miércoles 22 de mayo de 2019 | 12:48
Columnas

Sobre el Pemex de AMLO y sus calificaciones y cómo gobiernos anteriores le vieron a la cara a las calificadoras

@FedericoArreola dom 17 feb 2019 05:43
No hay razón técnica que justifique la grilla financiera contra Pemex, por supuesto que no
No hay razón técnica que justifique la grilla financiera contra Pemex, por supuesto que no
Foto propiedad de: Internet


(Un amigo que hace negocios globales importantes y que, desde luego, algo sabe de finanzas, me ha contado lo siguiente por WhatsApp):

Las calificadoras de riesgo evalúan la probabilidad de que una empresa incumpla el pago de sus deudas. Sobre todo, las nuevas que desea adquirir.

El cálculo de probabilidades se sustenta en algunos elementos bastante claros:

1.- Las ventas y el flujo de ingresos que genera la empresa. 

2.- Los costos y gastos y el flujo de egresos que le significan 

3.- Los márgenes de contribución y flujo neto que representan (el famoso EBITDA, que como leí una vez no es la mujer de Perón, sino otra cosa: earnings before interest, depretiation and amortization).

4.- Es decir, lo importante es medir ante todo la capacidad. 

Por ejemplo, una empresa que vende de contado y compra y gasta a crédito aunque tenga poco margen, es mejor pagadora que una que teniendo un margen enorme, vende a crédito y compra y gasta de contado.

En el caso de Pemex habría que incluir atenuantes (el gobierno federal es deudor solidario y siempre paga pues tiene recursos y solvencia para hacerlo); también hay agravantes: el mismo gobierno federal utiliza indiscriminadamente el flujo de Pemex. 

Ahora con AMLO hay algunas mejoras notables: se ahorran costos al evitar robos y se aumenta el flujo al disminuir las aportaciones al gobierno. 

Si todos las demás variables permanecen igual, estadísticamente las probabilidades de pago de Pemex, deberían subir. No hay modelo estadístico que pudiera dar un resultado adverso ente esta situación. 

¿Por qué baja? 

Yo creo que por tres razones, ninguna estrictamente técnica, sino política:

1.- Porque no han entendido cómo será el manejo del flujo entre Pemex y Hacienda. Ellos creen que la nueva administración cambiará las reglas del juego y no saben cómo. Esto es normal y pasajero.

2.- Porque ahora que se empieza a saber la realidad, deben reconocer con una calificación menor que la cagaron dando anteriormente una calificación alta. En realidad se dejaron engañar por la administración de EPN e inclusive por la de Calderón. Compraron una historia de éxito que no lo es.

3.- Porque los índices de cobertura no dan. Una empresa debe tener ya cobertura de 1.5/2 veces al dividir EBITDA/ gasto financiero y ahora que el gobierno dice la verdad —que Pemex pierde, le roban, está muy endeudada y demás— las calificadoras se cubren las nalgas. 

Esto pasará si se hacen las cosas bien : producir más y ganar dinero al vender petróleo y gasolinas.

Mientras tanto, ¿qué pasa con la deuda de Pemex? En el mercado secundario se venderá con algún descuento (no sucede todavía, según verifiqué el viernes) y si sale al mercado, seguramente le costará un poco más, unos 30/50 puntos base más. Pero con el costo del dinero tan bajo, es realmente irrelevante.

Lo que sí pasa, sobre todo en México, es que los adversarios del régimen usan esto como argumento de descalificación. Pobres, no les durará el gusto.