sábado 20 de julio de 2019 | 07:32
Columnas

Andrés Manuel distrae y atrae, más ahora que su rating bajó

@maloguzmanvero mar 26 mar 2019 06:35
• En la conquista, ni México ni España existían. España se estaba conformando como tal. Mientras,  los aztecas tenían sojuzgados a todos los pueblos de la región.
• En la conquista, ni México ni España existían. España se estaba conformando como tal. Mientras, los aztecas tenían sojuzgados a todos los pueblos de la región.
Foto propiedad de: internet


“Sólo los necios hablan de desdichas, o los egoístas. La felicidad existe sobre la tierra; y se la conquista con el ejercicio prudente de la razón, el conocimiento de la armonía del universo, y la práctica constante de la generosidad.” José Marti

Cayeron las mañaneras, además de que recién fue abucheado

De acuerdo a Luis Estrada —en su análisis de las mañaneras de AMLO en Radio Fórmula—, la primera de ellas llegó a las 2.4 millones “vistas” en redes sociales, mientras que la última de ayer, lunes 25 de marzo, apenas rozó las 220 mil. Esto es, entre la primera y la pasada de 78 mañaneras, el desplome ha sido del 90%. Como distractor/atractivo han dejado de servir, pero la mañanera de hoy —con el tema de la carta al rey de España— seguro sube el rating... Eso sin contar que “chicle y pega”, nadie se acuerde del reciente abucheo recibido. De pronto ya nadie comenta sobre aquel suceso, ¿o qué no?

El nuevo atractivo

Ante lo cual, ¡qué mejor que sacar un nuevo distractor!, en un escenario único como son las ruinas de Comalcalco, para hablar de que envió una carta al rey de España para exigirle a aquella nación se disculpe por lo sucedido hace 500 años con la conquista de gran parte de América. Eso sí, claro está, omite decir que esa carta (junto con la dirigida a su Santidad Francisco) la envió el pasado 1 de marzo, pero que alguien la filtró a El País y a Andrés Manuel le tocó apechugar y tratar de sacarle jugo.

Dado que en el 2021 se conmemorarán los 500 años de la caída de Tenochtitlán, el presidente de México quiere que se trate del año de la reconciliación (ojo, no especifica si una reconciliación con España o una reconciliación entre mexicanos; ¡menos aún cómo recibir una disculpa de dicha nación facilitaría la reconciliación interna!).

Pésima idea exigir a los españoles actuales pedir perdón de un evento de hace 500 años, cuando ni siquiera España existía como tal (ya no se diga México, que es derivación de un sinfín de sociedades, incluyendo la española).

Víctimas y victimarios

No hay nada peor que sentir lástima, y en nuestro país ese sentimiento es generalizado. Con un “pobrecito”, así sea de la peor calaña, nos apiadamos de la criatura y la volvemos víctima.

¡Culpar a lo que pasó hace 500 años para explicar —justificar— nuestros problemas actuales! Los mexicanos, a diferencia de otras naciones que han sido arrolladas por atrocidades y que ha salido adelante, irremediablemente somos víctimas del tiempo, de las circunstancias.

Por supuesto que hubo víctimas. Imposible negarlas. Por millones en todo el continente americano. Las hubo. La mayoría producto de enfermedades hasta entonces desconocidas en el continente. Pero hoy somos resultado, mezcla, derivación de aquello, incluyendo, sí, a los pueblos indígenas.

Los actos de injusticia y de discriminación —que los hay sin duda— son graves pero porque están siendo cometidos por los mismos mexicanos. 

Es mucho muy grave trasladar problemas de los mexicanos, problemas de injusticia, de discriminación, a un ente o agente externo a la sociedad mexicana. Culpar a un país extranjero de cómo nos relacionamos los mexicanos es absolutamente demagógico y busca eludir la verdad.

Las comunidades indígenas se ven atropelladas por mexicanos tan mexicanos como son ellos mismos. Por muy apartadas o marginadas que estén estas comunidades, estas son ya producto de un número muy grande de mestizaje de todo tipo.

Construir una historia falsa de que el victimario procede de fuera, y que hay algunos mexicanos —conservadores y fifís— que actúan en contubernio con ese victimario, es falso. Es un distractor de atención, producto inmediato de un abucheo y no inmediato de una serie de elementos que el gobierno no está siendo tan eficiente cómo cacarea.

La víctima hoy, sigue existiendo, pero no de un conquistador. Esta víctima, existe por los mismos mexicanos del presente. Victimizada por color de piel, por región, por género o preferencias sexuales, por una mala educación, por carecer de los servicios básicos, por ser exitoso, por ser pobre, también por ser rico. Esta víctima no debe serlo y menos cuando es victimizada por sus iguales.

La verdad de las cosas es que este embrollo no le hace bien ni al presidente López Obrador ni a México.

Copión de Venezuela

AMLO tal vez sea el primero que le manda una carta al rey de España. Pero antes tuvieron idea tan pajarina (pajarraca) Chávez y su pupilo Maduro, así como el Foro de Sao Paolo. Dichas proclamas sólo sirvieron para incubar odio, perder inversiones españolas y, con ello, dinamitar fuentes de empleo. Eso perdura hasta el día de hoy.

