martes 25 de junio de 2019 | 10:09
Columnas

El huachicol fiscal frena el desarrollo del país

@econoscopio_ vie 24 may 2019 14:59
La Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó en febrero de 2015 un probable perjuicio a la Hacienda Pública Federal por mil 123 millones 614 mil pesos por multas y recargos que servidores públicos del Servicio de Administración Tributaria (SAT) condonaron a cinco contribuyentes.
La Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó en febrero de 2015 un probable perjuicio a la Hacienda Pública Federal por mil 123 millones 614 mil pesos por multas y recargos que servidores públicos del Servicio de Administración Tributaria (SAT) condonaron a cinco contribuyentes.
Foto propiedad de: Internet

El presidente Andrés Manuel López Obrador firmó el pasado lunes 20 de mayo el decreto a través del cual se termina con las condonaciones fiscales a grandes contribuyentes, lo que representó para el país un monto de 400,902 millones de pesos (mdp) de 2007 a 2018.

En los sexenios de los presidentes Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto se benefició a un total de 153,530 contribuyentes -18,302 de 2007 a 2012 y 135,228 de 2013 a 2018, según datos que presentó Margarita Ríos-Farjat, titular del Servicio de Administración Tributaria (SAT) en la conferencia mañanera.

La titular del SAT detalló que el 54 por ciento del monto total de las condonaciones fiscales entre 2007 y 2018 estuvo concentrado en 108 contribuyentes del sector privado. En total, esas 108 personas físicas y/o morales dejaron de pagar 213 mil millones de pesos (en valor actual).

El Centro de Análisis e Investigación Fundar aseguró recientemente que los gobiernos de Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto condonaron en realidad 628 mil 937 millones de pesos de impuestos, no 400 mil millones, como lo informó el SAT.

Sí el gobierno federal hubiera contado con el dinero que dejó de percibir por la condonación fiscal, podría haber construido tres refinerías como la de Dos Bocas en Tabasco, reducir un 20 por ciento la deuda de Petróleos Mexicanos (Pemex), o para erigir seis aeropuertos como el de Santa Lucía en el Estado de México.

Entre las empresas que se vieron beneficiadas por la condonación o cancelación fiscal en los dos últimos sexenios destacan las compañías del hombre más rico del país, Carlos Slim Helú (América Móvil, Inbursa, Inversora Carso), y otros millonarios como Ricardo Salinas Pliego (Banco Azteca) y María Asunción Aramburuzabala (Grupo Modelo), así como Grupo Televisa, Grupo MVS, Grupo Herdez, la constructora ICA, Geo, bancos.

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó en febrero de 2015 un probable perjuicio a la Hacienda Pública Federal por mil 123 millones 614 mil pesos por multas y recargos que servidores públicos del Servicio de Administración Tributaria (SAT) condonaron a cinco contribuyentes.

En el primer año de gobierno de Enrique Peña Nieto, la ASF informó que el contribuyente registrado con el RFC SAB730510K44 recibió la condonación por 929 millones 492 mil 858 pesos, y se comprobó que el registro pertenece a la empresa Sabritas.

La compañía trasnacional de alimentos Gamesa también fue beneficiada por el SAT con una condonación por 150 millones 453 mil 901.00 pesos; mientras que el Banco de origen canadiense Scotiabank Inverlat, se le perdonó el pago fiscal por 28 millones 825 mil 996 pesos.

El Servicio de Administración Tributaria condonó adeudos fiscales a un fondo inmobiliario de HSBC de nombre Prologis,

Prologis México es un Fondo Logístico Fideicomiso Irrevocable con el número 300870, manejado por HSBC México. En realidad, se trata de una Fibra (Fideicomiso en Bienes Raíces) que entró a la Bolsa Mexicana de Valores en 2014.     

En el momento que la ASF realizó la auditoría el Fideicomiso inmobiliario tenía dos años de operar bajo el mando de HSBC y en ese momento había realizado inversiones en desarrollos inmobiliarios por aproximadamente un 50 por ciento del total de su patrimonio, por un monto de 124.3 millones de dólares.

La condonación de impuestos que el SAT ofrece, bajo ciertos parámetros, es un beneficio el cual podría ser para todos los contribuyentes, sin embargo, su aplicación se ha concentrado en las grandes empresas. Una muestra de ello es que, del 2014 a noviembre del 2018, empresas como ICA y Corporación GEO acumulan el 58 por ciento de la condonación fiscal.

Hay que recordar que entre el 2017 y 2018, ICA y GEO atravesaron por concursos mercantiles que derivó en que ICA saliera de esta situación en el primer semestre del año pasado, debido a que se le perdonaron 4 mil 969 millones de pesos, en créditos fiscales.

Mientras que, a GEO, que el año pasado se declaró en quiebra, se le perdonaron en el 2017 más de 340 millones de pesos.

Por otro lado, a 26 bancos e instituciones financieras el SAT les perdonó adeudos fiscales por 389 millones de pesos, siendo BBVA Bancomer, Santander, Banamex, HSBC, Banco Azteca, Famsa y Coppel lo que mayormente se han visto beneficiados.

Durante el 2017, a bancos como Banorte se les perdonó 85 millones, a Banamex 59 millones y a Santander 12.2 millones de pesos.

La condonación y cancelación de créditos fiscales, no es la única forma que han utilizado las anteriores administraciones para favorecer a los grandes corporativos  con beneficios tributarios, como es el régimen conocido como consolidación fiscal.

El régimen de consolidación fiscal consiste en que a los corporativos les permite deducir pérdidas de una de sus empresas contra las utilidades fiscales de otra, en materia de ISR e IVA y, al mismo tiempo, posponer gravámenes si resultan con saldo en contra.  

Según informes de la Secretaría de Hacienda, 400 grandes grupos empresariales acumularon ingresos por 4 billones 960 mil millones de pesos en 2008, pero apenas pagaron 1.7 por ciento en promedio de ISR, eso significó que estos corporativos posponen de manera indefinida el pago de impuestos. El resultado de esta práctica significó en 2008 que estas empresas quedarán a deber en materia de impuestos una cantidad cercana a 132 mil millones de pesos, y no hay información si a la fecha ya se cubrieron estos adeudos.

En 2013 el régimen de consolidación fiscal benefició generosamente a 391 grupos empresariales que agruparon a 5,285 empresas, que tienen un volumen de ventas de 5 billones de pesos anuales y que sólo pagan 4.1 por ciento de impuestos sobre la renta; que deben 127 mil millones de pesos, de impuestos diferidos, y lo más grave es que como pactaron el diferimiento de impuestos en forma ilimitada, no se les va a cobrar, y que el Erario Público ya perdió más de 130 mil millones de pesos, según informó la fracción parlamentaria del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en el senado.

Las formas cómo han beneficiado fiscalmente a los grandes corporativos los anteriores gobiernos desde Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto ha provocado un perjuicio a la hacienda pública y distraía recursos para financiar el desarrollo del país.