sábado 25 de mayo de 2019 | 11:18
Columnas

Museos, museos y más museos

@dect1608 jue 18 abr 2019 09:42
Por su riqueza histórica cultural nuestro país se convierte en un destino por demás atractivo para quienes gustan de este tipo de turismo.
Por su riqueza histórica cultural nuestro país se convierte en un destino por demás atractivo para quienes gustan de este tipo de turismo.
Foto propiedad de: Internet

Con alrededor de casi 200 museos, la Ciudad de México ocupa el segundo lugar en el mundo con más  museos a disfrutar, apenas por debajo de Londres.

Por su riqueza histórica cultural nuestro país se convierte en un destino por demás atractivo para quienes gustan de este tipo de turismo. 

Pero así como en la gran metrópoli mexicana, existen otros pueblos y ciudades del país con relevancia histórica y cultural que en los últimos años han tomado fuerza; el proyecto turístico de Pueblos Mágicos, despertó el interés incluso de los mismos mexicanos por conocer esos  rincones multiculturales que en algunas ocasiones complementan los viajes de los turistas con actividades acuáticas, deportivas y hasta de turismo extremo.

Para quienes pasarán la Semana Santa en la CDMX, seguramente no tendrán tiempo para aburrirse con tanta galería por explorar, pero los que andan por el noreste de México, no se espanten, también tienen alternativas interesantes, como los más de 300 metros cuadrados que correspondían al Antiguo Palacio Penal de Andonegui, donde fueron encarcelados entre 1922 y 2005 los delincuentes más peligrosos de la región; emblemático edificio que se encuentra en la ciudad de Tampico, y que recientemente fue transformado por el gobernador Francisco Javier García Cabeza de Vaca, en el museo más grande de Tamaulipas, lo bautizaron “Barco” Museo del Niño. 

Si googleas “Museos en Tampico”, aún no aparece Barco, pues apenas fue inaugurado la semana pasada, sin embargo, te podemos contar que tiene cinco salas de exhibición, biblioteca, mediateca, taller, área de juegos, foro artístico, tienda de souvenirs, cocina y restaurante; ideal para pasar unas horas antes o después de irse a la Playa de Miramar. 

Pero si eres de los que definitivamente no gustan del sol, la arena y el mar; el buscador de internet te arroja otras opciones interesantes como el museo Casa Gándara; el de la Cultura Huasteca; el museo de la Victoria de Tampico de 1929 y hasta el ex edifico de la Aduana Martina, construida por don Porfirio Díaz. Google, arroja tres más, como otros sitios de interés histórico cultural, todos por igual con mucha historia por compartir.

Particularmente de todos los museos en Tampico, el que más me gusta es la Casa Gándara, porque durante la época moderna más violenta de Tamaulipas, en medio de la guerra de cárteles y fuerzas federales, cuando nadie apostaba por aperturar algo en la zona sur de Tamaulipas, los propietarios de esta casona construida desde hace casi 200 años, decidieron entregarla a la ciudadanía tamaulipeca y abrirla al público en general para que se conociera su historia, y una parte de la vida nacional que en ella se escribió; ubicada en la esquina de las calles Capitán Carranza y Sor Juana Inés de la Cruz, del centro de Tampico, se enfrentaron los revolucionarios mexicanos  pues lo que hoy conocemos como museo Casa Gándara, fue un cuartel militar y en sus mazmorras, ejecutaron a cientos de personas, Casa Gándara, recibió en su momento al ex presidente Manuel González, quien guardaba una relación muy estrecha con Porfirio Díaz. 

La belleza arquitectónica e histórica que guarda este lugar de Tampico, es tan impactante que despertó el interés de Grupo Gada, un reconocido despacho de arquitectos de Nuevo León, avalados por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y de Bellas Artes para restaurar fachadas históricas. 

Si te animas a recorrer el centro histórico de Tampico, y decides iniciar por el museo Casa Gándara, vas a quedar atrapado en la línea del tiempo en la que con una diversidad de modelos en cámaras fotografías se detallan más de 100 años de historia fotográfica, y la galería de Leonardo da Vinci, terminará por convencerte de que lo imposible es posible.