martes 26 de marzo de 2019 | 07:31
Columnas

Nace la verdadera oposición a AMLO en las “benditas redes sociales”

@maloguzmanvero dom 17 feb 2019 05:20
Hasta ahora López Obrador se ha merendado a todos en Twitter, Facebook, etcétera..., pero ya empieza a indigestar al Presidente ese platillo
Hasta ahora López Obrador se ha merendado a todos en Twitter, Facebook, etcétera..., pero ya empieza a indigestar al Presidente ese platillo
Foto propiedad de: Internet


“Finjamos que soy feliz,/ triste pensamiento, un rato;/ quizá prodréis persuadirme,/ aunque yo sé lo contrario.../ Todo el mundo es opiniones/ de pareceres tan varios,/ que lo que el uno que es negro/ el otro prueba que es blanco.../ Célebre su oposición/ ha sido por siglos tantos,/ sin que cuál acertó, esté/ hasta agora averiguado.../ Para todo se halla prueba/ y razón en qué fundarlo;/ y no hay razón para nada,/ de haber razón para tanto...” Sor Juana Inés de la Cruz


A falta de una sólida oposición partidista, y con el gobierno federal a todo lo que da contra órganos autónomos, ONGs, académicos, empresarios, prensa, etc. (quienes se sienten ofendidos, despreciados, insultados a diario), todo un abanico de actores de la vida político-social del país están haciendo de las redes sociales —y con cierto grado de éxito— su campo de batalla.

Tal vez porque hasta el momento es el único espacio que el mismo Andrés Manuel considera como “bendito” (finalmente, fue ahí donde él y sus seguidores han dominado), no lo ha querido (ni podido) controlar/centralizar.

Una amorfa oposición está colonizando las redes sociales poco a poco; en algunos casos, irónicamente, siguiendo el modelo implantado por Epigmenio Ibarra y Jesús Ramírez, los grandes estrategas de Morena en este campo. Lo que continúan haciendo a ultranza los AMLOVERS, lo hacen ahora los críticos, si bien (quiero pensar) con un poco más de sutileza.

Así, las redes —que han sido el bastión más importante de operación y comunicación de López Obrador— se pueden llegar a voltear ferozmente contra él.

La naciente “oposición”

La verdadera oposición no se encuentra localizada por el momento en otros partidos políticos. Quedaron maltrechos y sufren luchas intestinas, por lo que no se dan cuenta cuál es su papel.

Así, la única oposición real empieza a asomar y crecer en las redes sociales. No es aún robusta, pero tal vez la mejor muestra de que comienza a cobrar fuerza son las reacciones a esta del propio presidente y de muchos de los seguidores de AMLO. ¿Logrará apuntalarse desde las plataformas virtuales?

Requisitos

¿Cuáles son los requisitos mínimos para que esta naciente oposición se consolide?

√ Estratega. Contar con un estratega que sepa manejar las redes, como lo ha sido Epigmenio Ibarra. Ojo, él no buscó ser el líder del movimiento, pero sí fortalecer los temas, hacer y coordinar una gran red de seguidores, así como forjar el mensaje.

√ Mensaje. Si bien hay posibilidad de muchos, pues se pueden criticar diversos aspectos de la administración entrante, se debe buscar un eje que integre todas las posibles críticas al sistema. En el caso de la oposición pasada —hoy gobierno— lo llevaron (llevan) claro: la corrupción; el culpable de todo era el PRI y la única solución es Andrés Manuel.

√ Continuidad. El mensaje debe ser continuo, sin cansancio, retomado todos los días.

√ Unión de y en redes. Cierto, se requiere un líder, sin lugar a dudas, pero no necesariamente alguien que de forma unipersonal o por un corifeo se autoproclame. Lo que se requiere es conglomerar a todos los que no están de acuerdo con la gestión impulsada por el ejecutivo federal; construir una comunidad identificada e identificable.

√ Seguimiento de temas. Se puede perder en el maremágnum de temas. Se deben escoger pocos asuntos (sobre ellos los ejemplos) y demostrar cómo ese tema continúa en el tiempo o le dejaron de dar atención. Si el gobierno deja algo desatendido, retomarlo y no dejarlo ir.

√ Organización. La pauta, el mensaje debe ser claro y seguido por todos. Aunque sea de manera implícita, se requiere saber quién es el que coloca el mensaje y cómo los demás deben continuarlo, retuitearlo y también aportar al mismo.

√ Coordinación. Una vez que se fija el mensaje, las redes se sujetan al mismo y este se multiplica y propaga.

√ De lo virtual a lo real. Tal vez, lo más importante: el discurso, el mensaje no debe quedar en las redes, sino trascender a la realidad.

Ejemplo perfecto

√ Estratega: Epigmenio Ibarra

√ Mensaje: La terrible desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa. Produjo, a partir de la desgracia, una aparente culpabilidad absoluta del gobierno federal, al grado de sintetizar en un “hashtag” #FueElEstado el grito de todos quienes protestaban contra el gobierno de EPN.

√ Continuidad: todos los días Epigmenio hacía el pase de lista con el nombre de los 43 desaparecidos. Y pedía a los miembros de la comunidad que se unieran al mismo, replicando su mensaje. Parece fácil, pero no dejó un día de tuitear el mismo tema, de forma continua. Llama la atención que sigue haciendo lo mismo, pero ya cambió el hashtag, ahora es: #YoApoyoLa LuchaVsCorrupcion.

