viernes 24 de mayo de 2019 | 01:07
Columnas

Andrés Manuel, reitero, te urge un verdadero coordinador de gabinete. O cómo sacarle provecho a la grilla contra Ramírez y Yáñez

@maloguzmanvero jue 14 mar 2019 09:57
Alguien tiene que poner orden para que ya no vuelva un subsecretario, como Herrera, el de Hacienda, a decir lo que no debe para enseguida ser corregido por ya saben quién
Alguien tiene que poner orden para que ya no vuelva un subsecretario, como Herrera, el de Hacienda, a decir lo que no debe para enseguida ser corregido por ya saben quién
Foto propiedad de: internet


  “Hay un tiempo de echarse a pensar y un tiempo de arder y días de caer rendidos bajo techo.” Gustavo Pereira

¿Metidas de pata o falta de coordinación?

Primero fue Alfonso Romo, dando su palabra de que el NAICM se realizaría. Después, en plena guerra del huachicol, las cifras falsas sobre la importación de gasolina de EEUU que le dio Rocío Nahle al presidente, hoy ya desmentidas hasta por el propio gobierno americano. La última “metida de pata”, la del subse de Hacienda, Herrera en Londres, misma que Andrés Manuel ya se encargó de negar y desmentir.

En comunicación, si bien el presidente es un crack con sus conferencias mañaneras, el resto de su gabinete adolece y carece de un coordinador quien sepa y pueda frenar las metidas de pata que leemos a cada rato en memoranda interna, tweets desastrosos y oficios varios.

Coordinación de gabinete; más allá de lo económico

Alguien que coordine entre secretarios y subsecretarios, que no les permita irse por la libre, que tenga visión de estratega y de comunicador.

Es cierto, Andrés Manuel hasta este momento ha sido ese coordinador, pero no puede ser presidente y quien esté checando que los datos dados por su equipo sean los correctos o, como ha sucedido con Nahle y Herrera, les tenga que enmendar la plana de forma pública.

Le urge que tanto César Yáñez y Jesús Cuevas se conviertan en esa dupla de estrategas y puedan meter orden al equipo de la 4T. Es decir, que la grilla contra ambos, probablemente fuego amigo, sirva para reasignarles y añadirles funciones que por su cercanía con ya saben quién —pero si, y solo si saben jugar en equipo— pueden ejercer mejor que nadie.

Dirán que Jesús ya está a cargo de la comunicación, hasta cierto grado, pues los secretarios siguen decidiendo cuestiones del rubro sin consultar al coordinador. Mientras, Romo —coordinador de la Oficina de la Presidencia— está en otras responsabilidades. César Yáñez, por su parte, sigue en la banca y si hay alguien (probado) que sabe exigir la información real al equipo y no permitir pifias en la cadena interna, tanto de comunicación como de mando, es él.

 

Incendios 

Andrés Manuel no debe ser un bombero que apaga los fuegos creados por su gabinete. Tampoco maestro para estar corrigiendo delante de todo mundo; eso resta credibilidad y confianza al equipo.

Le urge tener ese coordinador que “sofoque” los posibles incendios aun antes de que inicien y exija a los secretarios exactitud en cifras, datos y acciones. De otra forma, cabezas comenzarán a rodar y ni el presidente de México ni el país requieren sumar más incertidumbre a un de por sí cargado ambiente.