domingo 17 de febrero de 2019 | 12:44
Columnas

Corral calumnia a Videgaray

@FedericoArreola mar 15 ene 2019 12:25
Al ex canciller se le puede decir lo que sea, menos que haya actuado indebidamente
Al ex canciller se le puede decir lo que sea, menos que haya actuado indebidamente
Foto propiedad de: Internet


Tenían razón aquellas personas que decían que el gobernador de Chihuahua, Javier Corral, no es un político como los demás: es peor. 

Sus ambiciones no tienen límite. Busca ascender en la política pisoteando a todo aquel que pueda. La canallada de Corral en perjuicio de Alejandro Gutiérrez pasará a la historia de las peores bajezas de la política mexicana. Pretendió con esa injusticia hacer crecer al PAN y a su candidato, Ricardo Anaya, en el pasado proceso electoral. Fue tan vulgar su maniobra que logró el efecto contrario.

Ahora, busca hacerse de una imagen de justiciero involucrando, con mentiras, a Luis Videgaray en los procesos legales que enfrenta el ex gobernador César Duarte. El infame Javier Corral, por lo visto, es capaz de todo.

De Videgaray puede decirse cualquier cosa —que es amigo de Trump, que es un defensor apasionado del neoliberalismo, que las reformas estructurales que diseñó para el presidente Peña no dieron los resultados esperados, etcétera—, pero lo que no puede por ningún motivo atribuírsele es una, ¡al menos una conducta parecida al delito!

El ex secretario de Hacienda y ex titular de Relaciones Exteriores es un hombre honrado. Se le calumnió el pasado sexenio por la compra de una casa de descanso que, la verdad sea dicha, él pudo financiar con sus ingresos conseguidos en el sector privado antes de empezar a colaborar con Enrique Peña Nieto en el Estado de México.

En fin, es el precio que pagan los políticos que destacan...

¿Por qué me escupes?, preguntó la libélula al sapo. ¿Por qué brillas?, respondió Corral a Videgaray.