sábado 23 de marzo de 2019 | 05:32
Columnas

Islas Marías, la reinserción social tan importante o más que el medio ambiente

@ManuelGaleazziR mar 19 feb 2019 13:13
 El cierre de Islas Marías y el traslado de su población a otros centros penitenciarios, representa un retroceso
El cierre de Islas Marías y el traslado de su población a otros centros penitenciarios, representa un retroceso
Foto propiedad de: Internet

Con relación al decreto de Andrés Manuel López Obrador respecto al cierre del Complejo Penitenciario de Islas Marías, para su conversión en un centro cultural y reserva natural, la postura de Reinserta es la siguiente:

A nivel mundial, los centros de reinserción social considerados como los más eficaces, son aquellos que promueven la vida en comunidad; las tendencias más innovadoras se enfocan en prisiones sin rejas, buenos tratos, trabajo y reforzamiento de la vida familiar y social.

En este sentido, se considera que el Complejo Penitenciario de Islas Marías, representaba un área de oportunidad para el sistema penitenciario mexicano y la construcción de una política de reinserción social de vanguardia; en los últimos años la inversión en materia de infraestructura en dicho complejo penitenciario no fue de poca consideración y lo óptimo hubiera sido la creación de un modelo de reinserción de vida en comunidad y respeto a derechos humanos, en el que se promoviera el trabajo y la práctica de reglas sociales de sana convivencia.

Por lo anterior, el cierre de Islas Marías y el traslado de su población a otros centros penitenciarios, representa un retroceso en el que se incentiva la concepción de espacios de reinserción en los que el castigo, la idea del encierro como venganza social y la vulneración de derechos humanos predominen.

Así, no escapa de la vista de nadie que el sistema penitenciario mexicano se ha mantenido en un estado de profunda crisis; pues mientras que en los centros estatales predomina la corrupción, la violencia, el hacinamiento y los regímenes fácticos de poder; en los centros federales existe un vacío en programas de reinserción que los convierte en meros espacios de contención.

Por otra parte, desde el punto de vista de REINSERTA se hace absolutamente necesaria la creación de estrategias en los siguientes aspectos:

*Para la reubicación de personas privadas de la libertad en el país, debe haber coordinación entre autoridades estatales y federales para garantizar la existencia de condiciones óptimas de manejo de los centros penitenciarios a su cargo y la erradicación del hacinamiento.

*Creación de programas y políticas públicas de apoyo y seguimiento institucional para garantizar el adecuado retorno a la libertad de las 200 personas del Complejo Penitenciario de Islas Marías que la recuperarán; así como transparencia en los mecanismos legales mediante los cuales se supone que dichas personas cumplen lo establecido en la ley para ser puestas en libertad.

*Reubicación no únicamente de las personas privadas de la libertad en el Complejo Penitenciario, sino de las familias que con ellos viven, para disminuir el impacto negativo de la separación familiar.

“… enseñarle a vivir en libertad a alguien privado de libertad es como enseñarle a jugar fútbol a alguien adentro de un ascensor…” (Zaffaroni).