domingo 26 de mayo de 2019 | 11:25
Columnas

Criptocracia. MORENA- Oposición: La doble moral

@evillanuevamx jue 21 mar 2019 06:06
El presidente López Obrador ha buscado dar vida normativa a la 4T con las disposiciones legales establecidas antes de su llegada al poder.
El presidente López Obrador ha buscado dar vida normativa a la 4T con las disposiciones legales establecidas antes de su llegada al poder.
Foto propiedad de: Internet

El Estado de democrático, con todo y sus fallas, está plasmado en la Constitución, en las convenciones y tratados y en las leyes vigentes. Grosso modo es lo que llamamos el Estado de derecho, siempre y cuando se conjuguen una razonable armonía entre lo legislado; las normas jurídicas y la eficacia; es decir la transformación de esas reglas de referencia en conductas específicas. En los últimos sexenios, con algunos matices, por supuesto, se han cumplido en mayor o menor medida esas reglas jurídicas con los alcances y límites del poder del Estado expresado en sus diversos poderes y organismos autónomos. 

El presidente López Obrador ha buscado dar vida normativa a la 4T con las disposiciones legales establecidas antes de su llegada al poder. No se ha violentado ninguna de las reglas existentes ni menos se ha buscado socavar el Poder Judicial de la Federación y los organismos autónomos constitucionales. Los cambios se han llevado de manera escrupulosa atendiendo a lo dispuesto por la Constitución y la ley. Es evidente para quien lo quiera ver. 

Sorprende que  los partidos de oposición se manifiesten preocupados por los cambios que se están dando con la Constitución y la Ley en la mano por parte de MORENA, a pesar de que se han hecho de acuerdo a las disposiciones que la Constitución establece como procedimientos de obligada observancia para la reforma, derogación o adición legal. 

El tema de la revocación de mandato aprobado por mayoría calificada en la Cámara de Diputados ha causado estupor e incomodidad en un sector de la clase política. La preocupación no es, por favor, que el presidente López Obrador busque la reelección, sino que su imagen aparezca en las boletas de las elecciones del 2021 que además de las elecciones intermedias – al renovarse por completo la Cámara de Diputados y más de un tercio de las gubernaturas de los siguientes estados: Colima, Guerrero, Michoacán, Querétaro, Sinaloa, San Luis Potosí, Nayarit, Campeche, Sonora, Zacatecas, Baja California Sur. Chihuahua y Tlaxcala. Puebla lo será en el 2019. Es muy probable que MORENA gane la mayoría de esas 14 posiciones en juego. Seguras se aprecian Puebla con Luis Miguel Barbosa, Guerrero, Sinaloa, Nayarit, Campeche, Sonora, Zacatecas, Baja California Sur y Tlaxcala. En riesgo están Querétaro y Chihuahua.  

 La revocación de mandato si- como se espera se aprueba en sus términos en el Senado y en al menos 17 legislaturas estatales requeridas por la Constitución para ser parte del texto constitucional. ¿Es ilegal, un delito o un ilícito? Por supuesto que no. MORENA está utilizando las reglas creadas por el statu quo para transformar- repito con esas reglas- el quehacer de la política. Los partidos de oposición han señalado de todas las formas y modos lo negativo que es AMLO pero, ¡oh sorpresa!, no creen sus propios detractores que en dos años sus estrategias de descalificación del Presidente de la República rindan resultados, de ahí su gran temor – anclado en la realidad porque AMLO tiene una aprobación histórica en el mundo contemporáneo- de que su imagen afecte las propuestas de la oposición. Pero ¿Si AMLO es un peligro para México, populista, pésimo gobernante etcétera porque habría temor con alguien con tantas deficiencias? Lo lógico es que estuvieran felices de que AMLO – que según su oposición va en caída libre y no tardará en caer en una grave crisis económica en el manejo del país- esté en las boletas. Si es verdad como dice la oposición la imagen de AMLO representaría un negativo para todas las candidaturas de su partido, ¿Por qué el temor cuando debiera ser júbilo de tener a un indeseable en las boletas? O es que existe una doble moral. La preocupación de las oposiciones revela una preocupación seria cuando en congruencia con su narrativa no debería significar peligro alguno.

@evillanuevamx

[email protected]