domingo 26 de mayo de 2019 | 01:17
Columnas

En Contexto. Los fracasos del brexit y México

@lusacevedop mié 13 mar 2019 07:06
Lo que viene no es fácil para la Gran Bretaña
Lo que viene no es fácil para la Gran Bretaña
Foto propiedad de: Internet

Aunque para muchos parezca lejano y sin repercusiones inmediatas para México, la segunda derrota parlamentaria de la primera ministra Theresa May en su empeño por lograr que la Gran Bretaña se retire dignamente de la Unión Europea (UE), marcará un cambio radical para la globalización con repercusiones en materia económica y política principalmente.

Por demás está decir que en Londres no hay más camino que el de la crisis y, muy probablemente, una serie de renuncias.

Este miércoles habrá otra votación sobre el brexit (de Britain y exit, en inglés) y lejos de encontrar un acuerdo de salida en los términos convenidos con los 27 países de la UE, al Reino Unido se le abren nuevos frentes porque el gobierno se topa no solo con el fracaso político sino con un inminente proceso de recesión económica.

Y ante la probabilidad que se opte por una salida diferente a la negociada, podrían reanudarse los conflictos con Irlanda del Norte porque quedaría excluida de todo tipo de acuerdos con los europeos ya que se tendría que establecer una aduana física, lo que significaría imponer medidas arancelarias para la importación de alimentos o las operaciones financieras.

Esto, para Londres, podría significar echar por tierra el famoso acuerdo del Viernes Santo que desde 2019 cerró el paso al conflicto que enfrentó durante décadas a grupos y familias protestantes unionistas-probritánicos con católicos republicanos, que arrojó un saldo de 3 mil 500 muertos y 47 mil heridos, pero que no ha logrado desterrar la desconfianza.

Lo que viene no es fácil para la Gran Bretaña porque, de no lograrse un acuerdo parlamentario para el 29 de marzo, el gobierno de Theresa May deberá enfrentarse al fracaso personal y de su partido por la salida de la UE sin el acuerdo de respetar el mercado interno británico y el desarrollo de una política comercial independiente para que pueda mantenerse entre las cinco economías más fuertes.

Pero, sobre todo están los problemas políticos y sociales con Irlanda del Norte y con los mismos británicos.

Frente al exterior el panorama es oscuro porque el intercambio comercial del Reino Unidos directamente con los países latinoamericanos es marginal, según indica la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y señala que Brasil y México agrupan más de la mitad del comercio, aunque del total 1.5 por ciento se hace con los brasileños y 0.5 por ciento con los mexicanos.

La inversión británica en México, aunque importante, se centra en el sector financiero y aunque se suscribieron proyectos en materia de energía, con el cambio de gobierno fueron suspendidos.

En enero de este año, la embajadora británica Corin Robertson anunció capitalizar con 5 mil millones de pesos durante los próximos 4 años diversos programas para promover el desarrollo socioeconómico, combatir la corrupción y reducir tanto la pobreza como la desigualdad en México.

Cualquier proyecto, es claro, dependerá de lo que suceda con el brexit en los próximos días. Pero también de la certidumbre que se pueda desarrollar en nuestro país en los próximos meses y años.

@lusacevedop