viernes 24 de mayo de 2019 | 03:04
Columnas

Julio Astillero y los Junco de Reforma; el engaño de Andrés Manuel

@ruizjosejaime jue 21 mar 2019 19:26
Los Junco y Julio Astillero coinciden en su crítica en contra de la reunión
Los Junco y Julio Astillero coinciden en su crítica en contra de la reunión
Foto propiedad de: Internet

Más que análisis, indignación y alharaca, ¿se puede moderar la alharaca? Los extremos se tocan entre la izquierda fifí y la derecha, obvio, fifí. ¿Qué une a Julio Hernández, quien publica en La Jornada (el periódico amigo del presidente Andrés Manuel López Obrador) y el periódico Reforma donde publican Alejandro y Rodolfo Junco de la Vega la columna institucional con los seudónimos “El Abogado del Pueblo” y “Manuel J. Jáuregui”?

 

Julio Astillero:

“Cierto es que, ya como titular del Poder Ejecutivo Federal, el político tabasqueño debe actuar con prudencia y diplomacia, pero no aparece en el panorama nada que parezca justificar la sesión de trabajo del mandatario de México y el enviado del presidente de Estados Unidos en la casa de un personaje, Bernardo Gómez, el mencionado vicepresidente de Televisa, que con absoluta legitimidad podría tomar ventaja y aprovechar en favor de su empresa, Televisa, y en detrimento de otras empresas, lo que se habló y negoció con el plenipotenciario yerno de Donald Trump.”

Los Junco:

“Hay algo de cierto en que reunirse  con el yerno del Presidente Trump, Jared Kushner, en casa del vicepresidente de Televisa, Bernardo Gómez, hace que la charla que tuviera el Presidente López Obrador resultara demasiado informal, y sobre todo, privada.”

Julio Astillero:

“A pesar de todo, con un desparpajo impropio de lo que se ha llamado la Cuarta Transformación, se ha propiciado que el vicepresidente de una empresa comercial tan ávida de recomponer finanzas, como es Televisa, haya sido anfitrión de una sesión en la que se habló del curso final del renegociado acuerdo comercial entre países de Norteamérica, de la inversión de cuando menos 10 mil millones de dólares que el gobierno de Trump podría allegar a México para que este país continúe fungiendo como barrera contra el paso de centroamericanos a Estados Unidos y de las medidas migratorias en sí, que constituyen un asunto de seguridad nacional.”

Los Junco:

“Si no en Palacio Nacional, mínimo debió celebrarse ésta en la Cancillería y los tópicos tratados hechos del conocimiento del pueblo de México (por aquello de que nada en lo oscurito y nada en secreto)… En cierta forma , hablar con Kushner es hablar con Trump; siendo tan cuidadoso con las apariencias no deja de sorprender que el Presidente López Obrador haya aceptado un encuentro tan privado, informal y secreto, aparte, con un simple ciudadano de intermediario y escucha.”

 

Andrés Manuel López Obrador

“No fue una reunión rígida, acartonada. Fue una conversación circular, como son a veces esas reuniones muy importantes”.

“–¿Usted dijo que nada en lo oscurito?

–Pero no fue nada en lo oscurito

–¿ Por qué en la residencia de un ejecutivo de Televisa?

–Así se dieron las circunstancias. A lo mejor en otra ocasión me voy a reunir en casa de un periodista amigo o en casa de un campesino o en casa de un maestro. Así se dieron las cosas. Hay la coincidencia de que se tiene amistad entre las partes. En ese sentido nos sentimos cómodos.”

“Hay celos y sentimientos, pero ya, abrazos y amor y paz y ya; no tantos celos o tantos sentimientos, me llevo muy bien con todos. La Cuarta Transformación implica la reconciliación nacional.”

 

Los extremos se tocan

A los Junco les preocupa la relación del vicepresidente de Televisa, Bernardo Gómez, con López Obrador. Critican su cercanía, su amistad. A Julio Astillero le preocupan los temas que se trataron en la cena, como la migración, el tratado comercial y la inversión de 10 mil millones de dólares que, dicho sea de paso, ya lo ha repetido muchas veces Andrés Manuel en las mañaneras, nada nuevo bajo el alba.

Los Junco y Julio Astillero coinciden en su crítica en contra de la reunión, pero se quedan en lo superficial porque no intuyen los contenidos. Se enredan en la presencia de Bernardo Gómez y en su casa cuando debieran investigar lo que realmente hablaron Jared y Andrés Manuel.

El engaño de AMLO

¿De veras Kushner vino de tal lejos para hablar del T-MEC?

¿Hablar de la migración?

¿De la inversión ya cantada de los 10 mil millones de dólares?

Todos esos temas van en camino. No hay crisis en la relación bilateral. Avezado pitcher, Andrés Manuel hizo “balk” a los medios de comunicación y a la comentocracia.

Sin querer, tal vez los Junco dieron en el clavo y ni cuenta se dieron: “Sabido es que el yerno de Trump, Kushner, es de todas sus confianzas, y lo ha empleado como su enviado personal a Medio Oriente y a todos lados”.

Medio Oriente… mmmmh. Petróleo.

Especulo, no tengo evidencia, que la prisa de Jared, a pesar de que tal vez se trataron los temas que dice AMLO, tendría que ver con la crisis de Venezuela y su petróleo, también con el petróleo mexicano. ¡Quién sabe! Uno no sabe nunca nada.