domingo 17 de febrero de 2019 | 12:45
Columnas

La filosofía detrás de la 4T

@maloguzmanvero vie 18 ene 2019 05:35
Sobre cómo desarrolla AMLO sss ideas
Sobre cómo desarrolla AMLO sss ideas
Foto propiedad de: internet


“Hoy, poesía y pensamiento se nos aparecen como dos formas insuficientes, y se nos antojan como dos mitades del hombre; el filósofo y el poeta. No se encuentra el hombre entero en la filosofía; no se encuentra la totalidad de lo humano en la poesía. En la poesía encontramos directamente al hombre concreto, individual. En la filosofía al hombre en su historia universal, en su querer ser. La poesía es encuentro, don, hallazgo por gracia. La filosofía busca, requerimiento guiado por un método. María Zambrano

Antecedentes.

Morena es el partido más joven de nuestra no tan joven democracia. Ha tomado el poder, y apenas se está diseñando el boceto de su filosofía. En realidad lo está dibujando el presidente de la República; de forma diaria, constante. ¿Cómo? De la siguiente manera:

1° pilar. Piezas de su política pública

Aunque en Morena claman ser los representantes de la verdadera izquierda en nuestro país, en realidad no es así.

√ El gobierno ha demostrado sus afanes centralistas, muy parecidos al antiguo priismo; estatista, pero no por un afán nacionalizador. Mejor dicho, en el sentido de regresar al Estado la intervención de todo o prácticamente todo el quehacer político, económico, social, cultural, legal. De hecho, más que al Estado, regresárselo al ejecutivo federal, al presidente.

√ Cierto es, nuestra patria —si bien Federación— se ha distinguido en las décadas por ser centralista, pero la 4T alcanza nuevos hitos en este deambular.

√ Tiene como constante interpretar la voluntad del pueblo. De manera diaria, interrumpida, al menor cambio, pero siempre por la vía de SU presidente. Y es que solo él conoce lo que pide su pueblo. Raya en el paternalismo y el asistencialismo que se trocan en políticas clientelares.

√ Busca una justicia sustentada o basada y expresada en el resarcimiento económico. Una justicia “jurídica” puramente enfocada en rectificar las privaciones, corrupciones y faltas históricas de pasadas administraciones.

2° pilar ¿A quiénes escucha Andrés Manuel?

Efectivamente, la filosofía de la 4T tiene un origen y una expresión periodísticas. Sin embargo, hay diversos tipos de funciones que (incluso sin saberlo) cumplen los periodistas cercanos a Andrés Manuel.

Aquellos quienes ayudan a esparcir su mensaje y darlo a conocer. Otros que sirvieron de látigo y fustigaron al antiguo régimen con sus errores. Los últimos son aquellos que sin falta lee Andrés Manuel en las mañanas. No en la típica síntesis burocrática que se genera para los “altos mandos”, sino directamente leyendo sus reportajes, columnas y comentarios. Así, periodísticamente, la política y la filosofía de la 4T, se alimenta de ciertos generadores y creadores de opinión. Pensadores, estrategas e historiadores. Abreva de algunos para generar el contenido estratégico, las acciones y los programas, mientras que de otros se apoya para dar los conductos y vehículos de salida para hacerles llegar la visión de la 4T a los ciudadanos.

Andrés Manuel “se apoya” —lo ha hecho con distintos niveles de intensidad desde los tiempos del desafuero, en 2004—en gente como Astillero, El Fisgón y Arreola para conseguir los fundamentos lógicos, estratégicos y, una vez que los desarrolla, otro grupo de periodistas los vuelven virales. Aristegui, Epigmenio (quien logra darles aires de telenovela épica), Sanjuana Martínez, etc. hacen de esos fundamentos algo permeable y comprensible entre la población.

Así, unos son los vehículos de salida y de cabildeo que usa para permear estrategias, argumentos y programas. Pero los otros, los primeros, son los que le dan el sustento racional o la idea de cómo formar y construir esa estrategia.

