miércoles 20 de marzo de 2019 | 10:24
Columnas

Islas Marías, bienvenidas

@ruizjosejaime lun 18 feb 2019 13:31
Todo penal es infame. Nuestro querido Pepe Revueltas que pasó de nuestra Anáhuac,
Todo penal es infame. Nuestro querido Pepe Revueltas que pasó de nuestra Anáhuac,
Foto propiedad de: Internet

Penal infame, las ínsulas extrañas. No hay peor justicia que la penalidad, sea Alcatraz o las Islas Marías que, de devoción católica, trampas mediante, poco tenían. Los acertijos del presidente Andrés Manuel López Obrador son casi siempre aciertos. El país cambia, los símbolos también. Nuestros padres y abuelos aún recuerdan a Pedro Infante tan maduro en sus torpes dramatizaciones.

No hay cántico que no conlleve la extrañeza de ínsulas. No sólo las Marías. Para los nórdicos, Inglaterra fue incontinencia: obsesión. Sin Haití no habría independencia. Guantánamo, afrenta. Y literarios, Defoe, Wells y Golding. También ese portento de Stevenson. Hay más, Homero y las islas de Ulises. Tempestades que no admiten calibanes. Cada ínsula es extraña, cantada desde Antillas o Aleutianas.

Como Ramón López Velarde, y los antiguos, me celebro a la mitad del foro. Me agrada la decisión no presidencial sino personal de hacer de esas islas patrimonio, no penalización –esto va más allá de la investidura. Por hoy el reconocimiento. Al rato, mañana, de nuevo, la crítica. Chido, Andrés Manuel.

¿De qué escribo?

 

De la lectura de SDPnoticias:

 

“Serán liberados, conforme a la ley, 200 de los 600 presos que alberga la prisión de las Islas Marías, en tanto que los otros 400 serán reubicados en cárceles cercanas a sus domicilios.

“Así lo anunció el presidente Andrés Manuel López Obrador al precisar que dicho centro penitenciario será un centro de cultura y de arte, así como un conjunto de campamentos infantiles.

“En conferencia de prensa, en Palacio Nacional, el mandatario federal recordó la historia de ‘represión y tortura’ que representó las Islas Marías, donde estuvo preso el escritor y activista José Revueltas, y le inspiró para escribir ‘la gran novela’ Los muros de agua, la cual publicó en 1941.”

Todo penal es infame. Nuestro querido Pepe Revueltas que pasó de nuestra Anáhuac, Nuevo León, a las islas. La memoria también es infame, creo que Pepe repetía una frase de Goethe o de otro “ínsulo” extraño: “Gris es toda teoría, verde el árbol de oro de la vida”. Pues eso, dar vida.