sábado 23 de marzo de 2019 | 03:38
Columnas

¿De veras, Andrés Manuel? ¿A ver quién se cansa primero?

@ruizjosejaime sáb 12 ene 2019 11:09
¿Se le puede acusar a Romero Deschamps de huachicolero?
¿Se le puede acusar a Romero Deschamps de huachicolero?
Foto propiedad de: Internet

 

El mal manejo del error

 

El error del presidente Andrés Manuel López Obrador no sólo ha sido un error de estrategia en contra del huachicoleo, también existe el error de perspectiva (los ángulos) y de comunicación social. López Obrador está construyendo la tormenta perfecta –y aquí la canción “El necio” de su amigo Silvio Rodríguez de poco vale.

 

El huachicoleo, a través de lo más evidente que son los sabotajes, no se ha cansado; Andrés Manuel, tampoco. Lo dijo fuerte y claro: “Ayer el ducto de Tuxpan-Atzcapozalco estuvo funcionando todo el día y en la noche lo volvieron a romper. Ya se está reparando y en una hora se restablece el abasto. A ver quién se cansa primero. Vamos a impedir que se robe la gasolina”.

 

El problema, señor presidente, es que quienes se van a cansar primero son los ciudadanos porque se han convertido en un daño colateral que, en la medida en que pasa el tiempo, se convertirá en daño central. Ese es el error de perspectiva, el ángulo, el punto de vista está equivocado. Esto no quiere decir que no se desee el fin de la corrupción y del huachicoleo, al contrario, por eso se votó por él. A la falta de estrategia en este combate, se le suma el error de perspectiva. Si a Andrés Manuel le colmó el plato la corrupción huachicolera, que los ciudadanos no paguen los platos rotos. Que los paguen los delincuentes, el crimen organizado, los líderes sindicales corruptos, los sindicalistas cooptados. El pueblo, no.

 

La improvisación de Andrés Manuel López Obrador tiene historia. Al darse cuenta de que se elevaba el número de pipas robadas (más de mil dijo un día, más de ochocientas, otro), se decidió a dar el golpe de autoridad: “No voy a ser cómplice de la corrupción”. El problema es que Andrés Manuel, por omisión, ya es cómplice de la corrupción al extenderles el perdón a los expresidentes y a los funcionarios corruptos que saquearon al país. ¿De qué corrupción habla López Obrador cuando habla de corrupción?

 

Aunque le duela, AMLO tiene que corregir

 

Andrés Manuel no dimensionó el problema. Fiel a sus orígenes ideológicos y de activista, el petróleo es un tema significativo en su desarrollo político. El petróleo lo ha marcado. En el fenómeno del huachicol, por su apresuramiento, cometió su primer gran novatada: ni él ni su equipo hicieron un análisis profundo de las repercusiones ni estaban preparados para enfrentarlas: el crimen sigue organizado, el gobierno apenas, apenas, se organiza. Eso tiene consecuencias económicas, sociales, políticas, financieras. Y la frase: Deschamps amparado, ciudadanos desamparados.

 

¿Qué impide que se abran los ductos ahora que están resguardados en forma aérea y terrestre?  ¿O aún no están resguardados, vigilados, controlados? Prolongar el cierre de los oleoductos es ahogar a El Bajío, a Jalisco y, probablemente, a la Ciudad de México.

 

El huachicoleo no se reduce al robo de pipas o chupar los ductos. Es una industria, una estructura que, como el narcotráfico, favorece a muchos: ciudadanos, empresarios, trabajadores de PEMEX, líderes sindicales, políticos, etcétera. Por eso es relevante desestructurar el “sindicalismo” de Carlos Romero Deschamps. En la limpia, también va la limpia de la estructura corrupta de Carlos: en su liderazgo creció exponencialmente el huachicoleo.

 

¿Se le puede acusar a Romero Deschamps de huachicolero? Aún no, pero se le puede iniciar proceso por enriquecimiento inexplicable. ¿O acaso el combate a la corrupción no se da de arriba hacia abajo? Combatir el huachicol es también combatir la estructura corrupta del sindicato petrolero.

 

No se trata de que Andrés Manuel pague o no pague un costo político, como afirma desde su mala perspectiva el senador Ricardo Monreal, se trata de que los ciudadanos no paguen ningún costo o, el mínimo, lo cual no está sucediendo. Así es que, señor presidente, ¿quién se está cansando primero? ¿Hacemos una consulta, una asamblea en el Zócalo para que el pueblo sabio lo exprese?