martes 23 de abril de 2019 | 06:07
Columnas

Los asesinos de la oposición en México en tiempos de la 4T

@maloguzmanvero mar 22 ene 2019 04:12
Con Gertz Manero, Anaya perdió otra vez, y sólo logró fragmentar todavía más a su ya de por sí fracturado partido
Con Gertz Manero, Anaya perdió otra vez, y sólo logró fragmentar todavía más a su ya de por sí fracturado partido
Foto propiedad de: internet


“Cerca de este lugar reposan los restos de un ser que poseyó la belleza sin la vanidad, la fuerza sin la insolencia, el valor sin la ferocidad, y todas las virtudes del hombre sin sus vicios. Este elogio, que constituiría una absurda lisonja, si estuviera escrito sobre cenizas humanas, no es más que un justo tributo a la memoria de Boatswain”. Epitafio de Lord Byron a su perro Boatswain

 

¿Quiénes NO son asesinos de la oposición?

√ Andrés Manuel no es. Les pasó como aplanadora al resto de los partidos y coaliciones en las pasadas elecciones, pero no le interesa desaparecer la oposición.

√ ¿Movimiento Ciudadano? No. A esa institución le conviene ser una veleta que aparece como oposición si se trata del gasolinazo, pero luego dispuesta a pactar para lo que se ofrezca. ¡Cómo alardean en sus comerciales en el radio!

√ Tampoco el PT o el PES. Aunque fueron en coalición con Morena, les “reditúa” ser oposición —si bien de apelativo— para seguir recibiendo ingresos como partidos políticos independientes… ajá.

√ Del PRI mejor no hablamos; mismo esquema. Si bien ver su votación en la Cámara de Diputados para avalar la creación de la Guardia Nacional habla de todo lo contrario... 

√ El PRD. El ¿Pe Erre... qué es eso?

¿Entonces?

Margarita Zavala, Felipe Calderón y Ricardo Anaya tienen algo en común; se han convertido en los “asesinos”de la oposición en nuestro país. ¿Cómo? Calderón y Zavala con aquello de la propuesta de su nuevo partido político. Si lo logran consolidar, terminarán desangrando aún más al PAN, dejándole sin cuadros.

El regreso de Anaya para hundir más al PAN

Anaya inicia su plan de reinserción a la vida pública en la deliberación sobre la votación del fiscal general —vía Damián Zepeda—, mandándoles la indicación a los senadores de la bancada de que votaran en contra de la designación de Gertz Manero.

La ridícula idea del Riquín Canallín

Anaya sigue planeando triquiñuelas dignas de kínder para “gobernar” en el albiazul. Otro que no entiende que no entiende… ¿No sabía RA que Alejandro Gertz Manero es amigo de bastantes senadores panistas? 

¿No conoce de historia moderna de México? Gertz Manero fue el primer secretario de la entonces flamante Secretaría de Seguridad creada por Vicente Fox. Por ese pasado común, la deliberación interna en la reunión previa del PAN en la cámara alta para la definición del voto fue dura y muy complicada. Al final, los senadores expresaron que votarían a favor del Gertz, lo cual solo orilló a Anaya a lanzar amenazas al interior de Acción Nacional: quienes votasen a favor de Alejandro Gertz Manero para fiscal serían sancionados.

El resultado: Anaya perdió otra vez, y sólo logró fragmentar todavía más a su ya de por sí fracturado partido.

 

Margarita y Felipe

En medio de un PAN cada vez más roto y sin rumbo, los Calderón deciden emigrar y dejar el barco maltrecho. Desagradecidos con la institución política y sus partidarios, pues fue bajo sus siglas y con todo su apoyo que Felipe llegó a la Presidencia de México.

Mientras, la “oposición panista” de Marko Cortés genera actos tan desesperados que dan pena...

Culpables ¿Y la sentencia?

Ese trío de traidores a la democracia, cuando más se requiere una oposición real y responsable, deberán ser juzgados por la historia como aquellos quienes prefirieron seguir sus necedades a construir y forjar una verdadera fuerza política que tuviera el valor de civil de apoyar las propuestas necesarias y frenar lo incongruente. Era el tiempo de olvidar rencillas, rencores y aprender a ser una oposición unida.

La sentencia es unánime: reiteran una vez más su poco amor y respeto a México. Siguen sólo los vaivenes de sus intereses y deberán pasar a los libros de la ignominia.