domingo 16 de junio de 2019 | 02:44
Columnas

Sabotaje y Psicosis

@rickypedraza vie 11 ene 2019 14:45
 Se tiene que acabar la psicosis del desabasto para que las gasolineras puedan surtir combustible como lo hacían anteriormente.
Se tiene que acabar la psicosis del desabasto para que las gasolineras puedan surtir combustible como lo hacían anteriormente.
Foto propiedad de: Internet

Hoy, mientras esperaba pacientemente a tomar mi turno para repostar combustible para el automóvil, estuve escuchando el noticiero de Luis Cárdenas en MVS, pues justo en ese momento estaba hablando sobre la conferencia matutina del presidente López Obrador, donde se refería a los daños causados al ducto de combustible Tuxpan-Azcapotzalco como sabotaje.

 

En la plática que tuvo Gustavo de Hoyos con Luis Cárdenas dos palabras me llamaron mucho la atención: Sabotaje y Psicosis.

 

Sabotaje

Sabotaje es un proceso donde se realiza una modificación, destrucción, obstrucción o cualquier intervención en una operación ajena, con el propósito de obtener algún beneficio para uno mismo, esto según Wikipedia.

AMLO habló sobre un sabotaje en el ducto de Tuxpan-Azcapotzalco y dijo: “Ayer el ducto de Tuxpan-Azcapotzalco estuvo funcionando todo el día y en la noche lo volvieron a romper. Ya se está reparando y en una hora se restablece el abasto. A ver quién se cansa primero. Vamos a impedir que se robe la gasolina”.

 

Luis Cárdenas comentó sobre la declaración de AMLO de sabotaje y lo definió casi como terrorismo.  Hay que diferenciar entre terrorismo y sabotaje para que no se alarme todavía más a la población.

 

Terrorismo significa violencia por un motivo político o económico llevada contra personas o otros seres vivos. La palabra terrorismo lleva el sello de muerte de otros seres vivos en su definición. El terrorismo causa “terror” entre las personas, lo que pasó hace años en Atocha, lo de 9/11, ese tipo de actos son los que se pueden considerar como terrorismo.

Sabotaje por otro lado es el uso de fuerza contra un objeto sin vida, en este caso el ducto que surte a la Ciudad de México de combustible. La razón de esta acción deriva en un daño a las personas que utilizan este objeto para su beneficio, pero no implica ninguna violencia llevada directamente contra algún ser vivo.

Hay que tener mucho cuidado en el uso de palabras pues muchas personas pueden entender otra cosa y eso sí puede generar psicosis.

 

Psicosis

La psicosis se define como un desorden mental grave, caracterizado por un trastorno de la personalidad, por la pérdida del contacto con la realidad. En pocas palabras la psicosis es un desvío en el juicio de la realidad.

 

Dice Gustavo de Hoyos, presidente nacional de la Coparmex: “Lo que más ha generado esta psicosis es el vacío de información. Ha agravado el hecho de que hay una negativa por parte del gobierno en cuanto a la realidad”.

 

Cuando se está atacando frontalmente a un problema social no es ideal decir toda la información pues con esto se estaría preparando a la persona que está haciendo el problema para poder defenderse. No es lo mismo decirle a la gente, prepárese pues vamos a tener un corte de agua por cuestiones de mantenimiento que decirles, carguen de gasolina sus automóviles porque vamos a cerrar los ductos y no habrá gasolina por un tiempo. Imagine qué hubiera pasado si el gobierno hubiera avisado sobre los cortes, el robo de gasolina hubiera aumentado y los ladrones hubieran estado preparados para esto.

 

Lo que sí, es que este tipo de planteamientos agresivos tienen que tener un periodo de duración corto pues se empezará afectar a la población en general. Un ejemplo, después de la psicosis de que no hay gasolina, empezará la psicosis de que no hay algún producto en los mercados, siendo que esto pueda ser por cualquier otro motivo. Veremos gente en los mercados comprando más de lo que regularmente compra y esto podría provocar otro desabasto artificial.

