miércoles 22 de mayo de 2019 | 05:06
Columnas

Parálisis política. ¿Revocación del mandato o reelección?

@ismjcpa vie 15 mar 2019 18:57
Los allegados a López Obrador señalaron que esa encuesta fue manipulada por la mafia del poder, aunque twitter ha sido una de sus plataformas de proyección política de López Obrador,
Los allegados a López Obrador señalaron que esa encuesta fue manipulada por la mafia del poder, aunque twitter ha sido una de sus plataformas de proyección política de López Obrador,
Foto propiedad de: Internet

 

El art. 84 de la Constitución señala los supuestos para sustituir un presidente en caso de que falte; antes de los dos años de haber iniciado su gestión, en ese caso el congreso nombrará a un presidente sustituto y se convocará a una elección presidencial; el segundo supuesto es cuando el presidente faltante ya cumplió con más de dos años de gestión, entonces se nombrará a un presidente sustituto que concluirá el periodo faltante de la gestión del presidente sustituido.

Ya sabemos que las coincidencias no existen, solo hechos relacionados. Al principio de su mandato el presidente Obrador anunció que se sometería a la voluntad popular y a los dos años y medio le preguntaría al pueblo sabio, si  debería de seguir gobernando, pero ¿por qué no a los dos años o a los tres? Bueno a los dos años no, para no correr el riesgo de perder y tener que enfrentar una elección innecesaria, a los dos años y medio evitan la elección presidencial, entonces los congresos designarían a un presidente sustituto, teniendo controlados los congresos, no tendrían problema en nombrar a un aliado. A los tres años correrían el riesgo de perder el congreso como regularmente pasa en las elecciones intermedias del partido gobernante o que no logren la abrumadora mayoría que ahorita tiene MORENA, ya no tendrían el control para designar un aliado a modo.

Como pasa en los reality shows, las reglas cambian, aunque sabemos que las encuestas las gana el que las paga, no dejan de sorprendernos y aunque el presidente Obrador ya fue nombrado el “mejor” presidente del mundo y cuenta con aprobaciones según las encuestas de más de 80%,  las redes sociales y la opinión de los analistas están siendo en contra de Obrador, principalmente por las decisiones tan radicales que ha tomado, como los despidos masivos, como cortar los programas de instancias infantiles, el programa de mujeres violentadas, la cancelación del NAIM Texcoco, el inicio incierto del NAIM Santa Lucía. Adicionalmente a estas arremetidas en contra de Obrador se suman las de su propio equipo. Epigmenio Ibarra lanzó la encuesta por twitter de los 100 días de gobierno de Obrador, ¿apruebas o no apruebas?, el resultado fue totalmente adverso, con un aproximado 65% que no aprobaba la gestión de Obrador, es importante señalar que Epigmenio Ibarra es incondicional del presidente Obrador.

 

Los allegados a López Obrador señalaron que esa encuesta fue manipulada por la mafia del poder, aunque twitter ha sido una de sus plataformas de proyección política de López Obrador, hace unos días el presidente Obrador negó tener o haber tenido una red de bots que se dedicaran a atacar a los periodistas y medios de comunicación que señalaban los errores o las malas decisiones de Obrador, muy al estilo Salinas, si no estás conmigo estás contra mí, solo que agregándole, “voy contra ti”.

 

Ahora pretende llevar a rango constitucional el formato revocación de mandato, para la mitad del sexenio, es decir para el 2021, pretendiendo aparecer en las boletas en la elección federal. Los “espantados” pegan el grito al cielo y señalan que es el principio de la dictadura disfrazada de democracia, donde su verdadero objetivo es promover la reelección, sin embargo, eso es uno más de los sueños guajiros del presidente Obrador, en realidad su sueño de ser presidente no era más grande que el hecho de ser el mejor presidente y de eso está muy lejos.

 

Más que pretender buscar una reelección están cayendo en la desesperación de que las cosas no les están funcionando, las torpezas de los personajes del gabinete son muy grandes y absurdas, como la forma en que han caído las calificaciones de PEMEX, los señalamientos internacionales cada vez son mayores, el tiempo de echarle la culpa a los ex presidentes se acaba, la economía ya empezó a crecer menos que como crecía con la mafia del poder, las incidencias violentas cada vez son mayores a las que habían en los sexenios de Calderón y Peña, su máxima representación en los gobiernos estatales Cuitláhuac García Jiménez, gobernador de Veracruz,  anda por los suelos en popularidad. Requieren planear cómo sostener el poder que actualmente tienen.

Fuera de López Obrador no cuentan con una figura representativa que los abandere en las elecciones del 2021, por eso necesitan tener a López Obrador en la boleta, pero ¿cómo piensan hacerle?, “vota en contra de la revocación del mandato de Obrador y por todos los candidatos de MORENA, ¿así o más patético? El punto no considerado si quieren promover la reelección, es que le abrirían las puertas al gobierno a Felipe Calderón, al final de cuentas Felipe Calderón sigue teniendo altos niveles de popularidad y gracias a las reservas internacionales acumuladas en su sexenio es que el país se sigue sosteniendo a pesar de las decisiones absurdas que ha tomado el presidente Obrador.

 

Si MORENA pretende reformar la constitución para permitir la reelección, como pasó con Fidel, hay un pequeño detalle natural que hay que tomar en cuenta, Castro inició como líder máximo de Cuba a los 33 años, contra los 65 que tiene Obrador y con regular salud, es más fácil que le abran el camino a Felipe Calderón que ya fue presidente y que ahora tiene 56 años, con la salud que goza Calderón, ¿cuántas veces se podría reelegir? Son tan absurdos que en la reforma pondrían que podrán participar en la elección todos los expresidentes posteriores al 2018.

 

Don Julio, hablemos de política.