miércoles 20 de marzo de 2019 | 10:29
Columnas

Los bizarros contra AMLO; el origen de la palabra al que no llegó don @rivapa en su columna dos veces publicada

@FedericoArreola lun 18 feb 2019 05:39
"No hay dudas sobre el origen italiano de la palabra: viene del término bizarro ‘iracundo’, ‘furioso’, ‘fogoso’, que a su vez deriva de bizza ‘ira instantánea’, ‘rabierta’, término este ya de origen incierto”. O sea, puras rabietas contra AMLO porque algunos consultores de imagen ya no hacen negocio con el gobierno
Foto propiedad de: internet


Ray, experto en el significado de las palabras

En su columna “El mundo bizarro de Andrés Manuel”, el conocido periodista Raymundo Riva Palacio, de El Financiero, da una lección de cultura general al expresar que:

1.- “La palabra bizarro tiene dos acepciones”.

2.- “Una que proviene de su origen francés, usada también en inglés, que se refiere a una persona extraña, peculiar o extravagante”.

3.- “Otra en español, donde suele confundirse el término, que es positivo y quiere decir valiente”.

4.- “En el caso del presidente Andrés Manuel López Obrador, los dos sentidos de la palabra se ajustan perfectamente”.

Es tan bizarra —a la francesa, esto es, tan extraña— la columna de Raymundo que El Financiero la ha publicado dos veces.

El origen italiano de “bizarro”

Se le escapó a @rivapa un hecho, que se explica muy bien en Etimologias.dechile.net

“El origen del español bizarro lo ha estudiado Corominas en su Diccionario Crítico Etimológico Castellano e Hispánico en un artículo muy bien documentado con gran profusión de datos históricos y lingüísticos y que no deja lugar a dudas sobre su origen italiano: viene del término bizarro ‘iracundo’, ‘furioso’, ‘fogoso’, que a su vez deriva de bizza ‘ira instantánea’, ‘rabierta’, término este ya de origen incierto”.

Lo bizarro de atacar a Pemex solo por buscar salir del abismo

¿Cuál es el mundo bizarro del presidente Andrés Manuel López Obrador, según Raymundo Riva Palacio?

Respuesta: El que busca hacer de Pemex —empresa en ruinas— una empresa diferente, priductiuva, eficiente, sin corrupción. Según @rivapa ello llevará a la más grande compañía de México al desastre. No lo creo. Pienso que cambiar lo que no funciona, como es el caso, siempre es positivo.

La ira contra el presidente de México

Hay enojo con Andrés Manuel, sin duda, pero no porque se haya demostrado que esté haciendo mal las cosas. Habrá que esperar para juzgar si, por ejemplo, el nuevo Pemex da mejor resultados o no.

El enojo contra AMLO por los cambios en el sector energético —y por muchas cosas que están modificándose en la administración pública de nuestro país—, para decirlo con toda claridad no obedece a ningún tipo de racionalidad honesta, por así llamarla.

Creo que las rabietas contra el presidente de México las están promoviendo algunos expertos en campañas de imagen blancas o negras —lo que pida quien les contrate— que han perdido a su principal cliente: el gobierno federal.

El diario Reforma lo expresa hoy lunes con absoluta frialdad en su columna política más importante, Templo Mayor:

“Cuentan que las grandes agencias de consultoría en imagen y comunicación —esas mismas que se están imaginando— andan muy preocupadas, pues en el nuevo gobierno tienen las puertas cerradas. Al parecer hay funcionarios morenistas que les achacan haber orquestado las campañas negras de la oposición; y que tampoco les perdonan haber trabajado con figuras muuuy identificadas con el viejo régimen. ¿Será?”.

Furiosos contra Andrés Manuel

Los bizarros a la italiana, esto es, los furiosos con Andrés Manuel, los que distribuyen a periodistas de todos los medios análisis, datos y simples chismes sobre la crisis que vienen son esos iracundos personajes que hacían dinero trabajando para el gobierno como “asesores” y que ahora simple y sencillamente contabilizan perdidas porque se les murió la gallina de los huevos de oro de sus buenas relaciones —muchas veces de complicidad— con quienes mandaban en el sector público. Ellos, los consultores que, dice Reforma, son los mismos que ustedes se están imaginando, andan bizarramente, esto es, encabronadamente sembrando veneno por aquí y por allá. Lo peor, sobran comentócratas que les siguen el juego —@rivapa, siempre de criterio independiente por equivocado que pueda estar, como lo está en su análisis de Pemex, no es uno de tales opinares que se dejen manipular.