Para que todos estos rumores se acaben, esperemos que pronto se normalicen las operaciones de la distribución de gasolina. Se tiene que acabar la psicosis del desabasto para que las gasolineras puedan surtir combustible como lo hacían anteriormente.

 

La realidad

Seguía en la fila para repostar y escuché al abogado penalista Gabriel Regino hablando sobre el caso con varios puntos bastante interesantes:

 

1-La gente está apostando a la compra de combustible robado

Las gasolineras hacen su agosto al vender un combustible que les costó menos de la mitad, márgenes que regularmente son del 10%, aumentan al 20% o más.

 

2-El problema de robo de hidrocarburos en México es gravísimo; las pérdidas que ha tenido Pemex son alarmantes

Y de alguna manera estas pérdidas las pagamos con el costo de las gasolinas. Si la gasolina que se manda fuera exactamente la que se distribuye, el costo debería de ser menor y quizás no se necesitaría importar tanto combustible.

 

3-¿Por qué se cierran los ductos? Porque es la principal fuente de abastecimiento de huachicoleros. Al cerrarlos, se apuesta a analizar las reacciones que en el mercado gris se pueden presentar.

El mercado gris es una referencia a los canales de distribución diferentes a los oficiales. En otras palabras, los mercados grises son los mercados ilegales. Si se les corta el suministro sin avisarles ya no tendrán cómo surtir el material robado. Sin gasolina en los ductos no hay más producto para robar. De alguna manera todo lo que se vende ilegalmente ya no existe y se podrían descubrir a quienes se les estaba vendiendo este producto. Una estrategia agresiva con daños colaterales pero que debería de ser frontal y efectiva.

 

4- Estamos ante un fenómeno de una dimensión desconocida. El cierre de ductos puede generar reacciones al interior de Pemex.

El problema del huachicoleo es más grave que solo la venta de combustible robado. Debe de tener muchísimos involucrados, sobre todo al interior de PEMEX. Mientras se encuentran culpables, algunos ya se están curando en salud.

 

Hasta a la oposición le gusta el combate contra el robo de combustible

Ya casi llegando a la bomba para cargar gasolina, Luis Cárdenas tuvo una llamada con Gustavo Madero, senador del PAN. Madero dijo sobre el tema del huachicoleo: “Felicito que se combata el huachicoleo, pero la estrategia aplicada no contempla el uso de tecnología ni un plan definido, parece muy improvisada y el costo para el país está siendo demasiado alto”.

 

Para poder evaluar una estrategia necesitamos conocer cuál era la intención de esta y qué resultados se esperaba obtener. Para muchos les podrá parecer que el gobierno solo está jugando a abrir y cerrar las llaves de los ductos. Nadie sabe cuáles son los hallazgos reales y las acciones posteriores a este tipo de acciones. Esperemos que se nos informe, cuando así lo consideren los que están llevando la ejecución del plan, los resultados de esta acción frontal contra el robo de combustibles.

 

Postdata

Aunque es fácil llevarse por la psicosis colectiva sobre desabasto de gasolina, hoy es el día en el que regularmente reposto el automóvil. El tiempo que hice en la fila para llegar a repostar fue de aproximadamente 45 minutos cuando no me lleva tanto tiempo hacerlo. El servicio fue bastante fluido, solo vi a una persona con un bidón de gasolina, los demás resurtían normalmente.

 

Tengo la fortuna de tener un horario flexible de trabajo por lo que puedo repostar a cualquier hora sin que afecte mi productividad, pero no es la realidad para muchos. Esperemos que el problema logístico de entrega de combustibles se resuelva pronto para todos los estados de la republica, porque muchas voces están haciendo que en realidad la gente entre en una especie de psicosis colectiva. Mucha paciencia.