lunes 22 de julio de 2019 | 06:31
Columnas

Entre Veredas . La caída de la monarca

@entre_veredas mié 19 jun 2019 09:02
Foto propiedad de: Marco Lizárraga

DESASTRE

No sabemos qué es lo que en realidad pasó, pero, lo que hemos dicho a lo largo de la presente legislatura, se vio reflejado en un tema, de por sí polémico, como lo es el matrimonio igualitario y en el Congreso quedó demostrado que, pese a tener mayoría la coordinadora de la bancada de Morena Graciela Domínguez Nava ,no sabe cómo tener el control de la “aplanadora”.

Quien no olvida, como al principio de la XLIII Legislatura, los diputados de Morena buscaron por todos los medios ser mayoría absoluta, convenciendo a los diputados del Partido del Trabajo y PES de dejar su partido y venirse a su bancada.

Esto provocó que se tuviera una bancada de mayoría absoluta convirtiendo en una aplanadora legislativa contra una mermada oposición de 17 diputados que estaban al vaivén de los temas de las agendas y los órdenes del día.

La primera estocada la recibió Graciela fue el veto del presupuesto aprobado, donde se tuvo que bajar el 50 por ciento de lo que habían aprobado con total desconocimiento, y con esto se ponía de manifiesto las intenciones de Morena, de hacer un “contrapeso” del gobierno, pero no pensante sino todo lo contrario.

El tema fue que ahora, con el matrimonio igualitario, donde como toda sociedad se tiene diferencias, no todos los diputados de los 23 de Morena apoyaban esta medida, y mostraron su oposición.

Los seis diputados fueron víctimas del terrorismo legislativo que la bancada de Morena implementó en su contra para presionarlos que cambiaran de opinión, y con ello conseguir la mayoría absoluta.

Pero, desde la salida del dictamen, el pasado lunes a favor, pero con un voto de diferencia provocó las dudas de muchos, y con ello se contabilizaban la presencia este martes de 37 diputados, lo que, por las cuentas se pronosticaba que ya en la votación se daría a favor.

Todo comenzó de manera natural, el congreso atestado de manifestantes a favor y otros en contra del matrimonio igualitario, algunas diputadas tomaron las banderas de arcoiris colocándolas en sus curules.

Tanto así que la coordinadora Graciela traía una pañoleta con los colores del arcoiris, luego de una discusión del tema, se votó para dispensar la segunda lectura de ley y darle trámite a la votación.

Esta se hizo de manera nominal, el resultado…. 20 votos en contra contra 18 votos a favor, seis diputados de Morena, los ocho del PRI, los dos del PAN, dos más del PT, uno del PAS y el Independiente, dieron el total de votos a favor.

Lo que se había anunciado ocurrió, y esto sin duda es una derrota  considerable que ahora sí tendrá que analizarse de cerca la destitución de Graciela Domínguez como coordinadora de la bancada de Morena.

Graciela ha demostrado ineficiencia, ineptitud y cerrazón a la hora de negociar, creía que tenía toda suerte de su lado y se topó con pared, ahora sí le corresponde sentarse a reflexionar y bajarle a la soberbia y a las amenazas que tiene para sus compañeros de bancada.

La coordinadora de los diputados ciertamente tendrá que desistir, pues las únicas que han ganado en el pleno han sido dentro de la ilegalidad, por la falta de quórum como lo fue el tema del presupuesto 2019.

Las cosas deben de cambiar, y a Graciela le quedó muy grande el saco de esta enorme responsabilidad y esto aunado con los super asesores que tiene, lo único que se va a lograr es que caiga en un “voladero”.

Por dignidad, si es que tiene, debe de dejar su cargo en la Jucopo y quedarse como una simple diputada levantadedos, como lo ha sido su bancada en estos momentos.  Y ofrecerles una disculpa a la comunidad LGBT por haberlos hecho perder el tiempo y esperanzarse a un tema que no pudieron sacar.

Así las cosas.

DE LENGUA

Quien se está dando golpes de pecho y está a punto de salirse el tiro por la culata es al exdiputado, el más improductivo y holgazán legislador de la LXII Legislatura, Carlos Montenegro Verdugo.

De acuerdo con información, está a punto de tronar un caso donde el exdiputado se verá involucrado con la venta de un terreno, que fue despojado del proyecto Tres Ríos hace algunos años.

El tema está en  que Montenegro Verdugo, quien en el periodo donde se registra el despojo fungía como director del Proyecto Tres Ríos donde se habla que hubo abuso por el manejo de información privilegiada.

Montenegro Verdugo fue diputado por el PRI en la pasada legislatura y se le vincula como parte del grupo del exgobernador de Sinaloa Juan Millán Lizárraga, y ahora está dándose golpes de pecho en las redes con comentarios fuera de órbita con todo lo que tiene pendiente.

Y le explicamos por qué, en este tema, donde se le dieron los terrenos a un “particular” son unos terrenos que son colindantes con el lecho del río que de acuerdo con los documentos se realizaron con muchas irregularidades.

El asunto es claro, puesto que Montenegro fue director del proyecto Tres Ríos, salvo error de apreciación, creó un contubernio con el notario público con sede en El Rosario Manuel Guillermo García Rendón para darle a ese particular la potestad de las tierras.

Ese terreno que está proyectado como no habitacional, ahora está valuado en más de 10 millones de pesos, y que de acuerdo con las escrituras y la fe notarial el “dueño” apareció de la nada.

Y porque se dice todo esto. El notario  Manuel Guillermo García Rendón elaboró un testimonio notarial foliado como el número 13546, y con fecha en Mayo de 2015,  como resultado del juicio de prescripción positiva sobre un lote de terreno de más de 3 mil metros, dentro del proyecto Tres Ríos.

El costo de este terreno supera ahora los 10 millones de pesos.

Cabe señalar que Carlos Montenegro fue director del Tres Ríos del 2011 al 2013, y fue en el 2015 cuando el “dueño” del terreno se presentó ante el juzgado una constancia de posesión firmada por el oficial mayor del Ayuntamiento de Culiacán (Carlos Montenegro).

Todo indica a que las cosas se manejaron de manera corrupta y con información privilegiada.

El asunto es que este procedimiento está por arrojar una sentencia, en contra de estos dos personajes. Y se habla de un tercero, el director del Registro Público de la Propiedad, Enrique Armit, pero esto será determinado por quien corresponda.

Insistmos, faltará ver si se involucra o no. Ya dependerá del juez.