martes 25 de junio de 2019 | 10:05
Columnas

La ingratitud pasa; total, es moneda común. La intencional “equivocación”, no

@maloguzmanvero vie 24 may 2019 05:55
Y pese a las evidencias, sigue defendiendo a López Obrador...
Y pese a las evidencias, sigue defendiendo a López Obrador...
Foto propiedad de: internet

 

“... Esa imperiosa necesidad de culpar a los otros, que es patrimonio específico de los corazones inferiores.” Horacio Quiroga

Golpear, el único fin

Ese es el objetivo de hacer de la persona moral, la persona física.

Así, no ha sido suficiente que hoy, que un día —y todos los días— solo existan descalificaciones gratuitas para todo aquel que no piense como el ejecutivo federal u ose señalar los errores de su administración.

Vergonzoso ahora que se saque la lista de los “periodistas” de quienes la administración pasada contrató publicidad, a sabiendas de que los contratos se dan entre el gobierno federal y las personas morales (las empresas) y no con las personas físicas.

Inmoral que la relación difundida sea una lista incompleta en la que tendenciosamente se omitieron las empresas que recibieron las mayores contrataciones.

Cuestionable señalar a la prensa que recibió recursos para —¡sí!— publicidad OFICIAL (promover al gobierno) y que pagó impuestos por ello, cuando en cambio se se ocultan los nombres de las empresas de medios de información que recibieron —ellas sí— condonaciones fiscales durante ese mismo periodo (si sabemos de quienes se trata es gracias a un reportaje de el diario Reforma).

Atentado contra la libertad de expresión

No bastó que el presidente López Obrador dijera que el culpable de lo que pasa en el sector salud es “el hampa del periodismo” (ya sería el colmo que culpe al “hampa” del periodismo crítico del asesinato de 7 periodistas en lo que va de esta administración, pero no tarda en suceder...).

Ahora además perfecciona su ataque a la libertad de expresión y también al libre mercado. Una embestida a los medios que han sido críticos a este gobierno, pero también al que tuvo en algún momento cierta cercanía con el mismísimo presidente. Eso es algo que el equipo cercano a AMLO en Palacio Nacional no puede tolerar.

Ilegal intentar de enlodar a la prensa así, no habiendo delito alguno que perseguir… (Ya no se diga que, suponiendo —sin conceder— que sí lo hubiera, esto de por sí ya violaría el debido proceso.)

Nueva cortina de humo

Ya lo he dicho y lo vuelco a repetir. Andrés Manuel es un genio ilusionista. Pero como todo mago, es un fraude en realidad.

Extraño que la lista referida la publique Presidencia cuando atraviesa una de las peores crisis de su gobierno. 

Maliciosamente, lo que han puesto a discusión no es si lo que pagó el gobierno anterior para comprar publicidad oficial fue mucho o excesivo—yo soy la primera en decir que sí lo es—, lo que cuestiono es la forma parcial, tendenciosa y dirigida de la relación que la Presidencia de la República da a conocer. Y el momento en que se publica la información es un claro ejemplo de desvío de la atención pública.

Federico Arreola Castillo

Permite en su empresa la publicación (sin faltar el respeto a nadie) de textos a favor y en contra de todas las posiciones políticas, siempre sin restricción alguna. Libertad de expresión absoluta. 

Destaca su propia, personalísima e insistente defensa del actual gobierno federal al que muchos consideramos indefendible. Eso habla de su lealtad y amistad al personaje. Desgraciadamente, a mi particular modo de ver, el periodista siempre procura encontrar el lado positivo de lo que hace el presidente.

Sin embargo, hoy sabemos que en en la 4T no solo hay ingratitud (moneda de cambio común), sino intencionalidad en la equivocación de la información difundida. Presidencia puso —y exhibió— su nombre cuando debía haber puesto el de su empresa. Y eso no fue un error; fue una clarísima venganza de gente cercana al presidente. Además su empresa debió haber sido enlistada con las empresas de medios más grandes que AMLO no dio a conocer para no enemistarse con los dueños de los medios. No traga lumbre.

El amigo del presidente

Patético que aún cuando por saña pusieron su nombre en el tan cacareado listado, una vez más Federico vuelve a ser el amigo de Andrés Manuel, le tiende la mano y lo defiende. Su artículo sobre la lista así lo retrata.

Ya se verá ahora quienes —en los mismos medios y en la opinión pública— por desidia, equivocación o malicia se suman a la causa de quienes detentan el “privilegio” del picaporte presidencial... Caerán en la categoría de calumniadores y linchadores…