viernes 19 de julio de 2019 | 02:02
Columnas

Andrés Manuel: ¿entre el compadre incómodo y el cardenal polémico?

@ruizjosejaime lun 18 mar 2019 07:21
Rincón Arredondo debe de renunciar a su consultoría, no se puede ser asesor público y compadre al mismo tiempo
Rincón Arredondo debe de renunciar a su consultoría, no se puede ser asesor público y compadre al mismo tiempo
Foto propiedad de: internet

 

De comprobarse la relación de compadrazgo entre el presidente Andrés Manuel López Obrador y el empresario (libretas Scribe) Miguel Rincón Arredondo, empezaría la Primera Deformación de la Cuarta Transformación. Rincón Arredondo forma parte del grupo de ocho asesores empresariales del Gobierno federal. Así, tendría qué optar por ser asesor o por ser compadre y, por supuesto, ya no podrá hacer negocios con esta administración porque el compadrazgo lo impediría, sería inmoral y ya sabemos que, ante todo, la honestidad es la divisa de Andrés Manuel.

Rincón Arredondo, leo en Milenio, tras la fusión de Grupo Durango y Grupo Industrial Durango –y la adquisición de compañías como Grupo Industrial Papelero Atenquique, Empresas Titán, McKinley Paper Company y Productora e Importadora de Papel S.A. (PIPSA)– se convirtió en Biopapel.

Miguel acompaña, en el grupo de asesores, a Ricardo Salinas Pliego, Bernardo Gómez, Olegario Vázquez Aldir, Carlos Hank González, Daniel Chávez, Sergio Gutiérrez y Miguel Alemán hijo.

Exista o no exista el compadrazgo, la fotografía de Andrés Manuel con Norberto Rivera Carrera es detestable. Norberto significa todo lo corrupto de la iglesia católica mexicana, desde el encubrimiento de la cadena legionaria de pederastras, hasta el enriquecimiento y el envilecimiento.

Cito un artículo de Bernardo Barranco publicado hace meses en La Jornada:

“El cardenal ha sido un personaje tóxico tanto para la Iglesia como para la sociedad. Siempre ha amado el poder y las opulencias. Está cosechando lo que ha sembrado; plantó soberbia y arbitrariedad; recoge barbarie e intranquilidad. El atentado sufrido el pasado domingo 21 de octubre, donde pierde la vida un policía de su seguridad es un augurio siniestro, lo coloca de nuevo en una nueva tormenta. Sus corifeos quieren tapar el sol con un dedo. Su abogado Armando Martínez y su vocero Hugo Valdemar hablan de intento de robo y piden frenar especulaciones.

“Athié, en su ensayo del libro Norberto Rivera, el pastor del poder(Grijalbo, 2016), cita una confesión del entonces nuncio Giuseppe Bertello: ‘El día que se sepa todo sobre el cardenal Rivera, el caso Maciel se quedará corto’. En el mismo libro, tanto Rodrigo Vera, de Proceso,como la investigadora Mónica Uribe registran la adicción a las relaciones de poder, así como los multimillonarios negocios turbios que Norberto realizó en torno al culto guadalupano.”

No hay problema con que, de ser cierto, Andrés Manuel se haga compadre de quien quiera, es su vida privada. En la vida pública, Rincón Arredondo debe de renunciar a su consultoría, no se puede ser asesor público y compadre al mismo tiempo porque la tentación del tráfico de influencias, del amiguismo y el compadrazgo está ahí. Para no convertirse en el compadre incómodo, Miguel tendría que renunciar a cualquier relación empresarial con el actual Gobierno de la República.

¿Y de Norberto? Pues Andrés Manuel: dime con quién andas y te diré quién eres…