miércoles 20 de marzo de 2019 | 10:21
Columnas

Las Islas Marías: ¿algún mensaje oculto de AMLO?

@rickypedraza lun 18 feb 2019 11:53
El centro penitenciario de las Islas Marías es una de las prisiones más antiguas de México.
El centro penitenciario de las Islas Marías es una de las prisiones más antiguas de México.
Foto propiedad de: Internet

 

 

La frase “abrazos, no balazos” la escuchamos la primera vez en uno de los debates presidenciales del 2018. Tal parece que el presidente está cumpliendo la promesa de campaña de borrón y cuenta nueva tomando a las Islas Marías como ejemplo.

 

Las Islas Marías

El centro penitenciario de las Islas Marías es una de las prisiones más antiguas de México. Establecida como prisión desde 1905 por el presidente Porfirio Díaz, este centro penitenciario fue legendario en sus primeros años de existencia.

 

El reclusorio fue conocido como un centro de castigo por muchos años, tanto que Pedro Infante protagonizó una película que habla sobre estas islas y cómo era la vida allá. Durante muchos años, los criminales tenían como el peor castigo ir a las islas que representaban un gran castigo por las labores que tenían que hacer los presos y por el inminente aislamiento que representaba vivir en una isla lejana.

 

Las Marías no son Alcatraz

Algunos llaman a las Islas Marías, el Alcatraz mexicano, con mucha falsedad. El extinto centro penitenciario de Alcatraz está a solo 2 kilómetros de la costa de San Francisco, las Islas Marías a más de 102 kilómetros de la costa. La existencia de las Islas Marías como centro penitenciario es más longeva que la de Alcatraz. Alcatraz fue una prisión federal de 1934 a 1963, mientras las Islas Marías ha sido centro penitenciario desde 1905 hasta hoy que el presidente López Obrador ha determinado que ya no lo serán más.

 

Las Islas Marías hoy

El complejo penitenciario de las islas Marías es, a diferencia de años anteriores, un centro de rehabilitación/reinserción social donde los presos desarrollan habilidades de teatro, baile, música, carpintería entre muchas otras cosas. Ya no se tiene a los reos más peligrosos, se puede decir que las Islas Marías tienen a presos de baja peligrosidad a pesar de las ventajas que podría tener confinar a reos peligrosos a 120 kilómetros de las costas del país.

 

En el 2009, el gobierno de México desarrolló un sistema de prisión abierta para criminales con un perfil clínico similar donde vivían con sus familias en la isla mientras cumplían con su penitencia. El plan en ese entonces era tener un centro penal con un total de 5,000 reos, que junto a sus familias sumaran una población de 10,000 personas. Una muy buena idea para lograr una readaptación de los reos a un ambiente laboral y familiar.

 

Al final no se llevó a cabo y actualmente se tienen solo a 600 presos.

 

Mensaje de reivindicación

Cuanto se haga el cambio de centro penitenciario a un centro ambiental y cultural terminaría con una prisión de leyenda.

Doscientos de los seiscientos presos serán liberados al haber cumplido con su castigo administrativo, los restantes serán recolocados cerca de sus domicilios. Los trabajadores de este centro serán recolocados en otros penales.

 

Con este cierre acaba con uno de los símbolos del porfirismo y “libera” a las Islas para otras actividades. El presidente se muestra congruente con una de las promesas de campaña y lanza un mensaje de perdón, olvido y comprensión con los presos en la isla.

 

Los problemas

Es real que México tiene un sistema carcelario con sobrecupo, los casos de los motines en Nuevo León son un claro ejemplo de esto. El presidente López Obrador debe tener en mente que se tiene que desarrollar un sistema penal que tenga la capacidad de albergar a todos los que han cometido faltas. Además, tiene que buscar la manera de que estos centros sean realmente centros de readaptación y no nidos de criminales.

 

Desde hace más de un siglo, las Islas Marías parecían buena idea para tener a los criminales peligrosos. Ahora la visión ha cambiado, pero a diferencia de hace 100 años, los criminales son mas peligrosos. Esperemos que AMLO con su equipo, tengan un plan diseñado para lidiar con el problema de los centros penales del país.

 

Mientras tanto nos quedamos con el mensaje de liberación y paz que nos dejó el presidente , esperando que las Islas Marías sean como dijo en su conferencia mañanera “ Un espacio de reconciliación histórica y un sitio de esperanza para las siguientes generaciones”.