jueves 18 de abril de 2019 | 06:35
Columnas

Explosión en Tlahuelilpan: pueblo en todo el esplendor de su honradez

@PepetonD sáb 19 ene 2019 08:19
Tamaña descomposición es la cosa más seria e infeliz. Si esto no nos sacude, si no nos asombra, no nos advertirá que esta barbarie pueda destruirnos
Tamaña descomposición es la cosa más seria e infeliz. Si esto no nos sacude, si no nos asombra, no nos advertirá que esta barbarie pueda destruirnos
Foto propiedad de: internet


La inmediatez de la terrible noticia de Tlahuelilpan, Hidalgo evidencia lo obsoleto de los medios impresos, al tiempo que demuestra que la información fluye en redes sociales a velocidades equivalentes a Mach 7 versus las lentitudes de la televisión y la radio.  

Al instante, sin filtros, los mismos testigos suben textos, fotos, videos. 

Nos muestran las varias versiones de los hechos según la orientación de quién publica.

Dejan clara la podredumbre humana perforando diversos tramos de ductos que transportan gasolinas de Tuxpan a Tula y a la multitud que se aglomera acarreando garrafas, bidones, tambos. Acuden cientos como carroñeros indolentes pisoteando sin recato un sembradío. Son pobladores vecinos. Al verles uno no tiene duda que es ya en ellos una costumbre el saqueo mediante tomas clandestinas. Entre ellos mujeres, hombres e incluso niños. Culmina en tragedia, calcinados unos, otros quemados sobreviven. 

Tamaña descomposición es la cosa más seria e infeliz. Si esto no nos sacude, si no nos asombra, no nos advertirá que esta barbarie pueda destruirnos.

En la mar de la inmediatez, otra noticia, y luego otra, así día tras día, cada mañana borrará no a la del día anterior, sino a la del instante anterior y lo mismo hará la siguiente... como le sucedió a la nota del pseudo suicidio o genuino suicido de un hombre que siendo rico se fue sin nada.