domingo 19 de mayo de 2019 | 08:44
Columnas

¿AMLO contra la CRE? ¿Conflicto de intereses?

@diaz_manuel vie 15 feb 2019 15:45
¿Por qué no dijo esto el lunes pasado cuando acusó por nombre y apellido a quienes supuestamente han desfalcado a la nación? ¿Revancha? ¿Enojo? O peor aún ¿represión y autoritarismo?
¿Por qué no dijo esto el lunes pasado cuando acusó por nombre y apellido a quienes supuestamente han desfalcado a la nación? ¿Revancha? ¿Enojo? O peor aún ¿represión y autoritarismo?
Foto propiedad de: Internet

 

¿Qué hizo el comisionado presidente de la CRE, Guillermo García Alcocer para enfurecer al presidente de la República Andrés Manuel López Obrador y seguramente a la secretaria de Energía, Rocío Nahle, quien, por cierto, no da la cara?

 

García Alcocer declaró en el periódico El Financiero que ve un desbalance entre los candidatos de las ternas propuestas para integrar la Comisión Reguladora de Energía (CRE), ya que hay varios perfiles con especialidad en hidrocarburos, y casi no hay en electricidad.

Simplemente un comentario de un experto en materia de regulación, que parece ser, enfureció al presidente López Obrador, a quien no le gusta que lo contradigan en nada, por lo que, en la conferencia mañanera de hoy, lanzó una fuerte acusación en contra del actual comisionado que preside el órgano regulador en materia de gas natural y electricidad.

El presidente dijo en relación con las declaraciones de González Alcocer: “Ayer salió a declarar el presidente del CRE de que estaban mal las ternas que yo proponía, entonces como tengo derecho de réplica por alusiones personales, el señor tiene conflictos de interés y es el presidente de Reguladora de Energía”. Y remató de que ese órgano autónomo era quien entregaba “contratos leoninos”, por ello advirtió que el lunes dará a conocer esta información para evitar este tipo de complicidad y acabar con la corrupción.

¿Por qué no dijo esto el lunes pasado cuando acusó por nombre y apellido a quienes supuestamente han desfalcado a la nación? ¿Revancha? ¿Enojo? O peor aún ¿represión y autoritarismo?

La importancia de los órganos de regulación

 

Al presidente López Obrador y a Rocío Nahle se les olvida que los órganos autónomos son una pieza clave en los mercados regulados de energético, Estados Unidos y Europa los tienen, y es así como se plantea el desarrollo en la transición energética, por lo que son totalmente necesarios. Desaparecerlos mandaría una pésima señal al exterior.

 

Sin embargo, esta nueva arremetida en contra de la CRE y de su presidente no debe de sorprender.

Primero Rocío Nahle con Morena lanzó una iniciativa para quitarle la autonomía a la CRE y a la CNH, la cual no prosperó por improcedente y porque tuvo el rechazo de las cámaras empresariales y de organismos internacionales como la Asociación Iberoamericana de Entidades Reguladoras de Energía.

Ante esto se siguió otra estrategia, en noviembre Rocío Nahle habría pedido la renuncia de Guillermo González Alcocer, quien así se los hizo saber a los comisionados ante quienes citó las palabras textuales de la hoy titular de Energía: “Es que sabes qué, necesito tu renuncia”.

En ese entonces, el columnista de El Financiero, Salvador Camarena, dio seguimiento a la presión de Nahle a la CRE y advirtió que la intención es destruir a la CNH y a la CRE para que Pemex y CFE se auto regulen y por ello comentó que “en el caso de la CRE, de lo que se trataría es de meter a gente que más que expertos en mercados de energía, sean obsecuentes con las decisiones del Ejecutivo”.

 

Justo así fue, de entonces a la fecha le redujeron en más del 30% el presupuesto y en 60% la planta laboral, además cuatro comisionados renunciaron o fueron reclutados, por lo que la Comisión, integrada por siete, se quedó con tres, por lo tanto, imposibilitada para sesionar. El presidente mandó sus propuestas, como lo establece la ley y fue ampliamente criticado, no solo por González Alcocer, sino por infinidad de voces que se pronunciaron al respecto, que no solo cuestionaron el desconocimiento de los propuestos en el sector y de lo que es la CRE, sino por su cercanía con Rocío Nahle.

 

Incluso, en Senado de la República, se dio otro importante debate, cuando el presidente de esa Cámara, Martí Batres, del que se recuerda la distribución de la Leche Bety con heces fecales, llegó a decir que hay de “autonomías a autonomías” y que los de la CRE, CNH, COFECE y otras son para fortalecer a los consorcios privados frente a las empresas públicas, pero en cambio justificó las de las de las universidades como la UNAM o la UAM.

 

La respuesta a las barbaridades expresadas por Batres vino de un miembro de la 4T, el actual subgobernador del Banco de México, Gerardo Esquivel, quien le reviró “no hay autonomías buenas y autonomías malas. Si hay algún elemento en contra de decisiones o miembros de ciertos órganos autónomos, procedan legalmente. Con todo respeto, considero que es un error poner el tema de la autonomía en esos términos”.

 

Otro fue el director general de la consultora GMEC, Gonzalo Monroy, quien dijo que al menos cinco de los 12 perfiles propuestos pueden vincularse con la titular de Energía. También se ha dicho que al menos ocho de ellos, han desarrollado su trabajo en Pemex, precisamente en la zona de Veracruz y Tabasco, justo donde Nahle y su esposo hicieron su emporio en la paraestatal.

 

Ante este panorama, vemos cómo en lo referente al sector energético, más que ataque a la corrupción, el actual gobierno parece enfocarse en un tema de control y relaciones de poder y no de eficiencia por el bien de la nación. La disputa ya subió de tono y pone en riesgo, no sólo la integridad y reputación de empresas, instituciones y personas, sino que incluso se inicie una escalada de confrontaciones que a nadie beneficiará.