√ Unión en redes: Epigmenio logró que ciudadanos de todas las condiciones entendieran el daño que le hacía la corrupción a México. Podían tener diferencias, pero todos sabían que solo unidos podían sacar a un grupo que hizo de la corrupción su política pública (Jorge Volpi dixit). No solo eso, hoy en día existe un movimiento que pide seguir a ciertas personas, RT ciertos mensajes con hashtag y, en base a ello, conseguir seguidores y crecer la rede de AMLOVERS.

√ Seguimiento de temas: La tragedia de Ayotzinapa no fue olvidada porque se demostró que el gobierno trataba de olvidarla y nunca encontró una solución creíble a la misma.

√ Organización: Las redes de AMLOVERS saben a quienes seguir. Sea el tema de Ayotzinapa, ahora apoyar a Andrés Manuel  (#EsUnHonorEstarConObrador) y no dejar de fustigar a quienes lastimaron o son adversos al régimen (#FarsantesDeLaMx).

√ Coordinación: Los seguidores de AMLO no sufren de egocentrismo y entienden que solo en la unión de miles en la repetición, en el apoyo y en el ataque, de forma ordenada, logran sus objetivos. Se coordinan para que el mensaje permee de forma inequívoca en todos los frentes, redes y formas.

√ De lo virtual a lo real: El monumento a los 43 estudiantes en el Paseo de la Reforma en México es una muestra de ello. No fue gracias a las autoridades; se logró con el apoyo de muchas personas que ni siquiera saben en qué ayudaros. ¿O ya de olvidaron las marchas mensuales que en la CDMX tuvimos que soportar?

 

¿Falta algo? Qué hacer y qué no hacer

Falta un líder carismático y simpático como AMLO, pero no es momento de buscarlo. Habrá algunos que estén creciendo en esas redes. Se perfilarán poco a poco, pero por ahora lo importante, lo que no se puede desperdiciar ni ningunear, es la necesidad de continuar construyendo una posible oposición responsable que marque de manera ordenada la agenda de los errores de la antigua oposición —hoy gobierno— sin perderse en la “sorpresa” de cada mañanera.

Entender que hay un tema central y sobre ese construir con los ejemplos que proliferan a diario. Mantener de forma continua y sin desfallecer el señalamiento del error.

Lo que no se debe hacer (y eso va también para múltiples AMLOVERS):

√ Descalificar sin argumentos, utilizar palabras soeces para dirigirse al adversario o meterse con su familia. Diría Beatriz G-M #AsíNO, #ConLosNiñosNo. Estar de acuerdo o en desacuerdo con el antagonista, no da derecho a actitudes y vilezas en el comportamiento.

√ Defender lo indefendible. Parte del triunfo de AMLO fue el batidillo logrado por gobiernos pasados.

√ Suponer que las redes de AMLOVERS se quedarán estáticas. Siguen evolucionando, creciendo y siendo el mejor medio de comunicación del régimen.

La naciente oposición es eso, apenas un germen que se debe propagar y cuidar. Tal vez su mejor alimento sean el basamento del actual gobierno y sus muchos errores (como lo fue en la oposición pasada). Su mejor maestro/ejemplo: el trabajo logrado por la oposición pasada. Más no el único. La fuerza y contundencia de la oposición se deberá centrar en lograr esa cooperación, coordinación y estrategia, como en su momento lo logró la oposición que hoy es gobierno.

Posdata: el #YoSoy132

Puse como ejemplo la tragedia de los estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos/asesinados porque es un caso reciente. Pero, en realidad, el modelo a estudiar a fondo de activismo en redes sociales —de Morena, sí, antes de que este movimiento fuera partido político— se dio en 2012 con el ya olvidado #YoSoy132.

Epigmenio Ibarra participó en ese proyecto, pero también muchas otras personas, como el actual coordinador de Comunicación Social de AMLO, Jesús Ramírez, que desde entonces lleva las redes del actual presidente de México.

Hubo en 2012 un diseño perfectamente planeado de campaña política para llevar la protesta juvenil a la realidad, primero a la Ibero —cómo no recordar aquella vez en que Peña Nieto acosado por universitarios se escondió en los baños de esa universidad—, protesta que posteriormente llegó a las calles y aun a las grandes empresas mediáticas que no tuvieron más opción que dar espacios relevantes a los rebeldes.

EPN y su equipo de redes, encabezado por Alejandra Lagunes, se vieron totalmente rebasados por el #YoSoy132. Presupuesto les sobraba y lo invirtieron todo, pero fueron arrasados por el empuje de una protesta que inició en las redes, llegó a las calles y de estas volvió al mundo virtual absolutamente reforzada.

Tiempo después, cuando el entonces procurador Jesús Murillo Karam dijo bromeando en una conferencia de prensa sobre la crisis de Ayotzinapa que ya estaba cansado, las redes de Morena lo destruyeron y, con él, acabaron con el gobierno de Peña Nieto y desde luego también con el PRI, partido que solo renacerá de sus cenizas si es capaz en el futuro cercano de generar algún tipo de entusiasmo en Twitter, Facebook, Instagram, WhatsApp más las redes que se acumulen. ¿Hay alguien en el viejo PRI con la juventud y el arrastre que se necesita para una hazaña de ese tipo? 

¿Y el PAN? Sus únicas figuras que generan comentarios en redes —no siempre positivos: de hecho, normalmente negativos, pero algo es algo—, Felipe Calderón y Javier Lozano, ya no militan en el panismo. ¿Tienen ellos lo que se necesita para retar a Morena y a AMLO? Se verá, pero por lo pronto no lo han demostrado.