jueves 17 de enero de 2019 | 08:19
Columnas

Tatiana, Judith, bajo fuego en NL

@ruizjosejaime jue 10 ene 2019 17:46
Judith Díaz
Judith Díaz
Foto propiedad de: Internet

 

No sé lo que suceda en otras entidades del país, en Nuevo León estos días pasados existió fuego amigo en contra de la delegada del gobierno federal, Judith Díaz, pretendiendo sustituirla por otra persona. El chisme menor puede ser un problema mayor en la composición de Morena en el estado. Hay que destacar que, aunque sea amigo, el fuego siempre es fuego: desea acabar, incendiar al otro. De manera estricta, hay fuego… y nunca es amigo, a pesar de que la chispa provenga de los cercanos que siempre son, obvio, los peores. Preguntadle al César.

 

El fuego amigo armó la grilla de que Judith Díaz ya no sería delegada en Nuevo León. Los morenistas, de hecho eso aún no existe, que son exizquierdistas de armario o expriistas de corazón, se confabularon en redes con chisme en contra de Judith. Como todo chisme, es pobre.

¿A quién le conviene este fuego amigo? No hay duda de que Tatiana Clouthier influyó en el nombramiento de Judith Díaz, ambas expanistas, como delegada del gobierno federal en Nuevo León. ¿Se le están saliendo las cosas de control a Yeidckol Polevnski en el estado? Agredir a Judith es agredir a Tatiana y, también, a Alfonso Romo, el jefe de gabinete del gobierno de Andrés Manuel López Obrador. ¿Qué opina Gonzalo Alfonso López Beltrán, quien fue uno de los diseñadores hace meses de los delegados?

 

Hay una andanada de los “morenistas” izquierdistas y expriistas en contra de Judith Díaz quien, con la mano en la cintura, puede darle cátedra de honestidad, y valiente, para ser más precisos, a cualquiera de ellos. Los nombres ahí están. ¿De qué lado Froylán Yescas, delegado de Morena en Nuevo León? ¿Y Mario Fernández, quien es leal a AMLO desde, al menos, 2005? En el tira-tira hay que mencionar como francotirador a Horacio Flores, quien quiere quedarse con la dirigencia del partido más allá de Bertha Puga, dirigente de Morena en Nuevo León y su incondicional, apoyado por Roberto Benavides, un agitador de izquierda bien conocido por los empresarios regiomontanos.

 

Poncho Romo, al comprar la Universidad Metropolitana, mantuvo como académico a Horacio Flores; mordiéndole la mano, Horacio ahora la emprende contra Tatiana y Judith, cosas de la “izquierda”. Eso pasa en Nuevo León, en otros estados, no sé. Y los trascendidos, trascendidos son.