miércoles 22 de mayo de 2019 | 12:59
Columnas

Con Valor y Con Verdad. Chapulineo fifí

@GustavoRenteria vie 15 feb 2019 08:02
Manuel Bartlett Díaz
Manuel Bartlett Díaz
Foto propiedad de: Internet

 

Ninguno de los mencionados por Manuel Bartlett Díaz, director general de la Comisión Federal de Electricidad, incumplió la normatividad vigente. No son violadores de la ley, por aquello de respetar un año para poderse fichar en una empresa privada, del mismo sector, después de dejar el cargo en el Gobierno Federal.

 

Tanto José María Cordoba Montoya, Jesús Reyes Heroles González, Carlos Ruiz Sacristán, Luis Téllez Kuenzler, Alfredo Elías Ayub, Felipe Calderón, Georgina Kessel, Jordy Herrera, Alejandro Flemming como Pedro Aspe Armella no podrán ser acusados de pisotear la limitante. Eso sí, su delito es chapulineo fifí.

 

Con la llegada de López Obrador a Palacio Nacional se modificó el Código Penal, pero irónicamente los señalados por el ex secretario de Gobernación no serán denunciados ante la Fiscalía General de la Nación, y por ende no se abrirán carpetas de investigación, ni habrá detenidos, ni mucho menos juzgados en el Poder Judicial. La reparación del daño, es decir que nos regresen el dinero que le arrancaron al sector energético, ni hablar.

De lo que se trató es de prender el ventilador para repartir estiércol, que ya está bien untado en los rostros de los ex secretarios de Energía, y ex directores de Pemex.

De los que se trató es de señalar a tricolores y azules de traficantes de influencias y traidores a la patria, porque se llevaron información confidencial, el “know how” para abultar las cuentas de grandes corporativos.

Obviamente se defendieron a través de misivas, y mensajes en redes sociales los tramposos, según la 4T, y pero para que se les quite, la Ley de Austeridad Republicana -próxima a aprobarse por el ejército moreno- pedirá 10 largos años de prohibición para ficharse en la IP, después de dejar el gobierno.

 

Sí, una década de sequía.

Si alguna vez pensó convertirse en servidor público, piénselo varias veces, porque con estos sueldos y con estas restricciones, sólo conviene meterse de político cuando uno tenga 78 años, para así terminar tu vida productiva, junto con tu labor gubernamental.

 

Ya lo sabe, el chapulineo fifí se acabará en México.

 

*Periodista, editor y radiodifusor

@GustavoRenteria

www.GustavoRenteria.mx