sábado 23 de marzo de 2019 | 05:27
Columnas

La ignorancia y los engaños son corrupción

@maloguzmanvero vie 15 feb 2019 09:47
Es que no se debe borrar de un plumazo las cosas que han sido correctas y han funcionado en administraciones anteriores.
Es que no se debe borrar de un plumazo las cosas que han sido correctas y han funcionado en administraciones anteriores.
Foto propiedad de: Internet


Botellita de jerez, todo lo que me digas, será al revés… Juego infantil

Amlopardismo, un mundo al revés

Ya sea por necesidad, porque no podía ser de otra manera o porque sigue en campaña, AMLO ha cambiado de opinión en algunos temas como es el de mantener al ejército en las calles. Paso del “abrazos no balazos” al “no balazos; reforzado, el ejército viene al paso”.

Las cuestiones políticas y económicas las dejaremos de lado. Lo que llama la atención es su insistencia en pedir amor y paz, perdón para todos, pero mentir y denostar a quienes no piensan como él. Azuza todos los días con adjetivos descalificativos a todos aquellos quienes osan mostrar errores cometidos por su equipo.

El presidente miente

Lo dijo en el Senado, y con suficientes bases, Alejandro Madrazo, académico del CIDE.

Y es que no se debe borrar de un plumazo las cosas que han sido correctas y han funcionado en administraciones anteriores. 

Las guarderías, que las manejan en la mayor parte de los casos, las mismas vecinas, programa premiado por la ONU y que tiene menos de 3% de observaciones de irregularidades. Que se cierren aquellas donde se encontraron malversaciones.

O aquello de decir que la Policía Federal no funciona, y achacarles la muerte de más de 230 mil personas. Sabemos que los elementos de la misma no eran los altos mandos, sino individuos que decidieron estar en la línea más peligrosa para defender a nuestra patria. Diría AMLO, son “pueblo bueno”; ¿entonces por qué denostar a toda la organización?

Miente cada vez que dice tener “otras cifras” y nunca mostrarlas. 

Miente al decir que los expertos y las organizaciones de la sociedad civil, “basta de la simulación, de estar nada más haciendo análisis de la realidad sin transformarla. Puro experto, puro diagnóstico, estudios, contratación de asesores, pero no se hace nada por cambiar las cosas”. Cuando que las organizaciones de la sociedad civil han logrado cambios importantes como la Ley 3de3 y, sí, también dejarle a él la posibilidad de que el fiscal no fuera nombrado por EPN…

La descalificación a ultranza

No le haría mal a López Obrador aceptar que su equipo muchas veces hace las cosas de forma muy poco eficiente; como cuando le dieron alteradas las cifras importación de combustible.

O cuando Reforma informó de la declaración incompleta de Olga Sánchez Cordero. AMLO culpó al diario “fifí”, cuando resultó que en realidad la Secretaría de la Función Pública era quien no había publicado la declaración incompleta. Por insidia o por inquina, pero culpó a otros.

Con el despido de Edith Arrieta Meza, licenciada en diseño de modas, quien ocupó la subdirección de la Comisión Intersecretarial de Bioseguridad y Organismos Genéticamente Modificados (CIBIOGEM) del CONACYT. En lugar de aceptar que sí, fue un error que estuviera ahí, culpó a que existe una “mafia de la Ciencia”. El que estuviera la Lic. Arrieta en el CONACYT tampoco era una cuestión de “exquisiteces”. La moda vende y tiene un margen importante de ganancia, el problema es que estaba en una plaza de la cual se requieren otros conocimientos.

También que en el Fondo sectorial CONACYT-Secretaría de Energía esté María Chávez García, quien nunca tuvo un puesto de administración de recursos (sí fue diputada de Morena y vendedora de lencería) ahora es la secretaria administrativa de dicha comisión. O el que como directora adjunta de investigación científica pusieron a una doctora (hasta ahí genial), pero en estudios de “boleros y educación sentimental”. Casi como poner a un químico (sin conocimientos de música), conduciendo la Orquesta Filarmónica…

Eso sin olvidar el bochorno doble de cultura. Primero por confundir el 5 de febrero (Constitución) con el 5 de mayo (Batalla de Puebla) y luego negarlo, para al final tener que aceptar error y mentira. O de SEDENA con su error histórico de los “12 días” de gobierno de Madero.

Todos esos errores, que son del equipo de AMLO, en lugar de ser señalados por él, han sido por momento defendidos, aunque los aspirantes no tengan los conocimientos o experiencia requeridos. Lo hizo con un aspirante a ser consejero de la CRE (Comisión Reguladora de Energía) quien estuvo antes en su ayudantía personal… ese es el mérito.

Será bueno saber qué opina de uno de los suspirantes que hizo gala de su ignorancia. Vamos, ni siquiera se preparó para las preguntas; tampoco pudo copiar (Esteban Moctezuma dixit) , pues nadie sabía la respuesta…

Seguramente, que Armando Guadiana sea presidente de la comisión de energía del Senado de la República, siendo dueño de concesiones mineras en Coahuila, Zacatecas equivalentes a un tercio del territorio de la Ciudad de México y quien va a vender el carbón a la CFE, no es un conflicto de interés. Se supone que en la 4T eso no iba a ocurrir, pero ahora el conflicto de interés es por partida triple. Le venderá al gobierno carbón (la energía más contaminante), es senador por Morena y es presidente de la comisión de energía…

Discriminar a unos y otros 

Discriminar por el color de piel, sea cual sea el tono es incorrecto. Como lo es también hacerlo en función de su altos conocimientos o cualidades.

Erróneo que el presidente fulmine con epítetos como: mafia científica, fifís, exquisiteces, etc. simplemente porque no está de acuerdo con ellos.

Cierto, si el dinero fue mal habido, que lo devuelvan (con juicios y pruebas, no con perdones unipersonales). Pero si el dinero fue ganado con base en el mérito, el trabajo y el esfuerzo, eso debiera ser lo que habrían de buscar más personas: generar empleos y riqueza.

Andrés Manuel dIscrimina cuando manda candidatos que no cumplen los mínimos de conocimientos, más allá de las ideologías.

Su equipo desdeña la transparencia cuando no se dan las licitaciones y discrimina a empresas mexicanas, privilegiando comprar las pipas en Estados Unidos.

Discrimina a quienes teniendo el conocimiento (no solo estudios), no son tomados en cuenta y ponen a personas sin los requerimientos para desarrollar ciertas funciones.

La incapacidad también es corrupción

Como dijo Xóchitl Gálvez, “la incapacidad también es corrupción”, y al permitir que personas sin los conocimientos mínimos ocupen ciertos puestos, abre la puerta a la corrupción.

Al soslayar la compra de las pipas, sin licitación, es una rendija por donde puede filtrarse la corrupción.

Al usar adjetivos descalificativos incita a que el resentimiento y la perplejidad siga creciendo en nuestra patria.

La corrupción se da también por ser ineficiente e ignorante en el trabajo. Sea momento de que el presidente López Obrador exija a su equipo ser eficientes y respetuosos, de lo contrario, que se vayan.