viernes 24 de mayo de 2019 | 01:09
Columnas

Campañas negras: el desprestigio

@ruizjosejaime jue 14 mar 2019 10:52
Para López Obrador no es venganza.
Para López Obrador no es venganza.
Foto propiedad de: Internet

Hace casi un año El Financiero publicó: “La casa productora ‘La División’ se atribuyó la realización de la serie ‘Populismo en América Latina’, la cual lanzó una campaña publicitaria en autobuses de la Ciudad de México donde aparece Andrés Manuel López Obrador, candidato a la Presidencia por la coalición ‘Juntos Haremos Historia’.

“En los anuncios, además de López Obrador, aparecen el fallecido expresidente venezolano, Hugo Chávez, y el expresidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva.”

¿Qué respondió entonces Andrés Manuel?­­­­­­­­

“Salinas, el jefe de jefes, Claudio X. González, Roberto Hernández (...) Ellos están financiando toda esta guerra sucia y vamos a ir denunciando estos hechos. Tengo información de que hicieron un documental que les costó 100 millones de pesos.”

Quintero-Piña

Destaca Excélsior:

 

“A casi un año de la serie Populismo en América Latina, el Gobierno federal denunció que ésta fue una campaña negra en contra del ahora presidente, Andrés Manuel López Obrador, y tuvo ingresos provenientes de un bufete, posiblemente ‘fantasma’, ligado al desvío de recursos de la Sedesol y la Sedatu.

“El director de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), Santiago Nieto, explicó que la construcción de dicha serie televisiva fue ‘orquestada a partir de Jesús Quintero Íñiguez’, quien, de acuerdo con investigaciones, figura como accionista junto con sus cinco hermanos, de las empresas Grupo Tv Promo S.A. de C.V. y TV Promo S.A. de C.V.

 

­“Explicó que las dos firmas en las que se encontró que Quintero Íñiguez tiene relación fueron partícipes de llevar a cabo entre 2017 y 2018 una campaña en contra de López Obrador, quien buscaba competir en la elección presidencial.

“De acuerdo con las indagatorias de la UIF, entre abril y julio de 2017 Grupo Tv Promo S.A. de C.V. percibió ingresos por $47 millones 900 mil pesos provenientes del Bufete de Proyectos Información y Análisis S.A. de C.V., la cual tiene entre sus accionistas a Federico Berrueto Pruneda y Ariel Berrueto Pruneda, quienes están relacionados al PRI… Esta sociedad anónima también fue partícipe en la guerra sucia en contra del hoy presidente Andrés Manuel López Obrador, aseveró el funcionario.”

El propósito de Andrés Manuel

Para López Obrador no es venganza. Es ejemplo porque ilustra hacia adelante.

1.- “El propósito es dejar constancia de lo que que sucedió en la pasada eleción y, sobre todo, exponer con claridad de que con la nueva legislación que se está aprobando el hecho de que es delito grave el fraude electoral, ya implicados en estos casos una vez puesta en vigor la reforma constitucional y las leyes, ya los implicados tendrían que ir a la cárcel, cosa que no sucedía ni sucede porque no se cosideraba delitos graves estos hechos, los relacionados con el fraude electoral.”

 

2.- “Más que nada se acaba la guerra sucia, el financiamiento ilegal, la compra de votos, se termina el fraude electoral, esa es la decisión, es algo que queremos aportar como un logro de la Cuarta Transformación. En este sexenio quede establecida de verdad la democracia, el respeto a la voluntad de los ciudadanos, nunca más un fraude de los que se han padecido históricamente.”

Dos razones de AMLO

Dos razones para dar a conocer también la noticia. “Primero, porque está iniciando el funcionamiento de la fiscalía eleectoral, es dar a conocer que ya existe un fiscal electoral para atender todos los presuntos delitos”, José Agustín Ortiz Pincheti es el fiscal electoral.

Segundo: “Es también para hacerle un reconocimiento a Santiago Nieto que por hacer una denuncia en su tiempo fue cesado, es una reivindicación pública”.

Andrés Manuel considera que las sanciones podrían ser leves, “causan risa”. Lo importante es que ahora el fraude electoral sea un delito grave. En La silla del águila de Carlos Fuentes, no recuerdo bien, leí algo como: “No te voy a matar, te voy a desprestigiar”. El desprestigio público de Quintero Íñiguez y Federico Berrueto ahí está. ¿Es una noticia populista? No, es atacar lo chueco –parte relevante de la connivencia entre empresarios y políticos– del neoliberalismo: el fraude electoral.