viernes 22 de marzo de 2019 | 07:40
Columnas

La política, moral y pobreza según Andrés

@diaz_manuel mié 13 mar 2019 06:21
El presidente ha tenido que dar la cara más de una vez para hacer rectificaciones relacionadas con decisiones asumidas por sus colaboradores y aliados.
El presidente ha tenido que dar la cara más de una vez para hacer rectificaciones relacionadas con decisiones asumidas por sus colaboradores y aliados.
Foto propiedad de: Internet

 

“Aunque nos quedemos sin camisa y pasemos de la austeridad republicana a la pobreza franciscana, seguiremos entregando apoyos”     Andrés Manuel López Obrador 

 

 

 

 

Después de cumplir los primeros 100 días de gobierno y de conocer el informe que ofreció el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, se ha desatado un importante debate para tratar de entender el modelo político-económico que la actual administración está llevando y del alcance que tendrá para nuestro país.

Porque, para mantener el respaldo y la fuerza que hasta ahora tiene el presidente de la República, tendrá que definir con mayor precisión su propuesta y el modelo de gobierno que pretende, para así cumplir la palabra de Jesús planteada por Mateo (22-15-21) “al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”, que no es otra cosa que buscar en la democracia cristiana en su última acepción, que se cumplan las leyes civiles en el ámbito estatal y sin dejar a un lado la obediencia a la autoridad de Dios.

 Votos de Pobreza 

El presidente, aunque es un firme creyente cristiano, es capaz de mantener acuerdos con los católicos, por lo que toma los votos de pobreza y austeridad de la orden de los franciscanos, basada en el pensamiento de San Francisco de Asís. Con tal discurso, da paso al debate en torno a que si se trata de una democracia liberal con fundamentos juaristas o una democracia cristiana basada en la fe cristiana.

Entre ambas hay una gran diferencia, mientras en la democracia liberal los individuos buscan mayores libertades civiles, de expresión y de asociación, con la mínima interferencia por parte del Estado para contribuir al bienestar social; la democracia cristiana tiene su fundamento en la doctrina social de la iglesia, con la idea del Estado de bienestar o Estado social que se distingue por ser altamente conservadora.

La 4T, entre divisiones y rectificaciones 

En el debate acerca del nuevo modelo que propone AMLO, no se quedan al margen sus propios colaboradores que se van a un extremo para quedar bien con el presidente, o bien, el modo de vida que ostentan dista mucho al de la austeridad que propone López Obrador. Esto es importante, porque de no “jalar parejo” por mejor voluntad que tenga el presidente, los resultados serán catastróficos por el cúmulo de contradicciones que se presentan.

Ya el presidente ha tenido que dar la cara más de una vez para hacer rectificaciones relacionadas con decisiones asumidas por sus colaboradores y aliados.

 

Tal es el caso del diputado del PT Benjamín Robles Montoya, que pidió hacer una reforma para que el Banco de México utilice las reservas internacionales. Mientras que el secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, calificó como absurda la propuesta.

El secretario de Turismo, por su parte, hizo un promocional con las siglas de Morena. El presidente tuvo que ordenar que retiraran dicho spot.

Está también el debate sobre el aborto, en el cual AMLO se abstiene de opinar al decir que es "dueño de su silencio", lo que contrasta con las múltiples opiniones que se han vertido en el tema, tanto de quienes están a favor, como de quienes se mantienen en franca oposición.

Y hay más, como el evitar mandar la iniciativa de Ley para reformar Pemex, no militarizar la Guardia Nacional, el tema de las estancias infantiles, la rectificación en relación con el papel y el trabajo que realizan las calificadoras internacionales y así muchas más, de mayor o menor trascendencia.

Lo que es una realidad es que en medio de esta dualidad planteada por el presidente, entre el liberalismo juarista, de la austeridad republicana y el teológico de la pobreza franciscana, se presenta otro problema entre sus colaboradores:

 

No todos son austeros 

No es posible saber si sus colaboradores realmente estén de acuerdo en asumir la posición teológica planteada por AMLO, cuando al menos tres secretarios de Estado tienen grandes riquezas y muchas propiedades en México y en el extranjero y cuando otro, antes de tomar posesión, vivió en durante seis años en París y en diversas ciudades de Estados Unidos como un magnate.

Finalmente, en su informe de los 100 días, el presidente definió como su modelo el acabar con la corrupción y la impunidad para así liberar los fondos para el desarrollo, y afirmó de manera categórica que hará de México una potencia económica con dimensión social, “se puede obtener más desarrollo, bienestar y se adquiere mayor autoridad política y moral", dijo

 Sin embargo, no queda muy claro ante qué nos encontramos ¿primero los pobres o primero empobrecer a México, pero eso sí, con buenos valores cristianos?