miércoles 20 de marzo de 2019 | 10:29
Columnas

Percepciones. Olvido

@ftijerin mar 19 feb 2019 09:24
Maleantes entraron a un casino, derramaron gasolina y le prendieron fuego calcinando a poco más de medio centenar de clientes. Quejas, lamentos, visitas presidenciales, promesas… y seguimos exactamente igual.
Maleantes entraron a un casino, derramaron gasolina y le prendieron fuego calcinando a poco más de medio centenar de clientes. Quejas, lamentos, visitas presidenciales, promesas… y seguimos exactamente igual.
Foto propiedad de: Internet

 “A falta de perdón, deja venir el olvido”Alfred de Musset

 

Así somos y no aprendemos.

A pesar de tantos y tantos ejemplos de situaciones que en su momento nos escandalizan y por las que los opinadores de siempre se desgarran vestiduras y exigen respuestas, al final la apuesta del tiempo y el olvido funcionan a la perfección en la sociedad de nuestro tiempo.

Un chamaco cargó en su mochila una arma de fuego y con ella hirió a compañeros y mató a una de sus maestras en una secundaria de Monterrey.

En aquel momento la locura, el caos, los señalamientos y acusaciones, las culpas repartidas… hoy nadie lo recuerda.

Maleantes entraron a un casino, derramaron gasolina y le prendieron fuego calcinando a poco más de medio centenar de clientes. Quejas, lamentos, visitas presidenciales, promesas… y seguimos exactamente igual.

Por eso me dio gusto leer la propuesta de la diputada panista del Congreso de Nuevo León de legislar sobre las casas de reposo y asilos, para normar y con ello hacer que los viejecitos vivan en condiciones de seguridad y con reglas claras, evitando lo ocurrido hace un año cuando en un incendio dos mujeres de la tercera edad perdieron la vida.

Parece extraño, pero cuando más memoria deberíamos tener ya que contamos con una amplia gama de herramientas, resulta que la modernidad, las prisas y los nuevos temas de la agenda nos hacen dejar atrás cualquier recuerdo, por doloroso que sea.

Propuestas como la de la diputada Itzel bien valen la pena y no como otro puñado de tonterías sin sentido que un día si y otro también algunos de sus compañeros nos entregan.

¡Vamos trabajando con más memoria y menos olvido!