martes 19 de marzo de 2019 | 10:21
Columnas

Cómo le fue a Víctor buscando gasolina en la CDMX; la broma sobre el huachicubero Calderón

@FedericoArreola vie 11 ene 2019 05:14
Si Calderón no toma con sentido del humor la imagen que le han fabricado sus enemigos, seguirá sufriendo
Si Calderón no toma con sentido del humor la imagen que le han fabricado sus enemigos, seguirá sufriendo
Foto propiedad de: internet


No había tenido necesidad de buscar gasolina. Cuando empezó el problema del desabasto la semana pasada mi camioneta tenía suficiente combustible. Ayer, como iba a ocurrir tarde o temprano, se agotó.

Víctor, un compañero de trabajo, con amabilidad ofreció ir a buscar gasolina mientras yo participaba en una reunión en la zona de Santa Fe en la Ciudad de México.

En dos gasolineras de ese barrio, me dijo Víctor por WhatsApp, las colas eran demasiado largas. Así que decidió probar suerte en Interlomas, pero la situación era la misma en las estaciones de servicio que encontró.

Alguien, por fortuna, le comentó que no había filas en una gasolinera ubicada por el rumbo de la avenida Observatorio. Víctor hacia allá se dirigió y, muy rápidamente, llenó el tanque.

Cuando terminó, Víctor me entregó la camioneta, tomó su propio coche y, camino a su casa —localizada al sur de la capital del país— decidió también llenar el tanque. No se detuvo en un par de gasolineras con colas, pero en una tercera, vacía, compró sin problemas la gasolina que le hacía falta.

¿Eso es desabasto? Sí y no. Evidentemente hay complicaciones logísticas en algunas gasolineras, pero otras operan con absoluta normalidad.

Para no gastar gasolina, hoy cumpliré algunos compromisos matutinos en bicicleta. Las distancias que recorreré son menores —hay dos o tres subidas, pero pienso que las pasaré sin infartarme, aunque eso sí, sofocado—, con lo que no solo ahorraré gasolina, sino me ejercitaré un poco.

Mientras Víctor me hacía el favor, que le agradezco, de buscar gasolina para mi camioneta, me enteré de que El Deforma, el otro sitio de internet de SDP Noticias, publicó una broma que molestó a seguidores de Felipe Calderón: “Huachicubero en problemas. Confirman toma clandestina de Bacardi hasta la residencia Calderón Hinojosa”.

El esposo de la señora Margarita Zavala ha sufrido bastante por la calumnia de que él es un alcohólico. Lamento haber contribuido a construirle esa mala fama a don Felipe. Me justifico diciendo que lo hice como respuesta a una calumnia que él me lanzó a mí. Por cierto, hace tiempo me disculpé con Calderón y él, en cambio, no ha tenido el valor para disculparse conmigo.

¿Por qué, si se trata de una evidente falsedad, muchísimas personas —sobre todo entre los usuarios de Twitter— aseguran que Calderón es un borracho de esos que se quedan tirados en la calle?

Respuesta: porque Felipe y sus seguidores no han tomado el asunto con sentido del humor. Así que cada vez que se mete a un debate, solo por molestarlo, regresan los chistes sobre su falso gusto excesivo por el vino y los licores.

Recomiendo a Calderón que visite a los editores de El Deforma y hable con ellos. Se caerían bien y la entrevista, si se hiciera, sería divertida.

Si no le parece la solución que propongo a su serio problema de imagen, entonces lo mejor que Felipe Calderón puede hacer es no volver a meterse en líos. Quiso cuestionar a López Obrador diciendo que en su gobierno (el de Felipe) se combatió con eficacia al huachicol, pero lo único que logró fue que en redes circulara la broma de que él estaba involucrado “con la supuesta extracción ilegal de cerveza de una planta al norte del país”.

Esa vacilada alimentó la curiosidad de El Deforma que, “luego de una ardua investigación”, llegó a la verdad: una planta de Bacardí “reportó el hallazgo de una manguera de poco más de 10 centímetros de diámetro, y de casi 35 kilómetros de longitud, que conectaba el contenedor de su bebida con la residencia de los Calderón Hinojosa en la delegación Álvaro Obregón”.

Es gracioso el comentario y no debió haber pasado de eso. Pero como los calderonistas se indignaron, ahora todo el mundo busca el ducto clandestino de ron Bacardí.