sábado 25 de mayo de 2019 | 11:22
Columnas

Guardia o Policía

@oaristeo mar 23 abr 2019 15:40
Este es el significado de Guardia: es gente armada militar o no, que vigila o defiende. No es un policía. Y el policía no es un militar.
Este es el significado de Guardia: es gente armada militar o no, que vigila o defiende. No es un policía. Y el policía no es un militar.
Foto propiedad de: Internet

Se habla y se escribe mucho sobre la Guardia Nacional. Para entender el significado de Guardia Nacional en México, compuesto de militares, marinos y policía federal, es necesario identificar el significado de Guardia y de Policía, términos que no son iguales y puede crear confusión en su aplicación experimental, que traerá graves consecuencias políticas y sociales.

El Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L., señala “guardia (Del germ. wardja, el que monta guardia, centinela, vigía.), es una acción de guardar o vigilar”, un Guardia en funciones de vigilancia o defensa publica, es un servicio militar que realiza un conjunto de soldados o gente armada que vigila o defiende a otros, vela por el cumplimiento de ciertas normas o cosas, patrulla durante el día y la noche por la calle.

También, el Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L., afirma, que Guardia es un cuerpo de tropa o conjunto de gente armada destinado a perseguir malhechores, reprimir movimientos subversivos, escoltar personas, etc.

Este es el significado de Guardia: es gente armada militar o no, que vigila o defiende. No es un policía. Y el policía no es un militar.

El Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L., sostiene Policía “f. der. Organización y reglamentación interna de un Estado y esp. Leyes u ordenanzas establecidas para el mantenimiento del orden y de la seguridad pública. Cuerpo encargado de vigilar el cumplimiento de estas leyes, a las órdenes de las autoridades políticas”.

Asimismo, El Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L., afirma “Policía (Del lat. politia < gr. politeia , organización política.). 1. s. f. Fuerza pública encargada de velar por el orden público y la seguridad ciudadana. 5. Conjunto de miembros del cuerpo nacional que actúan a las órdenes de juzgados y tribunales para la averiguación de los delitos y persecución de los delincuentes. 7. Policía municipal o urbana. Aquella que vela por el cumplimiento de las normas municipales y que depende del ayuntamiento.”

El vocablo policía significa, conjunto de ordenamientos jurídicos encaminados a mantener el orden público; cuerpo encargado de velar por el mantenimiento del orden público y la seguridad de la población, a las órdenes de las autoridades; esta palabra proviene de la voz latina politia, traducible como gobierno, a su vez derivada de la palabra griega politeia, que significa ciudadanía, vida pública o administración del Estado, de acuerdo con el Diccionario Jurídico.

Por lo tanto, existe un problema conceptual entre Guardia y Policía, ya que Policía es una fuerza de seguridad encargada de mantener el orden público y la seguridad de los ciudadanos mediante el monopolio de la fuerza.

Esto quiere decir que los ciudadanos no pueden apelar a la fuerza, sino que deben acudir a la policía, que tiene la facultad de disuadir, reprimir e investigar delitos que se cometan contra las personas o la propiedad privada, proceder al arresto de los sospechosos para remitirlos a las autoridades competentes. En algunos casos, la labor policial no implica el uso de la fuerza, aunque debe exigir el cumplimiento de la ley.

Cuando la policía deja de ser percibida como el agente de la ley, del orden jurídico, para ser percibida como un agente social violento, que es la Guardia, desata los vínculos sociales, por ello, la violencia está en proceso, la violencia como “partera” de una nueva sociedad; la violencia dominante es una visión reguladora, es la lucha de clases, entre la Guardia que se cree Policía y no lo es.

La Guardia justifica la violencia, no sanciona, solo garantizar el dominio del grupo gobernante que busca cambios a toda costa.

Por ello, en los barrios pobres la Guardia funcionará como una fuerza de ocupación, por lo mismo seguirá el aumento de muertos, porque estallará la ira de agentes políticos en protestas violentas: saben que no serán castigados, pues tienen permiso para matar.

Este es un movimiento impulsivo a la acción, que lleva una carga de frustración, no solo de impotencia sino de una incapacidad para entender la situación de la transformación; es una comunidad fuera de la ley, que estarán en defensa de los espacios como las favelas brasileñas, son células de sociedades autoorganizadas que niega el espacio estatal existente.

Con la existencia de la violencia irracional o excesiva, el pueblo es sacrificado por un gobierno que se presenta como liberal, democrático, republicano y progresista, que quiere crear un hombre nuevo desde cero, pero la unidad familiar ya ha sido destruida.

También, tenemos que los crímenes cometidos por la estructura del poder del Estado no es un delito, sus criminales son anónimos o el crimen organizado no tiene nombres; por ello, no existe castigo, esto es gansteril, no solo en crímenes sino en sentido de su organización, como un cuerpo secreto, una Cosa Nostra que convive con el Gobierno.

Además, el concepto de democracia ha cambiado, pero no el de política que es una práctica humana en un orden social de vida y muerte; llegar a la libertad en un estado racional, lo único que logra es la muerte porque no se logra llegar a la libertad absoluta, y nadie es absolutamente libre.

De aquí, que una persona puede negar su apoyo a un político porque lo considera corrupto, pero puede ser que ese político en realidad sea honesto, pero lo que determina que la persona lo apoye o lo rechace, no es la realidad de lo que él es, sino lo que ella cree que es: Guardia o Policía.

Profesor de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales,

Universidad Nacional Autónoma de México.

[email protected]