jueves 18 de julio de 2019 | 01:26
Columnas

Libros de ayer y hoy. País laico en vacaciones religiosas

mié 17 abr 2019 07:55
Foto propiedad de: Internet

Millones de católicos que solo lo son de nombre, corretean y disfrutan ya lo benigno de las playas, montañas, pueblos y centros vacacionales mexicanos.

La oración  y el recogimiento pasan de largo. Con más razón el incendio de Notre Dame y los 85 incendios en 23 estados que devastan  México.

Solo quedan para las iglesias, los fieles parroquianos y los que no tuvieron dinero para salir. La doble  moral religiosa disfruta de la llamada Semana Santa. Pero más doble la moral oficial que sigue reconociendo fechas que se oponen a la propia Constitución. De tiempo atrás, pese a las leyes de Reforma, en México se celebran incorporados a las fechas oficiales, días religiosos a los que convenencieros,  adecúan a  los períodos vacacionales. La propia fecha de Navidad, que no queda muy clara no solo por la existencia de un hombre presuntamente nacido hace más de dos mil años, sino por la veleidad de los calendarios, se impone como festividad crucial todos los años.

El nombre de Semana Santa -impuesto por la iglesia católica-, se recoge por interpretación en las leyes laborales, en las  cláusulas de los contratos colectivos  y en los permisos y días festivos de las oficinas públicas. Benito Juárez se debe estar carcajeando.

 

RAMÓN DE CAMPOAMOR: EN ESTE  MUNDO TRAIDOR NADA ES VERDAD NI MENTIRA.

El calendario que se usa en occidente es el gregoriano nombrado así por el papa Gregorio XIII en 1582 y que sustituyó al calendario juliano. Está basado como se sabe, en 365 días a diferencia de otros calendarios, que tienen diferente número de días.

La nominación  del actual calendario, está en manos de la iglesia católica que da y quita, de acuerdo a sus necesidades, y fija las fechas de sus celebraciones en las que involucra estados que se asumen católicos en el mundo y a algunos como el nuestro que ostentándose como laico, sigue la rutina de ese calendario. Las vacaciones no tienen nada que ver con  los días que certifican la Pascua.

Los que se confiesan religiosos y profesan el catolicismo,  creencia que da nombre a estas fiestas, aseguran ser creyentes, pero millones deben andar muy giritos en sus jolgorios de descanso sin acordarse de su fe. La famosa frase de Ramón de Campoamor

En este mundo traidor

nada es verdad  ni es mentira

todo es según el color

del cristal con que  se mira

Bien aplica a estas fechas y a la doble moral, que utiliza la gente, cuando de sus desahogos se trata.

La propia institución  que los ampara se hace de la vista gorda y se queda con los feligreses  pobres o con aquellos a los que no les gusta salir, para desarrollar sus servicios.

La otra fiesta, para algunos religiosa y para otros pagana, la de Iztapalapa, a la que el propio gobierno morenista pretende solicitar que la Unesco  declare  Patrimonio cultural de la Humanidad -quien los viera-, se desarrolla esa sí, con multitudes a las que no les importa el sol de invierno. Las insolaciones y caídas corren parejas en todo caso, con las clásicas caídas de Jesús.

OTRA VEZ CAMPOAMOR: LA VIRTUD DE LA HIPOCRESÍA EL DOMINGO DE RAMOS

Poeta, filósofo y matemático de dos siglos (nació en 1817 y murió en 1901) hombre de cierto abolengo en realidad se llamaba Ramón María de las Mercedes Pérez, Campoamor y Campoosorio.  Erudito que publicó centenares de poemas debidamente diferenciados en 7 capítulos, para integrar 8 tomos con su obra, era visto más bien como filósofo a la hora de versificar. Llevaba sus posturas filosóficas a los versos, de literatura realista. Sus críticos lo consideran un hombre polifacético, abundante en  su creación,  modesto y generoso, aunque hay quienes lo tildan de misógino. En sus poemas no se capta esto último. Uno de ellos de los  más famosos, ¡Quien supiera escribir! es la tierna historia de un cura que le ayuda a una jovencita a enviar una carta de amor.

Y el que ahora ocupa nuestro último título La virtud de la hipocresía, es el consejo  que le da a una joven para que no se turbe ni amilane si hay alguien que le reclama su virginidad perdida y coloque las palmas del domingo de ramos en su ventana como prueba de pureza. Aquí,versos alternados:

 

 

Mas tu niega el hecho Elena

porque en materia de honor

“antes”, el código ordena

“ser mártir que confesor”

 

Aunque hablar de ti se atrevan

siempre será necio intento

dudar de honras que se llevan

palabras que lleva el viento

 

Da el misterio la verdad

que la virtud en esencia

es “opinión” la mitad

y otra  mitad “apariencia”