema no fueron las barbaridades que salieron de la boca del señor Cabeza, sino el tiempo que se tomó para más o menos tratar de expresarlas.

Sugiero al vocero de AMLO, Jesús Ramírez, que controle las ansias de notoriedad de los asistentes a las conferencias de prensa con un reloj de ajedrez.

La regla debe ser: un minuto, una pregunta. Y a la chingada el que se pase. No creo que sea mucho pedir.

El propio Ramírez me dio la razón, ya que al final se acercó al señor Cabeza para pedirle que ya no abuse del tiempo de los demás.

Cada quien sus cifras

Una de las notas de hoy jueves en los diarios impresos es la relacionada con las cifras de empleo que dio el IMSS:

Reforma, 54% de desplome. Eso se leía en una nota secundaria de la portada del diario de Alejandro Junco de la Vega.

El Financiero, 88% de desplome. Era el dato en la nota principal del periódico de Manuel Arroyo.

La Jornada, 90% de desplome. Contraportada del rotativo dirigido por la señora Carmen Lira.

Excélsior, se crearon solo 3,983 empleos en mayo, desplome de 88% a tasa anual. Es lo informado en la parte de abajo de la portada del diario de Olegario Vázquez Aldir.

El Universal, nada. Los editores que trabajan para Juan Francisco Ealy Ortiz no le dieron importancia a la nota, o no en su portada.

El Heraldo de México, nada. Los editores que trabajan para Ángel Mieres no le dieron importancia a la nota, o no en su portada.

La Razón, nada. Los editores que trabajan para Ramiro Garza no le dieron importancia a la nota, o no en su portada.

En estas ocasiones nunca faltan "otros datos"

Andrés Manuel, como siempre, tenía otros datos, mismos que venían en el comunicado del IMSS que nutrió la información de los diarios citados.

Dijo que en mayo no se crearon poco menos de 4 mil empleos, sino más de 200 mil: los del programa de Jóvenes Construyendo el Futuro.

Es debatible si son “empleos” en el sentido correcto de la palabra, pero con esa cifra se defendió el presidente López Obrador para ponerse a cuestionar, después de hacerlo, al diario El Financiero.

No le dijo “prensa fifí”, y qué bueno, pero me llamó la atención que el presidente de México solo se refirió críticamente al diario de Manuel Arroyo, con quien, informó Andrés Manuel, se reunirá a tomar un café, a desayunar, comer, beber una copa de whisky o a algo parecido. Pero tal vez no es con el propietario del negocio con el que se va a juntar, sino con el director editorial, Enrique Quintana, o inclusive con los dos. Me quedo con ese pendiente.

En fin, así las cosas en la mañanera de hoy.