domingo 26 de mayo de 2019 | 01:18
Columnas

El titular de la CRE es transa (con s de sal), no tranza (con z de banda criminal) y andaba “tronchado de risa!

@FedericoArreola mar 19 feb 2019 10:14
El problema de formarse como economista o financiero en universidades privadas (es mi caso: vale, pues, esta reflexión como autocrítica) es que aprende uno en las aulas cualquier tontería, excepto a escribir correctamente
El problema de formarse como economista o financiero en universidades privadas (es mi caso: vale, pues, esta reflexión como autocrítica) es que aprende uno en las aulas cualquier tontería, excepto a escribir correctamente
Foto propiedad de: internet


Dije en Twitter que el presidente de la Comisión Reguladora de Energía fue exhibido no como tecnócrata —que sí lo es—, sino como transa, y que por lo mismo debe renunciar a su cargo.

Algunas personas que lo aprecian lo defendieron en la red social y me cuestionaron. Respeto los argumentos de todos.

Ahora bien, me deprimió que tres tuiteros evidentemente tecnócratas (del Tec de Monterrey o del ITAM de la Ciudad de México, para el caso es lo mismo), descalificaron mi tuit por una supuesta falta de ortografía.

El problema de formarse como economista o financiero en universidades privadas (es mi caso: vale, pues, esta reflexión como autocrítica) es que aprende uno en las aulas cualquier tontería, excepto a escribir correctamente.

Expresé que Guillermo García Alcocer es transa, y en efecto lo es, con s de sal, no con z de organización narcotraficante del noreste de México.

El Diccionario de la lengua española no deja lugar a dudas:

Así que estuvo bien dicho: García Alcocer, de la CRE, es transa por tramposo, no tranza porque ande tronchando algo…

Pero, un momento, bien entendida la expresión, quizá sí aplique lo de "tranzar", ya que uno de sus significados es “tronchar”.

Y “tronchar”, como todo el mundo sabe, quiere decir “truncar, impedir que se realice algo”. Está claro que la CRE solo ha servido para impedir el sano desarrollo de la industria petrolera en México. Inclusive ha entorpecido la construcción de ductos a empresas constructoras, como la de Carlos Slim.

Por lo demás, “tronchar” tiene que ver con “troncharse de risa”. Este es un eufemismo de “cagarse de risa”, y es así como estaba todo un grupo de tecnócratas: risa y risa haciendo negocios de todo tipo con el petróleo y el gas.

Se les acabó el negocito.