martes 25 de junio de 2019 | 10:11
Columnas

El PND de la 4T

@RaulAvilaOrtiz1 mié 22 may 2019 12:09
El carácter singular del PND se localiza también en la lista de 12 principios que preceden al despliegue de sus contenidos técnicos.
El carácter singular del PND se localiza también en la lista de 12 principios que preceden al despliegue de sus contenidos técnicos.
Foto propiedad de: Internet

 

El Plan Nacional de Desarrollo (PND) presentado por el Poder Ejecutivo Federal ante el Congreso en tiempo, según lo prescribe la Constitución, reviste un significado especial en este inicio de ciclo de gobierno y se refleja en sus contenidos.

En primer término, su estructura formal no es típica ya que en esta ocasión va acompañado de un mensaje introductorio del Presidente de la República en el que enfatiza el cambio de estrategia económica y fija 12 principios generales que condicionan todo el PND.

En breve, según el mensaje, si el artículo 25 y relacionados de la Constitución obligan a preservar la estabilidad macroeconómica y a propiciar el desarrollo integral y sustentable en favor del bienestar social, la democracia y la dignidad humana, el balance luego de 30 años de prioridades liberales muestra déficits sustanciales públicos, notorios y  contraproducentes que el texto exhibe citando estadísticas oficiales.

La hipótesis que se propone consiste en modificar la agenda de prioridades a fin de que el estado retome de manera activa su papel de rector y garante del desarrollo en beneficio de las personas y sus derechos.

Es relevante subrayar que estos se sitúan en el centro de la justificación de la acción pública a partir de la reconstrucción del pacto social dañado en sus cláusulas básicas por los excesos y distorsiones provocados en los últimos decenios.

El carácter singular del PND se localiza también en la lista de 12 principios que preceden al despliegue de sus contenidos técnicos.

Honradez y honestidad integrales; no a gobierno rico y pueblo pobre; nada y nadie al margen o por encima de la ley; economía para el bienestar; el mercado no sustituye al estado; por el bien de todos primero los pobres con un sentido de cohesión social y humanista; no hay paz sin justicia, vulnerada por inseguridad, violencia y delincuencia; el respeto al derecho ajeno es la paz; no más migración por hambre y violencia; democracia equivale a poder al pueblo para que incida en la toma de decisiones; y ética, libertad y confianza para una vida digna.

Se postula que tales principios recogen y expresan las creencias de la mayoría de los mexicanos forjadas a lo largo de su historia.

 

De la vigencia social de esos valores depende, en primera instancia, que el objetivo del PND: "transformar la vida pública del país para lograr un progreso incluyente", pueda cumplirse.

Los ejes transversales del PND son tres: igualdad de género e inclusión, combate a la corrupción y mejora de la gestión pública, y territorio y desarrollo sostenible.

Los ejes generales también son 3: Justicia y estado de derecho, bienestar y desarrollo económico

El PND será fortalecido mediante procesos de consulta ciudadana que ya están en marcha y sus programas derivados estarán vinculados a los 17 Objetivos para el Desarrollo Sostenible, la Agenda 2030 de la Organización de las Naciones Unidas:

Fin de la pobreza; Hambre Cero; Salud y bienestar; Educación de calidad; Igualdad de género; Agua limpia y saneamiento; Energía asequible y no contaminante; Trabajo decente y crecimiento económico; Industrias innovadoras e infraestructura; Reducción de las desigualdades; Ciudades y comunidades sostenibles; Producción y consumo responsables; Acción por el clima; Vida submarina; Vida de ecosistemas terrestres; Paz, justicia e instituciones sólidas; y Alianzas para lograr objetivos.

Deberá tenerse presente que el plan y la acción de gobierno son más eficaces cuando este es capaz de concertar y alinear con sus métodos y propósitos la participación corresponsable de los sectores social y privado, según lo ordena el propio artículo 25 de la Constitución.