domingo 17 de febrero de 2019 | 12:51
Columnas

Hablemos de pueblos originarios de México… Parte 1

@deliha25 mar 15 ene 2019 06:42
México 364 lenguas originarías, 11 variantes lingüísticas,  68 lenguas indígenas a lo largo y ancho del país…
México 364 lenguas originarías, 11 variantes lingüísticas, 68 lenguas indígenas a lo largo y ancho del país…
Foto propiedad de: Internet

 

La UNESCO declara 2019 como el año internacional de las lenguas indígenas,  en 2016 en  el foro permanente de la ONU se dan cuenta que el 40% de las 7 mil lenguas indígenas del mundo podían desaparecer… Con ello las culturas que de ellas se desprenden,  por ende ese patrimonio, legado y acervo cultural  de la humanidad…

Me permito comenzar con esta noticia que en los últimos días he visto circular en diferentes medios del mundo, y viene a colación precisamente cuando  un ser despreciable de la política mezquina, chapulinera, esa que gusta de vivir a costa del erario, viene a denostar  a tres estados de nuestro país y tacharlos de lastre, de carga para México, no vale la pena anotar el nombre de alguien tan  detestable y ruin, pero sí les daré, si me lo permiten , dos claros ejemplos  de ciudadanos de uno de los estados mencionados, OAXACA, que vaya, hacen mucho más por el país que algunos políticos parásitos; que a decir verdad solo enchinchan…

 

México 364 lenguas originarías, 11 variantes lingüísticas,  68 lenguas indígenas a lo largo y ancho del país…

En los últimos días  en el programa de televisión por internet que tengo el honor de conducir, InadejTv, “ Mas que leyes; educando la conciencia”  estamos llevando al público en general, cada viernes, parte de la gran cultura que nuestro país nos permite conocer,  he tenido el placer de compartir micrófono,  teniendo  al lado exponentes y defensores de  dos lenguas importantes en  México,  el Mixe o ayuujk y el Zapoteco, estos dos idiomas del estado de  Oaxaca…  

Comencemos esta primera columna con… El maestro Benjamín González García, excelso trompetista, reconocido músico, oriundo de Santa María Tlahuitoltepec, Oaxaca, el maestro nos comentaba que sólo el  idioma Mixe-ayuujk  tiene dieciséis  formas de hablarse diferentes, en la zonas llamadas, mixe alto, mixe medio, y mixe bajo,  de cada una de estas formas se desprenden al menos diez más,  haciendo con esto, sólo del mixe-ayuujk,  160 variantes…  con esto nos  damos cuenta de la amplitud de la cultura que solo en una partecita muy pequeña de la gran Oaxaca, se vive…

La historia del maestro Benjamín es la de muchos oaxaqueños  de la sierra alta, del mixe alto, Oaxaca, de dónde es original,  nos cuenta, cómo la música es esencial para su pueblo, al grado de tener  una mayordomía encargada durante todo un año para designar y reclutar a los jóvenes nuevos integrantes,  teniendo tres maestros designados exclusivamente para la  labor didáctica musical de los jóvenes aprendices en Tlahuitoltepec  es,  aquello pudiera parecer intangible;  y sin embargo es lo que sirve de cohesión, de pegamento,  al interior de su sociedad, aprender música para un niño mixe es parte de su respirar diario, la grandeza de su gente  no solo va  con lo empírico,  la gran tradición musical  los lleva a aprender, enseñar  solfeo  primeramente y de ahí ir perfeccionando la técnica de la mano de sus maestros, y es esta la razón por  la cual los grandes músicos de  bandas oaxaqueñas son tan requeridos  alrededor del planeta, aunque muchas veces en México no tengamos conciencia  ni de ellos ni de su arte, que  como suele suceder es más apreciado en otras latitudes con oídos expertos que saben apreciar el  arte que de sus manos, labios y bocas se desprende…

 

Ejemplos de artistas oaxaqueños podemos dar muchos, de los conocidos o comerciales quizá les suene Lila Downs, Susana Harp, el Maestro Toledo y un largo etcétera… ahora nos abocaremos a dos y en esta primera columna  seguimos con el maestro Benjamín, que  buscando evolucionar ha llegado a  fusionar la música de cámara con  los sones mixes antiguos, logrando  armonizar  sonidos que para algunos pudieran pensar irrealizables, conocedor  de su instrumento incluso ha incursionado en el mundo del jazz, demostrando con ello que la alta escuela de donde proviene le da esa maestría y capacidad para moverse como pez en el agua  en mundos y submundos…

 

Defensor  acérrimo de  su lengua, el mixe-ayuujk,  busca también  trascender en terrenos literarios y  de narrativa, tomando  el nombre para su agrupación de una leyenda  muy antigua y por lo mismo famosa en sus terruños,  Benjamín Kumantukxuxpë  (Kumandukshupeg) García González, nos comparte entre notas de trompeta, música electrónica y lengua mixe, las historias de su pueblo logrando con esto que sus coterráneos no solo se sientan orgullosos de sus raíces, sino que también  volteen  a los orígenes y los abracen de tal manera que logren su protección…

 

La gran diferencia entre mexicanos como el maestro Benjamín, los músicos de Tlahuitoltepec y  los políticos facinerosos, es que él, Benjamín, sabe de dónde viene y hacia dónde va, cual es la misión de vida que desde niño se forjó  en su mente y como paso a paso ha ido realizando, no solo su sueño , sino el de todos aquellos naturales de Oaxaca que van errantes por el mundo y pese a radicar en grandes metrópolis  como la ciudad de New York o  viajar constantemente a Europa a compartir su música, sus narraciones y su arte;  no se olvida de  Tlahuitoltepec, y orgulloso calza los huaraches o porta una camisa de cualquier parte de  su estado… mostrando al mundo quién es.

 

No contento con hacer  hasta lo imposible por su tierra, también se suma a colectivos  que en la ciudad de México, agrupados y de diferentes regiones  sueñan el mismo  sueño, aunque sea en diferentes lenguas… que  los pueblos originarios sean no solo reconocidos, sino también  auxiliados y valorados  en la medida, no solo que necesitan, sino la medida que se merecen…

La gran riqueza de nuestros pueblos reside en las fuertes raíces que a pesar de más de 500 años no han podido arrancar…