3er pilar. Conocimiento, comunicación, periodismo

Nadie se confunda. Andrés Manuel tiene un proceso racional y metódico respecto a la comunicación y el periodismo. Volviéndose también en un magnífico comunicador de lo que él quiere transmitir. No en balde, a diferencia de la gran mayoría de los presidentes, quienes no eran estrategas políticos o comunicólogos, y en las mañanas leían las síntesis periodísticas y escuchaban a uno que otro analista de cabecera, AMLO se levanta y va directamente a la fuente. Lee y sopesa a ciertos columnistas, reportajes y artículos. Nadie se los “digiere”. Sabe quiénes aportan, cuáles se vuelven aduladores, aquellos críticos con fundamento y otros que sólo critican por el deporte de criticar. La acción de leer él mismo las fuentes se vuelve muy importante por lo siguiente:

a.- Andrés Manuel sí está escuchando o conociendo de primera mano a quienes pueden ser generadores de ideología, filosofía gubernamental, o quiénes son los que difunden sus ideas de gobierno (también quienes desinforman). Así es él, y no influenciado, quien analiza y escucha las reacciones de todos los bandos.

b.- Al hacer esto, de forma personal, está construyendo su filosofía de gobierno. Él la arma; no su equipo. Esa es una diferencia brutal frente a otros titulares del ejecutivo federal que ha conocido el país. Esto da una característica intrínsecamente personal del presidente, además de que va construyendo -para bien o para mal sobre la marcha...

4° pilar. La filosofía integral, no partidista.

Lo que es evidente de las bases de esta filosofía, de los comunicólogos y periodistas que influyen en la conformación de ella, es que la gran mayoría de los participantes de Morena quedan fuera de este proceso; esto es, en el fondo no intervienen en la construcción de estos pilares. Se limitan a formar parte de la operación y puesta en marcha de la filosofía de la 4T.

Por lo mismo, hay un grupo cada vez más identificable de “cercanos” al presidente que se sienten frustrados. Se han convertido en los operadores de la 4T, pero no en sus creadores. AMLO no recurrirá a ellos para generar los contenidos y, por lo mismo, se dedican a grillar y enlodar a los que están “encargados” de los otros tres procesos.

Lo cual es una lástima, pues Andrés Manuel al permitir que diversas plumas/cabezas impacten en la filosofía que está edificando, invita y convalida una visión más amplia de miras. Donde el pensamiento se permite en un flujo de ideas que consolidan una reflexión donde cabemos todos los mexicanos. Ojalá lo entendieran quienes son operadores y, como tales, pudieran ayudar a diseminar la filosofía de AMLO, sin contaminarla con envidias y libelos.

Ahora, un poco de política ficción

Dicho lo anterior, invito a imaginarse lo siguiente:

...Un día; todos los días; cualquier día...

5.00 de la mañana

Me levanto, voy a la cocina y me hago un café con granos de Soconusco, Chiapas. Mientras el agua hierve, empiezo a hojear los periódicos. No, no leo síntesis de noticias, ni espero a que me den un resumen de lo más importante de la mañana. Inicio con las portadas de los diarios de papel y puramente digitales y después leo a ciertos columnistas. Podría dividirlos en:

a) los que me critican, Loret de Mola (a quien aprecio), León Krauze, Pablo Hiriart, etc. y otros —a veces que ni siquiera valen su lectura. Omito nombres...

b) a quienes se DEBE leer —alguno que otro crítico aquí también; y las columnas políticas de las casas editoriales.

c) aquellos que, con sus escritos, me ayudan a configurar/ratificar la estrategia ya planeada. Carmen Aristegui, El Fisgón, Astillero, Epigmenio, Arreola, etc. Ojo, a veces en este último rubro entran también los críticos. 

Beatriz, mientras tanto, me comenta los tuits que le llaman la atención. Tanto de los lambiscones, de voceros y de uno que otro comentarista fifí. Prefiero leer los diarios en su versión impresa, aunque los digitales los leo en una tableta, siguiendo la misma metodología que con los primeros.

 

6:45 de la mañana

Ya en Palacio Nacional se respira la historia. Aquí despachó Juárez, de aquí a traición se llevaron a Madero. Cada patio, cada salón y cuarto guardan un pedazo de nuestra historia. En esta 4T, la filosofía de la misma se construye a diario. La “mañanera”, como coloquialmente le llaman, ayuda para ir desgranando las necesidades de nuestra patria. Forjar el camino que hemos emprendido y en base a proyectos y acciones, darle validez a la filosofía en construcción de la 4T.

