lunes 24 de junio de 2019 | 09:47
Columnas

Bartlett: el dinosaurio despierta de nuevo

@diaz_manuel mar 12 feb 2019 22:51
Acusaciones sin denuncias ni pruebas
Acusaciones sin denuncias ni pruebas
Foto propiedad de: Internet

Los dos son tabasqueños, uno originario de Macuspana, Andrés Manuel López Obrador y otro por herencia, Manuel Bartlett Díaz, y juntos protagonizaron una verdadera “puesta en escena” llena de amenazas, acusaciones, juzgamiento y difamaciones dirigidas hacia todo el sector privado que ha venido participando en el sector energético.

No de gratis nuestra colega Verónica Malo, en su columna del día de ayer alertaba valientemente sobre el riesgo de que se avecine una crisis económica. https://www.sdpnoticias.com/nacional/2019/02/12/ya-vio-andres-manuel-la-crisis-economica-en-ciernes

Esto se puede ver venir y más después de la conferencia mañanera en la que se puso en entredicho el tema energético, que es uno de los sectores más dinámicos de la economía nacional, lo que tuvo importantes repercusiones en los mercados financieros que impactan directamente la economía nacional, la inversión y el empleo.

Acusaciones sin denuncias ni pruebas

 

Bartlett Díaz acusó a exfuncionarios público de los que aseguró están en "un absoluto conflicto de intereses", mencionó a José Córdoba Montoya, Jesús Reyes Heroles González-Garza, Carlos Ruiz Sacristán, Luis Téllez, Alfredo Elías Ayub, y hasta a los enemigos del partido de enfrente, como el expresidente Felipe Calderón Hinojosa, Georgina Kessel, Jordy Herrera y Alejandro Fleming.

De igual manera el director de la CFE citó tres empresas: Carso, Lenova y Transcanda que presuntamente tienen parada la construcción de ductos y bajo contratos irregulares. En tanto que el presidente López Obrador, acusó a quienes han laborado en la Comisión Reguladora de Energía (CRE), "como empleados de los particulares" y "conspirando contra la CFE"

 

Las empresas mencionadas levantan sospechas

 

Sin embargo, parece que, a las tres empresas, una mexicana, una estadounidense y otra canadiense, las van a proteger.  

La mexicana es de Carlos Slim, de quien se dice mantiene -pese a todo- una relación muy buena con AMLO desde que remodeló el Centro de la CDMX y que su consuegro es el secretario de Turismo de la 4T; la segunda estadounidense que dirige en México Tatiana Ortiz Mena, quien a su vez es pariente directa de la secretaria de Medio Ambiente, Josefa González Blanco Ortiz Mena, por cierto, ambas también emparentadas con Carlos Salinas de Gortari; y la tercera, canadiense, país donde el senador morenista y “rescatado” por AMLO, Napoleón Gómez Urrutia, debe varias facturas, ya que durante su exilio, diversas empresas del sector minero y energético lo protegieron.

Ante el reclamo de que las empresas hayan actuado mal y tengan contratos “leoninos”, el presidente aclaró que la posibilidad de iniciar litigios o rescisiones contractuales con dichas empresas del sector eléctrico fue descartada, y aseguró que se trata de un asunto de Estado en el que apela a la conciencia empresarial.

 

Sin denuncias ¿para qué?

 

Sobre los políticos mencionados, el propio presidente aclaró que no existe ni una sola carpeta de investigación ante la Fiscalía General, y acerca de las empresas, solo dijo que actuaron moralmente mal.

En pocas palabras, AMLO y Bartlett, son dos tabasqueños unidos por la polémica en la política desde los tiempos en que el padre del director de la CFE gobernara Tabasco y fuese destituido por las intrigas palaciegas de quien es el alter ego de AMLO, Carlos Armando Madrazo, luego ambos se cruzan una y otra vez en el grupo político del que fue líder Adolfo López Mateos, quien en su mandato tuvo como secretario de Hacienda, al abuelo de Antonio Ortiz Mena, abuelo de la directora de Lenova y de la actual secretaria de Medio Ambiente y que mantuvo al tabasqueño Carlos Madrazo, como operador político del grupo.

 

Regreso al pasado 

Se vale tener diferencias políticas, se vale considerar que el modelo liberal en el sector energético no funcionó, pero lo que no se vale, es justificar el cambio de modelo para regresar el control monopólico al Estado y a la CFE, a costillas de funcionarios públicos, empresas privadas y comisionados de la CFE a quienes han dañado terriblemente su nombre.

De los funcionarios como Córdova Montoya, Jordy Herrera, Carlos Ruiz Sacrista o Felipe Calderón se les puede acusar de muchas cosas e incluso llevarlos a proceso -si existe la voluntad- pero no se pueden inventar supuestos y exhibirlos públicamente por ilícitos que no cometieron.

 

¿Qué es lo que realmente buscan los tabasqueños en el sector energético? O mejor aún ¿a quién quieren favorecer?