domingo 17 de febrero de 2019 | 12:43
Columnas

El Rincón del Chamán. #NoMásHuachicoleo vs #NoHayGasolina

@Chucho_Sanchez lun 14 ene 2019 06:31
Pero es el manejo en las redes sociales donde encontramos uno de los mejores ejemplos de que el tema se les fue de las manos,
Pero es el manejo en las redes sociales donde encontramos uno de los mejores ejemplos de que el tema se les fue de las manos,
Foto propiedad de: Internet

A poco más de dos semanas de la crisis de desabasto de combustible en México, que nadie sabe cuándo terminará, los estrategas de la 4T han hecho esfuerzos desesperados para minimizar la creciente irritación social y las pérdidas económicas provocadas por la decisión de cerrar las válvulas de los ductos del combustible y el cambio en el esquema de distribución.

 

Frente a las reacciones negativas de la población de a pie así como de productores y gobiernos estatales, las respuestas de los voceros del gobierno se sumieron en una severa crisis de comunicación con información contradictoria e insuficiente.

 

Pero es el manejo en las redes sociales donde encontramos uno de los mejores ejemplos de que el tema se les fue de las manos, pues derivó en el despliegue de una enorme y costosa pauta de mensajes en su estructura de redes para contrarrestar en tiempo real las opiniones negativas y de molestia social contra el desabasto.

El martes 8 de enero, El (ro)bot del traje gris, un reconocido tuitero especializado en examinar los entretelones de la comunicación virtual, presentó en su cuenta una muy interesante investigación de campo que mostró la ofensiva de los grupos que apoyaron la campaña presidencial de #YaSabenQuien para intentar contrarrestar las oleadas de comentarios negativos contra la escasez de gasolina.

Y esto dio paso a un abierto duelo de hashtags (HTs) #NoMásHuachicoleo contra #NoHayGasolina.

Vale mucho la pena seguir el hilo de esta investigación de campo porque en unas cuantas horas la pauta inducida #NoMásHuachicoleo generó con muchos trabajos 85 mil tuits, de los cuales el 86 por ciento fueron retuits (RTs). Pero lo que más llamó la atención del experto en redes fueron los tuits que salieron de servidores de Europa y que dejaron su huella. Por supuesto que la pauta hubo participación de bots o cuentas fantasma.

En cambio el HT #NoHayGasolina desplegó un total de 56 mil 300 tuits, de los cuales el 75 por ciento fueron RTs y una participación mucho menor de bots, lo cual mostró que el malestar social llegó a niveles muy altos.

En efecto, el martes 8 de enero fue considerado una de las peores jornadas de esta crisis, motivada por una propuesta de combate al robo de combustibles, reconocida y hasta aplaudida por simpatizantes y críticos, pero cuya implementación –admitió la Coparmex- ha sido desastrosa.

Bajo el principio doctrinario de que cada tuitero es un medio de comunicación, las cabezas de los grupos afines recibieron la tarde de ese martes un llamado para compartir materiales para #NoMásHuachicoleo que incluyó textos y fotos idénticas como contraofensiva a las conversaciones que generó de manera fluida #NoHayGasolina.

¿Huachicoleo ideológico?

El mapeo que realizo El (ro)bot del traje gris identificó propagandistas profesionales, medios de comunicación (al menos dos), así como influencers ad oc.

 

La pauta echó mano de todo; textos para acusar a partidos, periodistas y políticos, todo para insistir en que no existió el desabasto de gasolinas. Lo que en realidad detonó el pánico.

 

Uno de los tuits más folclóricos fue este: “Lo más execrable: el huachicoleo ideológico, con tal de golpear al gobierno de AMLO azuzan el malestar por el desabasto de gasolina #NoMásHuachicoleo.”

Pero además el estudio de campo reparó en que los seguidores de la causa, perdón, la pauta, se confundieron y le dieron voz al HT que estaban contrarrestando.

 

Alas a la competencia

Los estrategas se dieron cuenta y enviaron un mensaje de paren máquinas, espérense tantito, para que no le dieran alas a la competencia: “Les pedimos no usar el HT #NoHayGasolina ya que al hacerlo, aunque sea para usarlo a favor del proyecto, hacen crecer la conversación”.

Pero la aclaración y las peticiones se repitieron: “Les pedimos posicionar contenidos y textos de #NoMásHuachicoleo”.

Los coordinadores imploraban generar tuits favorables para la pauta: “Es tema estratégico, necesitamos dar respuestas a los HTs negativos.

 

Algunos aprovecharon para seguir con el discurso de las campañas como este que indicó: En las próximas elecciones no te olvides de poner la basura en su lugar”.

Otro recurrente: “Disculpe las molestias estamos combatiendo la corrupción”.

Uno más: “Ojalá no tuviéramos que molestar a nadie para acabar con el crimen”.

Una observación puntual es que a ratos parecía que la pauta no levantaba.

En suma y en palabras a manera de conclusión de El (ro)bot del traje gris: “les pegó cañón el otro (hashtag) y estaban vuelto locos”.

 

La Memecracia

Sin duda que la constante en esta crisis institucional es la información contradictoria e insuficiente. Los titulares de la Secretaría de Energía y de Pemex salieron muy tarde a tratar de justificar lo que era ya un hecho, el desabasto de gasolinas.

Este tema ha opacado sin lugar a dudas otros de la agenda de arranque de la 4T y difícilmente pueden encontrarse resultados positivos, aunque la parte formal insista en manejar un discurso propio del mundo feliz.

Agradecen a los que hacen cola en las gasolineras porque saben qué con su esfuerzo ayudan a combatir la corrupción. Dice el mensaje oficial, pero las opiniones van muy lejos de eso.

Se ha acusado a medios “conservadores” de alentar el pánico; se habló de una red de funcionarios de Pemex dedicados al robo de combustible; justificaron la rapiña de pobladores dedicadas a esta actividad ilícita; se ha hablado de sabotaje. Pero al final el desabasto continúa y no hay detenidos.

Una joya de la tenebra política. En las últimas semanas se filtró información en el sentido de que los días del poderoso sindicato petrolero encabezado por Carlos Romero Deschamps habían terminado y que el dirigente sería presentado por la PGR.

 El miércoles el dirigente sindical Carlos Romero Deschamps dio su respaldo a la “valiente lucha” del Presidente de la República para combatir el robo de combustible. Y como en los viejos tiempos, pagó y publicó un desplegado. Un día después, el Jefe del Ejecutivo agradeció el gesto y reconoció la colaboración de los trabajadores petroleros.

Y según cómo se vea, cuando @Chumel se convierte en la voz de la razón en twitter, es que algo anda realmente mal. (De El (ro)bot del traje gris.)

 

Y tome sus previsiones: Si el destino nos alcanza y no se resuelve pronto el problema del abasto de la gasolina, veremos un impacto en la inflación y en la actividad económica: Alberto Díaz de León, gobernador del Banco de México. Que conste.

Los ahorros de los que refiere la estrategia anti huachicol podrían diluirse con el peso de las pérdidas económicas. Y entonces saldrá más caro el ganso que las albóndigas. ¿Qué no?