El culpar a un externo, como sucedió en Venezuela, como hoy lo hace Trump en EEUU y lo hacen quienes quieren salir de la Unión Europea con el Brexit, sólo busca blindar a un gobierno, creando un enemigo externo. El problema de ello es que, de forma interna, dividen a sus sociedades. Es lo que puede pasar en México con el enemigo muerto hace 500 años, cristalizado en el discurso y carta de López Obrador.


Micro-comentarios históricos

• En la conquista, ni México ni España existían. España se estaba conformando como tal, con Carlos I, pues sería el primer rey en detentar las coronas de Aragón, Navarra y Castilla y León. Mientras, en el altiplano central, los aztecas tenían sojuzgados a todos los pueblos de la región. ¡Ay de ellos donde no dieran el tributo requerido! Parte del mismo eran doncellas y los más valientes guerreros, para ofrecerlos en sacrificio…

• Hernán Cortés debería ser considerado como el verdadero padre de México, pues él es quien pugna para que la extinta Tenochtitlán lleve el nombre de México. Y que Mesoamérica fuera considerada un virreinato y no una colonia.

• México no fue colonia. Tampoco cualquier virreinato, fue el más importante al ser llamado el de la Nueva España.

• La pirámide de Cholula NO la taparon los españoles, se calcula que los toltecas la abandonaron 100 años después de la caída de Teotihuacán (650 d.C., esto es, en los 750 d.C.).

• Los españoles, llegaron y se mezclaron con las indígenas, creando así una nueva raza que nos llamamos mexicanos. Mientras que los ingleses, exterminaron a los indígenas norteamericanos. Los que quedan están en zonas cercadas, como si fueran zoológicos.

• Los aztecas sojuzgaban y terminaban con las civilizaciones con las cuales no concordaban. Así, a la llegada de los españoles, diversos pueblos (no solo los tlaxcaltecas) apoyaron en todo a los españoles en su afán de quitarse el yugo de los aztecas. 

• Innegable la violencia ejercida por unos y otros. El verdadero exterminio de los pueblos indígenas se daba entre ellos, no producto de la Conquista. 

• La élite de los mexicas era antropófaga. En algunos rituales religiosos, la practicaban, para alcanzar una especie de divinidad.

• En la batalla de Tenochtitlan hubo más de 260 mil muertos: 860 españoles, 20 mil indígenas peleando con los españoles, 240 mil muertos (100 mil en combate).

• Los Mayas no fueron arrasados por los conquistadores; desaparecieron mucho antes por causas que aún se debaten.

Los verdaderos temas

¿Por qué meterse en un berenjenal internacional, tan “actual” que ya cuenta con 500 años en sus haberes? Puede haber muchas razones, pero puede ser por tapar lo siguiente:

• Votación de revocación de mandato en el senado

• Votación educativa: la de de la reforma a la reforma de educación

• CNTE y SNTE. Problemas no menores del gobierno con tales grupos.

• Violencia extrema (heredada) en el país

• Economía: disminución de crecimiento económico

• Desaparición de personas

• Asesinato de periodistas

• Restricciones presupuestales (la terca realidad se impone, y ya no da para más)

• Baja de nota por las calificadoras internacionales

• Compras sin licitaciones (80% al menos)

• Incremento presupuesto tren maya

• No existen estudios de impacto ambiental por Tren Maya

• Cae al 7° lugar el turismo en el ranking mundial

• 60% de los programas sociales aún no tienen reglas de operación

• Compra de carbón por la CFE, producirán energía eléctrica carísima y muy contaminante

• Posibilidad de que grupos evangélicos tengan espacios oficiales en medios de comunicación abierta.

• Reunión con Jared Kushner

• Cancelación de Texcoco y costos asociados

• Esposa de Rioboó electa ministra de la Suprema Corte

Y así nos vamos...

 

El peor enemigo de Andrés Manuel, es Andrés Manuel que, dicho sea de paso, tiene la piel muy fina

Dicho en campaña y sigue siendo cierto: el peor enemigo de Andrés Manuel es López Obrador. Y no por perseguir el documental del populismo, o llamar a la prensa fifí y corazoncitos y a la oposición: ternuritas, conservadores. No por no soportar una rechifla en la inauguración del estadio de beisbol de los Diablos Rojos. No, eso solo muestra a un presidente que no soporta la broma, chanza o burla, con lo cual le da munición a sus enemigos.

Es su propio enemigo porque, como muchos otros políticos y seres humanos, se cree invencible; se siente superior y se “marea” —sí, incluso él que lleva casi 50 años en la política— con su propio poder.

AMLO, el gran distractor

La carta al rey de España, los “fifís” y los “ternuritas” esgrimidos, a igual que las mañaneras son atractores y distractores. Y hemos caído una y otra vez en su juego de “quemar naves” para defender/denostar alguna idea dicha por el presidente de México.

Lo que se debe entender, más allá de distractor, es que este juego consiste en compensar la baja de ratings de las mañaneras. Reemplazar el abucheo de la inauguración del estadio de Baseball. Ocultar el enorme ego de un presidente que sigue en su faceta de candidato.

El presidente que requerimos debe de dejar de distraernos; debe de dejar de provocarnos pena ajena con sus actos; debe utilizar su energía para trabajar por nuestra patria y para que él mismo pueda tener en todo momento los pies sobre la tierra y no creerse él sí un dios conquistador.