sábado 20 de julio de 2019 | 07:30
Columnas

Once varas. Las tres preguntas del ex rector

@obedc mar 19 mar 2019 10:08
Esta mañana en el Campus del “Tec de Monterrey”, padres y familiares de los estudiantes caídos rinden una guardia de honor y develaron en una placa colocada en la Explanada del Centro de Congresos en memoria de los jóvenes.
Esta mañana en el Campus del “Tec de Monterrey”, padres y familiares de los estudiantes caídos rinden una guardia de honor y develaron en una placa colocada en la Explanada del Centro de Congresos en memoria de los jóvenes.
Foto propiedad de: Internet

Hace nueve años, cumplidos el día de hoy, los estudiantes del Instituto Tecnológico de Monterrey, Javier Francisco Arredondo Verdugo y Jorge Antonio Mercado Alonso, fueron asesinados al margen de una refriega de soldados y miembros de la delincuencia organizada.

Tras su muerte, los dos estudiantes fueron hechos pasar como delincuentes, en un primer intento de la autoridad para hacer “control de daños”.

Esta mañana en el Campus del “Tec de Monterrey”, padres y familiares de los estudiantes caídos rinden una guardia de honor y develaron en una placa colocada en la Explanada del Centro de Congresos en memoria de los jóvenes.

Se espera más tarde una disculpa oficial por parte de la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, a nombre del estado mexicano.

Mientras tanto, tres preguntas que hace quien fuera rector del Tec de Monterrey en aquellas fatídicas fechas han resonado en las redes sociales este fin de semana.

Rafael Rangel Sostmann cuestiona:

1.- “¿Quién dio la orden a los soldados de proceder de esta forma?”

2.- “¿Se han excluido o por lo menos identificado a las personas en el ejército y en el gobierno federal que tomaron esta decisión primitiva de eliminar y acusar a personas inocentes de ser parte del crimen organizado?”

3.- “¿Estas personas en el alto mando del ejército serán ahora los responsables de la seguridad nacional? ¿Están incluidas en esta nueva fuerza del orden? ¿Formarán parte de la Guardia Nacional?”

Es justo y necesario reconocer a los dos jóvenes como víctimas y limpiar así su memoria.

¿Habrá quién desde el lado del gobierno de respuesta a las preguntas de Rangel?

Pero lo que no deja de ser oscuro es el número de víctimas “por casualidad” en esa guerra sangrienta y estúpida que aún no acaba.

[email protected]

@obedc