Algunos osan decir que no somos de izquierdas. Que, aunque somos una federación, somos muy centralistas y más ahora. Y es que es tal la podredumbre del país que se requiere regresar la intervención del Estado en prácticamente todo. Un Estado que en realidad soy yo.

Otros, nos critican de ser muy parecidos al antiguo PRI. Estatistas, no para nacionalizar. No. Aunque lo hizo bien Cárdenas en su momento en el sentido de interpretar de forma constante la voluntad del pueblo. ¡Qué ofrecer cuando lo único en los últimos sexenios ha sido robar y lastimar a los más necesitados! Ya habrá tiempo para que las políticas dejen de ser paternalistas, pero en esta hecatombe económica, el pueblo bueno es lo que necesita. En el mismo sentido, las vertientes de la justicia pasan en resarcir las privaciones, acabar con las corruptelas y, por supuesto, subsanar los yerros históricos cometidos contra quienes nunca han tenido una oportunidad en este país.

7:00 am

Estamos en el Salón de la Tesorería. Aquellas épocas en que los ciudadanos acudían a Palacio Nacional a pagar los aranceles, contribuciones y derechos. Cuando se entendía que el palacio era de todos los mexicanos. Buscamos hacer lo mismo. En esta tesorería se construye y se estructura diariamente la filosofía de la 4T. Sí, las lecturas de la mañana coadyuvan a ratificar el rumbo y abrevar de dichas fuentes para conformar el contenido estratégico, acciones y programas. Es a través de los comunicadores aquí reunidos que el mensaje llegará a todo el país...

Vale la pena señalar la diferencia de los periodistas en los cuales puedo tomar pensamientos, ideas y de los que ayudarán a transmitir el mensaje. Mis mejores “vehículos” para ello son Epigmenio y Sanjuana Martínez. Carmen Aristegui es un poco “vehículo” pero su rol más importante ¡ya lo jugó!, al demostrar todas las rapacerías de los regímenes pasados, sobre todo del de EPN. Carmen, en una de las grandes gestas de la 4T, la lucha contra el huachicoleo, dedica su columna en Reforma a la telenovela del Chapo y Peña Nieto, es decir, a un pasado con el que AMLO ajustará cuentas de cualquier manera, excepto metiéndose al reality show  escenificado en NY.

8:30 am

La “mañanera” ha terminado. En el Jetta blanco, hecho en México, iré al aeropuerto o algún punto en la Ciudad de México o sus alrededores para continuar con la 4T que tanto requiere nuestra patria.

¿El partido Morena?, ¿sus miembros? Son los operadores para que la filosofía por mí descrita pueda pasar de la palabra a la acción. Ni Yeidckol, ni Díaz Polanco, ni Batres diseñarán la filosofía a seguir. La ideología se refuerza con los escritos de los historiadores, columnistas y conocedores del diario acontecer nacional. ¡Si tan solo mis queridos “solovinos” entendieran que no quiero que golpeen a los periodistas! Amigos y críticos. Déjenlos; no me ayudan con su guerra sucia... que si tienen o no tienen gasolineras y están en el huachicol. Sabemos que no es cierto. 

Deberían de aprender aún de los periodistas críticos, la solidez de su pensamiento, la defensa de sus ideas y cómo, entre ellos se defienden. ¿Es mucho pedir? Parece que no están contentos con lo que hemos logrado y no se han dado cuenta lo mucho que tenemos que trabajar para llevar a México a un cumplimiento cabal y glorioso de su destino.

9:30 a.m.

Un café de cualquier autoservicio. No tiene la excelencia de mi primer mañanero, ni lo acompañan columnas, reportajes y artículos. Hay algo mejor en él, me acerca al cajero, al obrero que pasó por un chesco. Marca el inicio de una 4T cercana a la gente, convencida de que solo trabajando la filosofía se vuelve realidad. Un día increíble de trabajo y compromiso ha iniciado.

Posdata

Por supuesto que adoro la poesía. Es lo mejor de Beatriz, poeta ella. Pellicer, Sabines, Paz siempre serán mis puentes, pero como decía la filósofa María Zambrano: “la poesía habla del hombre como individuo, cuando la filosofía lo demuestra en su querer ser, en el hombre universal, en lo que busco para México.”