jueves 17 de enero de 2019 | 08:27
Columnas

Tan fuerte es Romero Deschamps que ni AMLO lo toca con el pétalo de una rosa

@maloguzmanvero vie 11 ene 2019 11:48
Salinas, Diego, Romero Deschamps... ¿qué espera Andrés Manuel para proceder
Salinas, Diego, Romero Deschamps... ¿qué espera Andrés Manuel para proceder
Foto propiedad de: internet


“Vive, carajo, vive/ Y si algo no te gusta, cámbialo/ Y si algo te da miedo, supéralo/ Y si algo te enamora, agárralo”. Anónimo 
“Nunca estuve loco, excepto en las ocasiones en que mi corazón fue hechizado”. Edgar Allan Poe

 

¿Por qué?

Debemos preguntarnos por qué RD ha llegado hasta aquí. La interrogante puede sonar trillada, pero después de cinco presidentes (ya seis con AMLO) sigue siendo importante cuestionar por qué nadie le ha tocado, ni siquiera ha intentado fincarle un proceso. 

En realidad la pregunta no es si le van a procesar o si habrá justicia; anterior a ello lo que hay que preguntarse es ¿por qué nadie se ha atrevido a tocarlo?

Variables que maneja

Romero Deschamps maneja todo el transporte de combustible en las pipas; por mandato presidencial, desde épocas de Lázaro Cárdenas, el sindicato lo hace. RD se ha aprovechado de la situación para acumular más poder y hacer las cosas chuecas.

¿Por qué cinco presidentes le dejaron seguir acumulando poder y nadie hizo nada por detenerlo?

Así, maneja diferentes hilos y fuerzas al interior de Pemex. Los agremiados están en todas las funciones del sistema: en extracción, ductos, almacenamiento, transporte, etc. ¿Vale una petición de Romero Deschamps para que paren el sistema?, ¿para sabotear Pemex? Todo es posible. Y, cabe pensar que, conociendo su poder, herramientas y manejo de variables, no se le toca.

Quizá es tal el poder de Romero Deschamps al interior de Pemex que tiene al sistema de hidrocarburos, acalambrado. Amenazas; chantajes.  A base de eso y de contubernios no ha permitido que el sistema pueda ser competitivo en plenitud.

 

Julio Scherer/Rocío Nahle

El cambio para quitar a Romero Deschamps no depende (o sí) del ingeniero Octavio, actual director de Pemex. Quienes conocerán las variables legales y prácticas para poderlo quitar son Julio Scherer y Rocío Nahle. El primero como consejero jurídico de Presidencia y ella como secretaria de Energía; la única que en este desabasto ha dado la cara y ha dicho los errores del proceso.

En el caso de Romero Deschamps, y más allá del actual gobierno, la pregunta es por qué han tardado tanto en llamarlo a cuentas. La misma Elba —con el poder que tenía del sindicato más grande de América, el de los maestros— fue llevada a proceso.

Antes de cuestionar el sistema de justicia, habría que dilucidar los porqués de su poder.

Tal vez, en el caso de Julio Scherer y Rocío Nahle, lo que están buscando es que no quede ningún cabo suelto, que no tenga las variables de poder real, para poderlo desactivar y luego procesar. 

Hasta ahora no lo han tocado

La respuesta es su poder de amenaza sobre el sistema; porque tiene la fuerza para crear justamente lo que está pasando: escasez, revueltas, desabastos, etc. 

No solo es encarcelarlo como sugieren otros articulistas; antes de ello, se requiere quitarle poder y control. Tal vez, por eso ha tardado tanto; tal vez, es lo que está cambiando ahora y por ello por primera vez la prisa del líder petrolero de conseguir un amparo. Independientemente del desabasto, el gobierno ha estado tomando el control de diversas actividades de Pemex sobre el sindicato. 

Y sí, AMLO dijo hoy en su mañanera que no hay denuncias contra Romero Deschamps y pasó a otra cosa. Hasta este momento, con el uso exclusivo de las pipas para el transporte, pudiera parecer que el ganón de esta situación es Romero Deschamps y el sindicato. Pero no es así; queda demostrada la poca inversión en ese tipo de transporte y cómo utilizaron dicha variable.

Ahora es cuando

Momento de contestar: ¿por qué?, ¿por qué ha llegado hasta aquí ese hombre?, ¿por qué acumuló tanto poder? ¿Intentará AMLO ponerle fin? Por el bien del país, ahora es cuando.